Compartir
Publicidad
Publicidad

Presentación: Saab 9-3 XWD Aero y Turbo X (parte 3)

Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al límite, el cambio manual de 6 velocidades me parece un poquito lento, y cambiando velozmente me llegó a molestar la alfombrilla con el pedal del embrague, algo que por otra parte también me pasó con el Vectra OPC, aunque ahora menos. Los frenos no acusaron fatiga a pesar de la paliza que les dimos.

El coche entraba en las curvas de forma limpia, aunque acusaba subviraje al entrar muy deprisa, era muy fácil mantener la trayectoria y ni aun pisando a fondo conseguía descolocar el coche, ni dentro de la curva ni a la salida de la misma. Llegué a utilizar la 4ª, pero básicamente estrujé la 2ª y la 3ª sin piedad hasta el límite de revoluciones del motor. El LSD se nota un huevo bastante, se pega como una lapa y no sobrevira más que un poquito.

Saab 9-3 Turbo X

Como puede apreciarse, mi forma de conducir era muy agresiva, con volante muy rápido, no es la forma más adecuada de trazar velozmente, pero buscaba el límite. Cuesta alcanzarlo, presionando poco más, era fácil irse a las escapatorias del circuito. El monitor de la actividad me dijo “too fast”. Normal, íbamos dejando a los otros 3 Saab un poquito lejos… Al finalizar el ejercicio le dije “It’s fucking fun”, sinónimo de “Muy divertido”, pero de forma coloquial.

En condiciones normales, el 90% del par se transmite a las ruedas delanteras para disminuír el consumo, pero puede trasladar hasta el 80% de par a las ruedas traseras, y en el eje trasero, el reparto puede llegar a ser 80/20 en función de las condiciones. En el eje delantero, el reparto es siempre simétrico. En castellano puro y duro, la rueda que tiene mejor tracción recibe más par. Tuve una sensación de dominio y control del coche prácticamente absoluta.

Saab 9-3 Turbo X

El Saab Turbo X se venderá en serie limitada a 2.000 unidades en todo el Mundo. En España, pese a ser el 4º mercado más importante para la marca sueca, sólo tiene planteadas 40 unidades, a menos que la demanda sorprenda las previsiones. Dentro de 10-20 años, los poseedores de un Turbo X tendrán un clásico de su época, como es ahora el Saab 900 Turbo. Ah, y como aquel antepasado, sólo se comercializará en color negro.

Os dejo un enlace a la galería de fotos, como siempre. Aún quedan más cosas por contar, pero mi tiempo material para escribir es limitado. Estad atentos…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos