Compartir
Publicidad
Publicidad
Así funciona el AI traffic jam pilot del Audi A8: conducción autónoma nivel 3 contra los atascos
Tecnología

Así funciona el AI traffic jam pilot del Audi A8: conducción autónoma nivel 3 contra los atascos

Publicidad
Publicidad

Funcionalidades que se acercan más o menos a la conducción autónoma hay muchas, pero las que consiguen llegar a ser nivel 3 de conducción autónoma pocas. Audi quiere ser un referente en la tecnología de conducción (o no-conducción más bien) y el nuevo A8 va a ser la punta de lanza que avance la aplicación de lo último en asistencias.

Denominado AI traffic jam pilot, la casa de los cuatro aros permitirá a los conductores desentenderse por completo de la carretera en entornos de tráfico denso hasta 60 km/h. Mientras que el coche asume todo el control, el conductor podrá relajarse pero manteniendo la atención sobre la carretera, vigilando que el sistema no requiera de su intervención. Pero, ¿cómo?

¿Cómo funciona el AI traffic jam pilot?

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 3

Imagina que estás en un aburrido atasco. ¿Puedes olvidarte de él echando a volar? No, pero pulsando un botón podrás conectar el AI traffic jam pilot. Una vez conectado, este sistema se encargará de gestionar todas las funciones necesarias para mantenerse en circulación arrancando, parando y girando el volante para mantener el carril. Además, Audi promete que este sistema también es capaz de prever y gestionar incorporaciones de otros vehículos que converjan en nuestra trayectoria.

En casos extremos como la aparición de obstáculos en la calzada, el AI traffic jam pilot puede esquivar obstáculos en la calzada si el espacio y las condiciones del tráfico lo permiten, y si no frenar y detenerse.

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 1

La marca promete que, con el asistente conectado, el conductor puede relajarse, trastear con el sistema de infoentretenimiento o meditar, pero no dormirse. El A8 se enterará si te echas una cabezada analizando la posición y movimiento de la cabeza y ojos y si detecta que te estás echando un sueñecito el sistema requerirá que el conductor tome el control mediante avisos acústicos y visuales en tres fases. Si no reacciona, el propio coche efectuará una frenada de emergencia para detener el coche totalmente en el carril conectando las luces de emergencia.

Los requisitos para su activación son:

  • Circular por una autopista o carretera con una barrera física entre sentidos (mediana)
  • El tráfico ha de ser denso
  • Velocidad inferior a 60 km/h
  • Sin semáforos ni peatones

Las limitaciones de este sistema llegan cuando le exigimos que realice labores más complejas. Si está activado y pulsamos un intermitente requerirá que el conductor vuelva a tomar el control, puesto que no está preparado para realizar este tipo de maniobras (el Intelligent Drive de Mercedes-Benz en cambio sí).

Un arsenal digno de Skynet

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 7

Para conseguir todo esto, el A8 recurre a un controlador central zFAS y de múltiples sensores que gestionan la información del entorno por duplicado, para contrastar que la toma de decisiones es correcta.

En total cuenta con 12 sensores de ultrasonidos y cuatro cámaras de 360º repartidos entre el frontal, laterales y parte trasera, una cámara frontal sobre el parabrisas, cuatro radares de medio alcance en las esquinas del vehículo, un radar de largo alcance y un escáner láser en la parte delantera y una cámara de observación sobre el cuadro de mandos.

Toda la información generada por este arsenal tecnológico van al zFAS, un procesador del tamaño de una tablet que crea una imagen virtual de todo lo que pasa alrededor del coche y reconoce las señales. Ya sólo este dispositivo es más potente que toda la tecnología que utilizaba la anterior generación del A8.

Tecnologías que fuerzan un cambio en el marco legal

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 6

Tal y como ya te contamos hace tiempo, existen 5 niveles SAE de conducción autónoma. Llegar al nivel 3 ya es un gran avance ya que supone además de que el vehículo controla las funciones de conducción, la posibilidad de que el conductor delegue de manera efectiva, sin tener que estar pendiente de todas las operaciones llevadas a cabo por el coche.

La principal diferencia con respecto al nivel 2 es que la tecnología de nivel 3 es suficientemente inteligente como para ser consciente de sus propios límites y saber cuándo debe pedir el control del humano si la situación puede ser potencialmente peligrosa o inapropiada

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 5

Como en cada país las normas que regulan la conducción autónoma son diferentes, la introducción del AI traffic jam pilot será gradual y sus capacidades irán aumentando a medida que el marco legal lo permita. A modo de ejemplo curioso, la normativa alemana ya permite a los conductores ver programas de televisión o navegar por internet sin tener las manos en el volante mientras que el sistema de conducción autónoma de nivel 3 está activado

En todo el mundo las normativas se están modificando poco a poco, tanto las que afectan a los requisitos de homologación de los sistemas incorporados en los vehículos como a las que regulan la conducta en carretera. En general la transformación está calando en gobiernos como el de Alemania o algunos estados de norteamérica, principalmente porque los sistemas avanzados de ayudas a la conducción apuntan a una ventaja significativa en las cifras de siniestralidad.

¿Y qué pasa si tengo un accidente en conducción autónoma?

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist

Si tenemos un choque o cualquier otro incidente con nuestro flamante Audi A8, lo primero será determinar quién estaba asumiendo las tareas de conducción, si el conductor o el sistema. A partir de ahí vuelve a depender todo del marco legal.

En el caso del nuevo A8, el vehículo incorpora una especie de caja negra, una memoria para datos de conducción automatizada (DAF), que se activa cada vez que el sistema se conecta y recoge todos los datos en tiempo real por un periodo de seis meses. Es un elemento obligatorio por ley y lo que esclarecerá lo ocurrido sin lugar a dudas en caso de incidente o de sucesos próximos a un accidente como cuando casi chocamos con otro coche o se dan aceleraciones anormales en cualquier dirección.

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 10

Si llega a producirse una colisión, el DAF graba de forma permanente (tampoco pueden ser sobreescritos) los datos referentes a:

  • Interacción del conductor
  • Estado del sistema de asistencia
  • Dinámica del vehículo
  • Entorno
  • Estado del conductor si el AI traffic jam pilot está activado

Todos estos datos no están sujetos a conectividad remota, es decir, que sólo están disponibles en modo local. Para acceder a esta información sólo disponible para el propietario debe ser éste mismo quien lo consienta o los facilite.

Volviendo al ejemplo alemán, en tierras bávaras si es el AI traffic jam pilot quien tiene un accidente, será la compañía de seguros la que se haga cargo de todos los gastos quien, posteriormente, podría reclamar responsabilidad al fabricante por fallo del coche o del sistema.

¿La conducción autónoma puede reducir los atascos?

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 11

Quizá te suene el nombre de Michael Schreckenberg. El profesor de la Universidad de Duisburg-Essen y su compañero Kai Nagel fueron los especialistas que en 1992 determinaron el proceso detallado de información de los atascos.

Schreckenberg estima que los conductores alemanes perdieron en 2016 un total de 14.000 millones de euros en horas de su vida invertidas en un atasco, y que cada tres horas de atasco en cuatro kilómetros de autovía tienen un coste de 100.000 euros.

Según el profesor, los sistemas automatizados eliminan el factor humano que genera en gran medida tanto la producción de los atascos como su prolongación en el tiempo. Existen según él cinco errores fundamentales en un atasco: los cambios de carril, velocidad inapropiada al incorporarse a una vía, no conducir de manera constante, respetar la distancia de seguridad y mantener la relajación.

Audi A8 2018 Ai Traffic Jam Assist 8

Al comportarse como un fluido, los vehículos crean olas en el tráfico denso, cuanto más irregular, errática o violenta sea la manera de conducir dentro de un atasco, más ondas se crearán, produciendo atascos aún más grandes y dificultando su digestión. Eliminando la intervención humana en un entorno complicado como el de un atasco, Schreckenberg augura un futuro con muchos menos congestiones teniendo un parque móvil similar al actual.

Cuando los sistemas de conducción autónoma se instauren de manera social, no sólo ganaremos en calidad de vida al desperdiciar menos horas en la carretera, sino que además la seguridad también aumentará al reducirse de manera drástica los accidentes por alcance que ahora por desgracia son tan comunes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos