Compartir
Publicidad

Fifth Gear, la marcha que nos falta

Fifth Gear, la marcha que nos falta
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A Fifth Gear le ocurre un poco como a Federer con Nadal en tierra batida, eres muy bueno amigo pero como existe un monstruo enfrente (Top Gear) has de conformarte con el amargo segundo puesto. Y al igual que en el tenis, no está nada mal ser el segundo, y menos cuando rayas a ese nivel. Ya nos gustaría que algún lumbreras de nuestras productoras hispanas tuviese las narices de hacer algo así, que lo más parecido que tenemos aquí es Más que Coches...

El caso es que en el año 2002, aprovechando el bache que atravesó el todopoderoso programa Top Gear en las audiencias de 2001 y su consecuente cancelación de emisión, la cadena británica Five decidió sacar en antena esta reencarnación (¿no he dicho copia verdad?). En un primer momento incluso intentaron mantener el mismo nombre, algo a lo que la BBC se negó totalmente, pero lo que si consiguieron fue llevarse a varios de los presentadores del formato original.

El equipo de Fifth Gear

Quentin Willson, Tiff Needell y Vicki Butler-Henderson fueron contratados por Five para intentar asegurarse el éxito que buscaban. En un principio empezaron con un espacio de 30 minutos de duración, una longitud que se vio ampliada a 45 minutos en la octava serie de otoño del 2005 y a una hora 13 semanas después. Y la verdad es que no se puede negar su buen hacer.

Para la décima temporada contrataron a Tim Lovejoy como presentador principal, un cargo en el que enseguida fue sustituido por el más “televisivo” Tom Ford. Actualmente Jason Plato y Tiff Needell se encargan de las pruebas dinámicas y las locuras varias que hacen con los coches y todo lo que lleve un motor, mientras que Ford, Smith y Vicki cubren los temas de actualidad y los asuntos varios del mundo de las cuatro ruedas.





Entrega total


Sus pruebas puede que no lleguen al nivel de inconsciencia que practican en Top Gear, pero de lo que no hay duda es que lo dan todo al 100%. Su estilo es también desenfadado y ameno, y desde luego dejan bien claro que lo suyo es sentir lo que hacen. En la temporada duodecima dos accidentes ocurrieron mientras estaban grabando.

Tom Ford se rompió el pie y varios dedos cuando estrelló una furgoneta Bedford Rascal modificada con la que intentaba hacer drifting (técnica de derrapaje controlado). El y su compañero Smith estaban compitiendo en una pista privada de D1 y para celebrar la victoria Ford estaba haciendo unos “donuts” que acabaron de mala forma.

Caparo T1

Jason Plato, expiloto del campeonato británico de BTCC, sufrió por su parte varias quemaduras cuando el Caparo T1 que conducía al límite en la pista de pruebas de Bruntingthorpe comenzo a arder. El coche, capaz de alcanzar los 320 km/h, se convirtió en una bola de fuego cuando iba a 240 km/h. Por suerte y gracias al buen hacer médico puede contarlo.

Más información | Fifth Gear
En Motorpasión | Ford Focus RS, Nissan GT-R

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio