Compartir
Publicidad
Publicidad

Especial videojuegos de coches: introducción

Especial videojuegos de coches: introducción
Guardar
39 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Motorpasión y VidaExtra (el blog de videojuegos de Weblogs SL) vamos a hacer en los próximos días una serie de artículos que tienen como foco los juegos de coches o simuladores de conducción. La práctica totalidad de nosotros ha “conducido” alguna vez en un escenario virtual, con coches digitalizados y oponentes de inteligencia artificial, así que esto os sonará.

Outrun, The Need For Speed, Gran Turismo, Test Drive, Carmageddon, TOCA Touring Car... consumieron horas y horas de nuestro tiempo libre quemando gasolina ficticia, neumáticos y nuestros nervios.

Antes de ir más allá, hagamos una pequeña introducción histórica. Corría el año 1974 y Atari lanzó para recreativas el Gran Trak 10, el primer juego de este tipo. Muchos de nosotros no habíamos nacido entonces.

Gran Trak 10
La tecnología de la época sólo permitía una pantalla en blanco y negro con una serie de puntos que representaban un circuito y nuestro bólido imaginario.

Había que luchar contra el cronómetro, las manchas de aceite y las salidas de pista, no había otros oponentes en la pista. Se controlaba con un volante, cambio de marchas y dos pedales para acelerar y frenar.

Sin embargo el primer juego de conducción, tal y como la entendemos ahora, es Pole Position, lanzado por Namco en 1982. Lo que ahora se nos vende como juego para móviles es más viejo que muchos de nosotros. Es el primer juego basado en un circuito real, el de Suzuka. Los gráficos eran en color y a una resolución alta (para la época), con oponentes que batir y una cuenta atrás para obligarnos a ir todo el rato a fuego.

Cuando el mundo del videojuego empezó a entrar en los hogares de la mano de los primeros ordenadores caseros de 8 bits (Amstrad, Atari, Commodore, Spectrum…) y los sistemas de videojuegos (coloquialmente hablando, consolas) empezaron a aparecer títulos y títulos hasta el día de hoy. Los juegos que abrieron el género poco tienen que ver con los actuales, pero es que la informática ha avanzado a una velocidad absurda desde que tomábamos la Nocilla y veíamos Barrio Sésamo.

Aún a día de hoy los simuladores de conducción no consiguen reproducir en su totalidad las experiencias de conducción en un coche de altas prestaciones, pues aunque tengan unos gráficos espectaculares, sonido 8.1 o vibraciones en los controles, dejan cosas en el tintero.

La vibración del asiento, ruidos aerodinámicos, fuerzas de aceleración lateral y ese canguelo que da cuando empiezas a acercarte al límite del vehículo no se pueden emular… todavía. Un Golf GTI es un aburrimiento en el Gran Turismo 5, pero métete en un circuito real con él y apreciarás una leve diferencia.

Sin embargo, los simuladores de conducción nos permiten hacer cosas que en el mundo real difícilmente podríamos hacer. Por otra parte, pocos podremos permitirnos más de dos coches reales, y si hablamos de superdeportivos la lista se reduce escandalosamente. ¿Y qué hay de competir en carreras de verdad? Eso está reservado a una selecta élite.

Gran Turismo 5

No pueden reproducir la realidad, pero por otra parte, es bueno que no sea todo tan real y haya espacio a la fantasía. Y lo mejor de todo, quitando un eventual ataque epiléptico, no te va a pasar nada jugando. Y lo que no es menos importante, podrás hacer todas las salvajadas sobre el código de circulación y la física sin que nadie más pueda salir herido.

Hasta el momento de escribir estas líneas nuestros compañeros de VX han hecho dos artículos sobre un breve repaso a la historia de los juegos de coches y un primer artículo sobre los diferentes géneros. Os animamos a estar atentos no solo a nuestros artículos, también a los suyos.

Ellos entienden más de juegos, nosotros entendemos más de coches, pero tenemos el mismo objetivo: divertirnos entre todos.

En VidaExtra | Especial juegos de coches

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos