Compartir
Publicidad

Vivimos el drift desde dentro con el equipo Falken (vídeo)

Vivimos el drift desde dentro con el equipo Falken (vídeo)
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante nuestro periplo en las 24 Horas de Nürburgring tuvimos oportunidad de conocer de primera mano el Porsche 911 GT3 R con el que Falken Motorsports, la división de competición del fabricante nipón de neumáticos, estuvo a punto de terminar en el Top 10. Un accidente en el tramo final de la carrera les relegó finalmente a la vigésima posición.

Tras una visita a los boxes y una charla con el jefe del equipo, los responsables de Falken nos tenían preparada una sorpresa. Durante la mañana del domingo tendríamos ocasión de viajar como copilotos a bordo de uno de los coches de drift del Team Falken, que durante el fin de semana ofrecieron humeantes exhibiciones en pista a los más de 200.000 asistentes.

En unas instalaciones muy cercanas al paddock del circuito de Nürburgring, Falken tenía montado una especie de campamento junto a una pequeña y revirada pista, regada en alguna curva y rodeada de bosques, que serviría como escenario para nuestra experiencia "desde dentro" en el mundo del drift.

Allí nos recibieron un BMW M3 E30, un Mazda RX-7 o un Nissan Skyline GT-R, entre otros, y un plantel de pilotos de máximo nivel como Remmo Niezen (varias veces campeón de Europa), Lars Verbraeken, Alan Green o Paul Cheshire. Por problemas con el embrague Remmo no pudo salir a pista, así que nosotros nos montamos con Lars Verbraeken, a bordo de su BMW M3 E30.

Antes de nada, decir que estos coches son una auténtica animalada. Están completamente preparados para drift, aligerados, con jaula de seguridad, salpicadero de fibra de carbono, freno de mano hidráulico, volante de competición, asientos tipo baquet y neumáticos listos para ser achicharrados en cada curva (¡y en cada recta!).

Tras hacer las fotos de rigor y observar las caras de un par de compañeros a los que les han "paseado" antes, es mi turno. Con el casco puesto y la cámara de vídeo en mano, me monto (no sín alguna contorsión) en el asiento del copiloto del BMW de Verbraeken.

Vivimos el drift desde dentro con el equipo Falken

Imagino que al eliminar peso se han deshecho de todo el material aislante, ya que el interior es extremadamente ruidoso. Todo tipo de sonidos mecánicos, del motor, de la transmisión, de los neumáticos buscando agarre... Ir dentro de uno de estos vehículos es toda una experiencia y eso que todavía no hemos visto las curvas a través de la ventanilla lateral.

Una vez lanzados, Lars comienza con suavidad. Una ligera bajada da paso al pequeño trazado y, antes de llegar a la primera curva, me encuentro completamente de lado, mirando al bosque, y con el morro en sentido opuesto al de la curva. ¡Oops! Pensaba que descolocaría el coche más cerca de la curva, de forma más suave, pero no. Esto es a lo bestia. Cruzado de un lado, después de otro y finalmente "enganchas" con la curva y mantienes el derrape durante toda ella.

No sólo las curvas se hacen derrapando, ya que los pilotos enlazan unas curvas con otras sin perder el deslizamiento constante de las ruedas. Es decir, no se va de lado únicamente en las curvas; las rectas también se usan para ir cruzando el coche de lado a lado, preparando el asalto al siguiente giro.

Vivimos el drift desde dentro con el equipo Falken

Apenas he tenido tiempo para mirar por el retrovisor y ver la nube de humo que dejamos a nuestro paso, cuando me doy cuenta de que no voy a necesitar mirar por el espejo. No tardamos mucho en estar envueltos en un humo denso, que accede incluso al habitáculo, dificultando la visión e impregnando el interior del coche de un potente olor a goma quemada.

A la hora de afrontar cada curva Lars utiliza el freno de mano para descolocar el coche y después se encarga de mantener el derrape durante toda la curva mediante gas, haciendo las correcciones necesarias con el volante para que el coche siga en todo momento la trayectoria deseada.

Aunque desde fuera pueda parecer fácil (para los que jugamos a la play seguro que no nos parece tan complicado de antemano), lo cierto es que requiere una gran técnica y muchas horas de entrenamiento para perfeccionar el control del vehículo. Es el arte de controlar el coche cuando está descontrolado, valga la redundancia.

Vivimos el drift desde dentro con el equipo Falken

Desde el principio disfruto mucho de la experiencia, sonriendo en cada curva, con cada cruzada. La pena es que sólo son dos vueltas muy cortitas, así que me temo que me voy a quedar con la miel en los labios. Cuando quiero darme cuenta, ya se ha acabado pero, aún así, ha merecido la pena a pesar de haberme abierto más todavía el apetito de drift.

Como recordaréis, estuve planteándome la opción de adquirir un coche para dedicarme precisamente al drift en mis ratos libres, a modo de entretenimiento nada más, y esta experiencia no hace más que catapultar mis ganas por aprender a sacarle todo el jugo a este tipo de conducción. Lo malo es que, de momento, no puedo hacerlo realidad. Habrá que esperar...

Agradecimientos al equipo de comunicación de Falken Alemania por el trato recibido y por la posibilidad del copilotaje.

Fotografías | Javier Álvarez Vídeo | "Youtube":http://youtu.be/0OmI4UOqMoY En Motorpasión | "La increíble experiencia de las 24 Horas de Nürburgring":https://www.motorpasion.com/otras-competiciones/la-increible-experiencia-de-las-24-horas-de-nurburgring

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio