Compartir
Publicidad

¿Y si el repago de las carreteras fuera lógico?

¿Y si el repago de las carreteras fuera lógico?
52 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Antes de que me pegues con un cenicero de bronce en toda la cabeza por titular así el fauna de hoy, te diré que durante esta pasada semana, el miércoles y el jueves, se celebró en Logroño el VI Congreso de Seguridad Vial. A partir de ahí, son varias las informaciones que se han publicado, y hay una entrevista realizada a Jacobo Díaz, de la AEC, que me ha llamado la atención.

Entiendo que las carreteras ya las pagamos entre todos vía impuestos. Pero también entiendo que ante la falta flagrante de fondos, están que dan asco. Y como tú y yo sabemos que lo de recuperar la pasta que se ha volatilizado lo tenemos un poco crudo, quizá (y remarco el quizá) lo que propone la AEC no sea del todo ilógico. ¿Me concedes el beneficio de la duda?

De todos los factores de riesgo, esos que se aglutinan en torno al conductor, al vehículo o a la vía, los más intangibles --hasta que te toca la china-- seguramente son los que tienen que ver con la vía. Es decir, que de toda la fauna en ruta, hoy hablamos... de la ruta, del escenario que se convierte en personaje cada vez que como conductores le damos un uso con nuestro vehículo.

factores de riesgo
Claro, sobre factores del conductor y sus actitudes, está todo más que dicho: discrimina el pack alcohol, drogas y medicamentos, cuidado con la velocidad excesiva, separa tu gusto por el riesgo del riesgo en la carretera, no te distraigas... Recórcholis, pon algo de tu parte en la cuestión viaria.

Sobre el vehículo, ¿qué decir que no sepamos ya por estos lares, y de sobra además? Neumáticos, suspensiones, frenos... Bah, esto casi que lo dejo estar, que sabes tanto como yo que como no lo vigiles tú, nadie lo va a hacer por ti. No, la ITV tampoco, aunque peor es no pasarla, claro.

Pero, ¿y la carretera? Un vértice que está ahí, con unos factores de riesgo como un mal estado del firme o una señalización vergonzosa... ¿a quién reclamas, si el titular de la vía es alguien tan intangible como la Administración?

Falta de presupuesto en las carreteras

Un hospital sin luz, una carretera sin señales

Jacobo Díaz, de la AEC, nos deja unos datos que voy a dejar tal cual aparecen en la entrevista:

Fomento dedicaba 1.200 millones a conservación y ahora, 800. Los manuales dicen que hay que invertir el 2% del valor de la red. La del Estado es de 85.000 millones, tendríamos que destinar 1.600 y estamos en 800. En unos años el problema no va a ser conservar una vía sino reconstruirla.

Y una reflexión que puede interpretarse como tirón de orejas hacia la Administración... o de un modo más productivo. Porque, total, las orejas alargadas tampoco parecen servir de mucho...

Tú no puedes tener un hospital sin electricidad, por ejemplo. Así que no puedes tener una carretera sin señalización buena o con mal firme.

Bien, pues para atajar el problema la AEC habla del pago por kilómetro recorrido a partir de los primeros 15.000 kilómetros, entiendo que anuales, que son la circulación media de los vehículos según nos cuenta Díaz. Para el caso de los vehículos pesados, el umbral del gasto medio de carretera se cifraría en 100.000 kilómetros.

A partir del kilómetro 15.001, se pagaría con un cacharrito tipo Vía-T siempre que la circulación se realizara fuera de zonas urbanas y siempre que la conducción no fuera nocturna. Y aunque lo de las ciudades lo puedo entender, porque los desplazamientos no se pueden medir con una misma vara en ciudad que en carretera, lo de la conducción nocturna me deja dubitativo porque no lo entiendo mucho. ¿No se gastan las infraestructuras cuando vamos de noche?

Sigamos con este canon por kilómetro según la AEC. El gasto se cifra "entre 3 y 12 céntimos por kilómetro", lo que calculadora en mano lleva a Jacobo Díaz a hablar de un conductor que recorre 20.000 km, cuyos 15.000 km primeros ya están pagados, y el resto le sale por unos 300 euros al año, "menos de 30 euros al mes".

fauna en ruta: impuestos a los carburantes

¿Pagar, repagar o volver a pagar lo repagado?

Díaz juzga ese dinero como que "no es descabellado". Yo nunca he servido para juzgar el presupuesto familiar de los demás, así que no sé si 30 euros al mes es mucho o es poco para pagar por recorrer más de 15.000 kilómetros anuales con el coche, pero sí entiendo que esta medida puede dar para un debate largo. ¿Es correcto reclamar a quien gasta más la carretera que la media, o esto sería equiparable a --no me mates por el símil-- pedirle más dinero en un hospital público a un enfermo crónico que a alguien que no lo está?

-- Joder, Camós, que llevar un coche no es lo mismo que ser un enfermo cuya vida peligra.

No, si ya. Pero bien hay gente que vive de recorrer kilómetros, por lo que si no conducen acaban falleciendo de inanición o de un infarto o suicidándose por no poder hacer frente a los pagos. La tesis de la AEC es que así paga más quien obtiene un beneficio añadido de la carretera. Lo cual en puridad se entiende... hasta que hablamos de otros impuestos. ¿O acaso no pagamos ya sobre el kilometraje que recorremos, por ejemplo, con los carburantes?

¿No son los enormes impuestos a los carburantes ya una tasa a los sobrecostes derivados de una conducción que destaca por encima de la media recorrida por los vehículos? Al parecer no. Pero también aquí tengo mis dudas, porque si el dinero que pagamos al repostar no sirve para mejorar las infraestructuras que consume el propio vehículo, ¿para qué sirve entonces? Ya, para que el hospital tenga luz y las escuelas tengan calefacción, vale.

Pero entonces, utilizando la misma lógica que la que aboga por el repago, ¿los ciudadanos que no conducen no tienen que pagar la luz del hospital ni la calefacción de las escuelas? Es algo que no acabo de ver claro.

Por supuesto, está el argumento --que para mí no es más que un simple argumento de autoridad, pero bueno-- de que estas medidas vienen recogidas en la celebérrima directiva comunitaria que regula la Euroviñeta y compañía, un pliego de recomendaciones tibias --como todo en la UE-- con las que desde Bruselas empezaron pidiendo dinero a los transportistas y luego extendieron la medida al común de los conductores.

Ya sabes que no soy nada dogmático. No quiero serlo. Un profesor que tuve en una ocasión dijo una frase que se me quedó grabada: "Yo desconfío de la gente que tiene las ideas demasiado claras, porque entonces dejan de plantearse las cosas". Pues eso, que prefiero dudar, que mientras pienso existo. Y, al fin y al cabo, aquí estamos para dialogar. ¿No es eso?

Entrevista | El Comercio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos