Compartir
Publicidad
Probamos el SEAT Ateca, el SUV con vocación de líder
Pruebas de coches

Probamos el SEAT Ateca, el SUV con vocación de líder

Publicidad
Publicidad

Los rezagados se apresuran para entrar en el mercado de los SUV, el de mayor crecimiento en Europa. Después del Renault Kadjar (la primera oferta seria de Renault en el segmento), le toca el turno a SEAT adentrarse con su primer SUV en un sector del mercado desconocido para la marca. Y lo hace con la firme intención de estar en el podio de los líderes del mercado en España.

Es un objetivo audaz, especialmente si llegas cuando la fiesta dada por el Nissan Qashqai ya ha comenzado. Pero como sabes, nunca hay que llegar de los primeros a una fiesta. Y si bien el SEAT Ateca no es el único en llegar cuando ya ha empezado, llega en el momento oportuno y con las suficientes bazas como para triunfar.

¿Diseño? Escultura

Seat Ateca

El diseño del nuevo SEAT Ateca mantiene un cierto aire con el León. Pero que no te engañen, el Ateca es mucho más que un SEAT León que ha crecido. En el Ateca las líneas tensas del diseño del León, que forman el lenguaje estético de la marca, se combinan con una carrocería esculpida. El capó más alto, los flancos musculosos y la zaga huyen de las formas lisas y llenas del León. Al final, el Ateca exhibe un aspecto que transmite robustez (y que buscan los clientes de un SUV), dinamismo y un aire de familia con el resto de la marca.

Seat Ateca

Todo es cuestión de gustos, pero el perfil equilibrado y el respeto de las proporciones demuestran que los diseñadores de SEAT han estado inspirado. No en vano, el centro de diseño de SEAT es uno de los más valorados a nivel interno del grupo VAG. Y no fue tarea fácil, el tener que usar una plataforma MQB compartida con el Volkswagen Tiguan. No solamente han mantenido unas proporciones equilibradas en su diseño, sino que, como veremos más adelante, la puesta a punto es también diferente del Tiguan. Spoiler: el Ateca es más dinámico.

Compacto por fuera, grande por dentro

Comparado con el Tiguan, justamente, el Ateca se posiciona de forma diferente en el mercado. El Tiguan creció y subió en gama, el Ateca va a por el corazón del segmento de los SUV compactos. Así, mientras sus rivales rondan todos los 4,50 m de largo (salvo el Nissan Qashqai que mide 4,37 m), el Seat Ateca sigue fiel al concepto de compacto y mide 4,36 m. ¿Sale con desventaja? Para nada. A pesar de unas dimensiones exteriores que lo pondrían en desventaja frente a sus rivales, el habitáculo es en realidad muy amplio. El diseño general del interior recuerda mucho al del León, con ambiente envolvente y orientado al conductor, pero sin aislarlo. Los clientes habituales de SEAT estarán en terreno conocido.

Seat Ateca interior

El conjunto tiene un aire serio, una calidad percibida muy buena (muy superior a la de un Ford Kuga y un Nissan Qashqai) y coherente en su uso de materiales (a diferencia del Kia Sportage y del Toyota RAV4). Gracias a sus formas depuradas y a una generosa batalla (2,64 m), el Ateca ofrece un habitáculo muy espacioso. Es particularmente cierto delante, pero todavía más detrás, tanto en espacio para las piernas como en altura (101 cm). En este aspecto supera con creces al Nissan Qashqai, a pesar de también contar con 2,64 m de batalla, y al Kia Sportage. Al final, ofrece una habitabilidad similar a la del Toyota RAV4, la referencia del segmento en este aspecto.

Seat Ateca

Sin embargo, en términos de modularidad, el Ateca cumple con lo mínimo: respaldos de asientos traseros abatibles 40/20/40 mediante unos tiradores en el maletero. No hay respaldos inclinables ni asientos traseros deslizantes como en muchos de sus rivales. Tampoco hay un maletero con doble fondo, aunque el portón eléctrico (según el acabado) se puede abrir y cerrar con un gesto del pie (opcional). De todos modos, el maletero es fácil de cargar -con un umbral bajo- y otorga 510 litros (486 litros para la versión de tracción integral) de capacidad. Es decir, sólo el Volkswagen Tiguan con sus 520 litros le supera. Qashqai, Kuga, Kadjar, RAV4 y Sportage ofrecen volúmenes inferiores.

Motores TSi y TDi, de 115 a 190 CV

Seat Ateca

Transmisión Potencia
Par máximo
0 a 100 km/h
Consumo medio
homologado
GASOLINA
1.0 TSI
FWD. BM6
115 CV a 5.000 rpm
200 Nm de 2.000 a 3.500 rpm
11 s
5,2 l/100 km
1.4 TSi
FWD. BM6 150 CV a 5.000 rpm
250 Nm de 1.500 a 3.500 rpm 8,5 s
5,3 l/100 km
1.4 TSi FWD. DSG 7
150 CV a 5.000 rpm 250 Nm de 1.500 a 3.500 rpm 8,6 s
5,4 l/100 km
1.4 TSi AWD. BM6 150 CV a 5.000 rpm 250 Nm de 1.500 a 3.500 rpm 9 s
6,2 l/100 km
1.4 TSi
AWD. DSG 7
150 CV a 5.000 rpm 250 Nm de 1.500 a 3.500 rpm 8,9 s
6,1 l /100 km
DIESEL
1.6 TDI
FWD. BM6
115 Cv a 3.250 rpm
250 Nm de 1.500 a 3.250 rpm
11,5 s
4,2 l/100 km
2.0 TDI
FWD. BM6
150 CV a 3.500 rpm
340 Nm de 1.750 a 3.000 rpm
8,5 s
4,3 l/100 km
2.0 TDI FWD. DSG 7
150 CV a 3.500 rpm 340 Nm de 1.750 a 3.000 rpm 8,5 s
4,4 l/100 km
2.0 TDI AWD. BM6
150 CV a 3.500 rpm 340 Nm de 1.750 a 3.000 rpm 9 s
5,1 l/100 km
2.0 TDI AWD. DSG 7 190 CV a 3.500 rpm 400 Nm de 1.750 a 3.000 rpm 7,5 s
5 l/100 km

Aunque con motivo de esta primera toma de contacto con el Ateca, SEAT sólo puso a disposición dos motorizaciones (1.4 TSI 150 CV y 2.0 TDi 190 CV), la gama del Ateca -cuya comercialización comienza este mismo mes de junio- contará con dos motorizaciones gasolina (1.0 TSI de 3 cilindros y 1.4 TSI con desactivación de cilindros) y dos diésel (1.6 y 2.0 TDI).

¿Es poco? En realidad, no. Cubren el corazón del mercado y con las diferentes transmisiones a las que pueden ir asociadas estamos hablando de 11 versiones diferentes. Claro que nada impide que en un futuro pueda haber nuevas motorizaciones; las gamas evolucionan.

Seat Ateca DSG

En el momento del lanzamiento comercial, la gama del Ateca se compone de dos acabados, Style y Xcellence. Desde la versión Style, el equipamiento de serie incluye (además de los obligatorios ABS y ESP), el emulador de diferencial autoblocante XDS, faros antiniebla con función cornering, espejo interior electrocromático, 7 airbags, asistente de arranque en pendiente, luces traseras y delanteras diurnas LED, llantas de aleación de 17 pulgadas, pantalla multimedia de 5 pulgadas, puerto USB y AUX, así como lector de tarjetas SD, 6 altavoces y Bluetooth, entre otros.

El acabado Xcellence destaca por sus llantas de aleación de 18 pulgadas, pantalla multimedia de 8 pulgadas, conectividad con 2 puertos USB (compatible con iPod), 8 altavoces, faros full LED, cámara de visión trasera, retrovisores plegables electricamente y el SEAT Drive Profile que permite la selección de las diferentes gestiones de conducción (ECO, Normal, Sport, etc), entre otros.

Seat Ateca Drive

Los precios del SEAT Ateca son los siguientes:

  • Gasolina
  • 1.0 TSI Style Ecomotive 23.690 euros
  • 1.4 TSI Style 25.730 euros
  • 1.4 TSI Xcellence 28.550 euros
  • 1.4 TSI DSG Xcellence 30.660 euros
  • 1.4 TSI 4Drive Xcellence 31.170 euros
  • Diesel
  • 1.6 TDI Style Ecomotive 26.370 euros
  • 2.0 TDI 150 Style 28.130 euros
  • 2.0 TDI 150 DSG Style 30.240 euros
  • 2.0 TDI 150 4Drive Style 30.890 euros
  • 2.0 TDI 150 Xcellence 30.940 euros
  • 2.0 TDI 150 DSG Xcellence 33.060 euros
  • 2.0 TDI 150 4Drive Xcellence 33.560 euros
  • 2.0 TDI 190 DSG 4Drive Xcellence 37.790 euros

Cabe destacar que financiando el Ateca con la marca, SEAT ofrece 4 años de garantía y 4 años de mantenimiento.

Conectividad y ayudas a la conducción: tecnología de primer orden

Seat Ateca pantalla 8 pulgadas

No es un secreto, el Ateca comparte plataforma, algunas motorizaciones y transmisiones, así como algunas de las tecnologías de ayuda a la conducción. Así, a bordo del Ateca destacamos la pantalla 8 pulgadas con sistema full link (compatible con Apple CarPlay, Android Auto y con la función Mirror link) y la posibilidad de recargar el móvil vía inducción (cuando son compatibles); un cargador que, por cierto, actúa también como amplificador de antena para el móvil.

La selección de los diferentes modos de conducción se efectúa ahora vía un mando giratorio en el túnel central, al lado del poco de cambio. Las versiones con tracción integral, añaden a las funciones ECO, Normal, Sport e Individual comunes a todos los Ateca, las funciones nieve y off-road (con control de descenso HDC -solo desconectable vía el menú de la pantalla táctil-) para la gestión del ESP y del Haldex de 5ª generación.

En cuanto a ayudas a la conducción, el SEAT Ateca puede contar ahora con cámaras que ofrecen una visión de 360º al rededor del coche, con diferentes tipos de vista posible (cenital, lado derecho o izquierdo, perspectiva en el sentido de la marcha, etc).

Seat Ateca Rear Drive ASssit

Las versiones con cambio DSG pueden contar con el asistente de atasco (igual que en el Tiguan) que ofrece una conducción semi autónoma. Más importante, sin embargo, es el nuevo Front Assist (capaz de frenar el coche si detecta un obstáculo) que ahora incluye la detección de peatón. Esta nueva generación cuenta con un radar escondido detrás del logotipo SEAT. Por cierto, este sistema es algo sensible. Si nos acercamos algo rápido a algunas rampas o cuestas, las interpreta como un obstáculo y frena el coche.

Por último mencionar que también hay un sistema de alerta de tráfico trasero (Rear Traffic Alert) con función de frenado automático; ideal para salir de plazas de parking sin visibilidad. Obviamente, el Ateca conserva el Lane Assist y el detector de objetos en ángulos muertos que ya vimos en el León.

Al volante del Ateca

Seat Ateca

Por las carreteras reviradas de las afueras de Barcelona, el Ateca ha revelado un comportamiento dinámico que te hace (casi) olvidar que es un SUV. Sus movimientos de carrocería muy bien controlados, con apoyos en curva francos, son más próximos del León que de un SUV. La dirección ofrece algo de información y resulta bastante rápida. El eje delantero se muestra incisivo (especialmente en el 1.4 TSi de 150 CV), mientras que la trasera es muy estable.

Obviamente, no es tan dinámico como el León (el Ateca debe componer con una altura libre de 18,7 cm), pero en SEAT supieron darle ese toque en la puesta a punto del chasis que hace que en la conducción del Ateca pueda haber hueco para un poco de diversión. En el caso de la tracción integral (de serie con el 2.0 TDi de 190 CV), la motricidad no tiene fallos y la gestión del cambio DSG, en posición Sport, ofrece una vivacidad de la que carece en modo Normal o Eco. Resulta ideal para sacarle todo el partido al potente y eficaz diése, siendo su punto débil su excesiva rumorosidad en aceleración.

Seat Ateca

Sin tener un carácter deportivo, el Ateca hace gala de un cierto dinamismo, algo que se echa en falta en este segmento (a excepción, de cierto modo, del Ford Kuga). Pero lo mejor de todo es que también es cómodo. Y eso, es justamente lo que se espera de un SUV compacto familiar. Las suspensiones son un poco firmes, especialmente con las ruedas opcionales de 19 pulgadas), pero al mismo tiempo filtran muy bien las irregularidades de la carretera. Además, hace gala de una excelente insonorización (salvo en fuertes aceleraciones, algo normal, por otra parte). A velocidad constante, en carretera, es más silencioso que un Nissan Qashqai, por ejemplo.

Sin haber tenido la posibilidad de probar el Ateca fuera del asfalto (queda para una prueba completa), sí que tuve la oportunidad de probarlo en un circuito de obstáculos que simulaban un entorno off-road. Sin sorpresas, el Ateca se ha mostrado muy rígido en los cruces de puente y ya con una rueda en el aire, la falta de un bloqueo de diferencial se hace notar. De todos modos, la vocación del Ateca no es la cruzar el desierto sino de comerse kilómetros por asfalto. Y en ese aspecto, se muestra soberbio.

Conclusión

Seat Ateca

El Ateca se enfrenta a uno de los segmentos más duros del mercado por la competencia presente, pero lo hace con los argumentos adecuados para imponerse (tamaño, relación precio/equipamiento, calidad percibida, dinamismo). Pensar que el Ateca es un outsider sería un error, lo tiene todo para imponerse y hacerse con el podio del segmento. Sin duda, la influencia de Volkswagen, con experiencia en los SUV, se deja notar en el Ateca (aunque el SEAT tenga su propio carácter). Tanto, que el Ateca podría ser el sustituto del anterior Tiguan, ya que el nuevo ha subido en gama y en precio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos