Publicidad

Volkswagen Sportsvan, toma de contacto

Volkswagen Sportsvan, toma de contacto
21 comentarios

Ya conocemos la toda la información oficial del Volkswagen Sportsvan, ahora conoceremos la verdad. Durante la toma de contacto en la Costa Azul francesa catamos los 1.4 TSI (125 CV) y 2.0 TDI (150 CV), aunque había más versiones para probar, no fue posible por la alta demanda. La próxima vez lo solucionaré con sobres.

¿Qué sentido tiene este modelo? Pues Volkswagen se ha decidido a hacer un derivado monovolumen del Golf, no un Golf algo más espacioso (Golf Plus). Queda por debajo del Touran, cinco plazas muy razonables, aunque no tan espaciosas. La capacidad del maletero es más que decente, 500 litros con la banqueta trasera echada hacia atrás.

Comprobé que la diferencia en habitabilidad de las plazas traseras en el Golf Plus no es tan diferente, aunque sí en cuanto a maletero. El modelo que sustituye tenía 395 litros, muy bueno para un compacto pero algo justo para un monovolumen. Esta vez la idea se ha desarrollado del todo.

Volkswagen Golf Sportsvan

Interior diferenciado del Golf y más amplio

No tengo reproches en cuanto a calidades del interior, es un coche que destila solidez, solo he podido objetar unos mínimos grillos que provienen de la consola central, entre los asientos delanteros. Bien puede achacarse a ser unidades pre-serie, no le he dado más importancia.

El carácter de este modelo, aunque no sea un deportivo como tal, es lo más parecido a un compacto sin serlo. Hay otras opciones en el mercado más burguesas, más monovolumen, pero el Golf Sportsvan se conduce como un compacto. La postura de conducción es algo más elevada, nada más.

Me gusta cómo han resuelto la disposición de los mandos en el salpicadero, todo a la vista y con prioridad al área superior. El copiloto gana protagonismo, pues no está orientado todo al conductor. No hay una ruleta selectora para moverse a través de menús, se hace con la pantalla táctil o con botones.

Volkswagen Golf Sportsvan

Cada objeto tiene un hueco designado. Por ejemplo, la billetera puede ir en un hueco con banda elástica entre los posavasos centrales, las tarjetas de crédito/peaje encima del climatizador, hasta la guantera tiene huecos específicos para monedas, tarjetas SD con música, etc.

Mucha calidad, menos diseño, así hacen las cosas los alemanes desde hace tiempo. Si queremos más líneas y "alegría" deberíamos fijarnos por ejemplo en competidores franceses, más imaginativos. Volkswagen tira de fórmulas conservadoras, es lo que les funciona.

Las plazas traseras son muy utilizables, la central también, donde podría aguantar un viaje largo, con espacio para extender las piernas y sin clavarme el cinturón en las caderas. Para dos sillitas infantiles hay espacio generoso, lo veo versátil para las familias. El maletero tiene doble fondo, es realmente polivalente.

Volkswagen Golf Sportsvan

Al volante del Golf Sportsvan 1.4 TSI

Pero hablemos de motores. Primero conduje el 1.4 TSI de 125 CV, el segundo escalón de motorización. Me parece más recomendable que el 1.2 TSI, va menos apretado y me parece más fácil sacar consumos ajustados en condiciones de uso más genéricas, no solo conduciendo como en un domingo.

El cambio DSG es un buen aliado de este motor, porque circula en bajas revoluciones sin forzarlo, y antes de que el motor se quede corto, reduce sin pérdidas de potencia. Es más eficiente que un conductor promedio, pero también puede dar resultados muy sorprendentes.

De Niza a Saint Tropez, sin desnivel neto y con llantas opcionales de 18", saqué una media de 5,8 l/100 km a un ritmo de 42 km/h. No está nada mal, pero pude mejorarlo al utilizar el modo ECO a través del sistema DCC. Afecta a múltiples parámetros de sensibilidad de acelerador, tacto de dirección, comportamiento del cambio...

Volkswagen Golf Sportsvan

Y esta última parte es la más interesante. En combinación con una transmisión DSG, el modo más económico activa automáticamente la conducción "a vela", es decir, que conducimos en punto muerto en las contadas ocasiones en las que es más eficiente hacerlo así que en retención (consumo 0), o acelerando poco.

Los tutoriales de conducción eficiente, por lo general, dicen que no se debe conducir en punto muerto, porque hay consumo. Es cierto. También es cierto que un conductor experto puede usar el punto muerto en condiciones muy concretas, ahorrando combustible, pero con un leve riesgo de circulación por el tema frenos (se pierde vacío).

Usando una gestión automática, se acabó el problema. Al pisar el pedal del freno se engrana una marcha automáticamente previa subida de revoluciones en vacío, para que no se note ninguna interrupción. El conductor se puede abstraer por completo de casi todo, el sistema funciona de maravilla.

Volkswagen Golf Sportsvan

¿Resultado? También me sorprendió. En el recorrido de vuelta, y pisando bastante más autopista (media de 68 km/h) conseguí prácticamente el mismo consumo. Es decir, conseguí más eficiencia. Solo va a conducir "a vela" si no se pisa ningún pedal.

Cuanto más rápido se circula, menos se nota el efecto, porque aunque el motor no ofrezca pérdidas por arrastre, el aire va frenando al coche. En las carreteras secundarias, por debajo de 100 km/h, es cuando más ventaja le vamos a sacar al invento. Esto ya ocurría en modelos de gama mucho más alta con cajas Tiptronic.

Si las condiciones permiten la conducción en punto muerto (la palanca permanece todo el rato en "D") veremos en la pantalla principal la palabra "Inercia" y un logotipo encima del cuentakilómetros parcial, que pone "eco" inscrito en un círculo. ¡Menudo invento!

Volkswagen Golf Sportsvan

Al volante del Golf Sportsvan 2.0 TDI

Cierto es que los TSI van muy bien, pero los TDI siguen estando un paso por delante. Probando el 2.0 TDI de 150 caballos me he quedado muy satisfecho, hay mucha diferencia con el TDI 140 que venían en 2004, parecen de marcas distintas. Bendito common-rail y Euro 6.

Probé este motor primero con cambio manual, después con DSG, con el mismo itineario las dos veces. En mi primera vuelta, 5 l/100 km según ordenador, incluyendo varios minutos de tráfico lento por un pequeño atasco, muy maquillados por el Stop&Start. Si no, la media habría subido considerablemente.

Después hice lo mismo con el DSG, y tardando unos minutos menos, bajé la media a 4,8 l/100 km. No hice uso de la función "eco" en ningún momento. Es más, usé el modo "sport" más tiempo, así que al final compensé los momentos de más consumo con los de menos.

Volkswagen Golf Sportsvan

Este motor es bastante "redondo", tiene casi el agrado de conducción de un gasolina, pero con una reducción de consumo de 1 a 2 l/100 km. Haciendo un uso inteligente de las marchas largas nos podemos acercar mucho a los 4,3 l/100 km de homologación. Mi recorrido de pruebas tenía parte de montaña, no era el más favorable.

Una vez más, creo que merece la pena gastarse dinero en el cambio DSG por el balance entre deportividad y eficiencia, y con el sistema DCC podemos personalizar más la experiencia, y sin cambiar de coche. Del cambio manual nada que reprochar, de guiado preciso y con un buen tacto.

Poco en general le puedo criticar a este coche a nivel dinámico. Cuando se entra en una curva un poco pasado, avisa con tiempo antes de subvirar y tirar de ayudas electrónicas. El sobreviraje no es fácil reproducirlo si no se busca de forma activa. Las ayudas mantienen al Golf SV aplomado sin entorpecer.

Volkswagen Golf Sportsvan

Entre la versión de suspensión trasera de barra de torsión (1.4 TSI) y la de suspensión independiente, no es fácil notar las diferencias para un conductor normal y corriente. Se podrá apreciar con una conducción más viva y en carreteras de curvas principalmente. Algunas versiones tienen además muelles más cortos.

Volkswagen tiene muy pocos rivales con suspensión trasera independiente en el segmento, la gran mayoría usa barras de torsión. Si no saco mi lado purista, tengo que admitir que para el tipo de conducción que se le presupone al Golf SV con 125 CV o menos, esa suspensión cumple con las expectativas.

Los coches de prueba a disposición de la prensa usaban llantas de 17" casi todos, una dimensión muy correcta en términos estéticos, de coste de sustitución, de tacto de conducción, resistencia al a rodadura, etc. El modelo básico usa llantas de 15", más propenso a acusar deriva, pero de sustitución más económica.

Volkswagen Golf Sportsvan

Una buena elección

En la gama española, de serie los Edition de 110 CV vienen con 15", los Advance con 16" y los Sport con 17". En este caso no puedo decir que se hayan vuelto locos con el tema neumáticos. Es más, me parece muy razonable. Ojo, que se puede configurar un Sport con el TDI de 110 CV, al que le sobraría rueda.

Poco más que contar, el Golf Sportsvan va realmente bien, no hay que tomarse al pie de la letra la traducción de "furgoneta deportiva" del inglés. Un modelo muy a tener en cuenta para los que no quieran algo burgués, sino más animado, como el Mazda5. También satisfará a los que busquen confort ante todo.

Si acaba siendo un éxito de ventas en el segmento, no me extrañará nada. Aún no tiene versiones de tracción total, pero puede tenerlas más adelante. La gama es muy racional en todos los sentidos, aunque los precios no son tan de gancho. Si lo planteamos como alternativa a BMW Serie 2 Active Tourer o Mercedes Clase B, entonces no he dicho nada.

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Volkswagen Sportsvan

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio