La electrificación solo es el principio: así será el coche que conducirá la generación alfa

La electrificación solo es el principio: así será el coche que conducirá la generación alfa
4 comentarios

La actualidad marca nuestras vidas a un ritmo de verdadera vorágine. El futuro, una incógnita que poco a poco vamos despejando. Sumidos como estamos en un proceso de digitalización y electrificación, nuestro día a día va dejando escapar algunos destellos de lo que está por llegar.

La industria de la automoción se ha postulado como uno de los sectores más disruptivos de esta era, con un compromiso claro con la sostenibilidad, la movilidad segura y el desarrollo tecnológico.

Una industria en plena vorágine

Los cambios constantes en términos de diseño, propulsión y tecnología han moldeado al nuevo conductor, quien poco a poco recibe de forma más amable conceptos como “eléctrico” o “híbrido”. No en vano, el sector automovilístico ha contribuido a lo largo de toda su historia a la economía mundial y a la evolución social. Y así quiere seguir haciendo.

Bajo esta premisa, una de las apuestas de Volvo por la electrificación es la gama XC40 Recharge, compuesta por dos modelos con distintas propuestas de motorización: uno de propulsión eléctrica pura y otro en versión híbrida enchufable. En ambos casos, se trata de un SUV compacto que se alza como potencial candidato a enamorar a los conductores urbanos.

Volvo Cars

En su perfil eléctrico, cuenta con tracción total, gracias a la colocación de un motor de 150 kW en cada uno de sus ejes, 408 caballos que llevan a galope su aceleración de 0 a 100 km/h en tan solo 4,9 segundos. Por su parte, las versiones híbridas enchufables T4 y T5 Recharge tienen una potencia combinada de 211 CV y 262 CV, respectivamente, y una aceleración de 0 a 100 km/h que se sitúa en 8,5 segundos en el T5 y 7,4 en el T5.

¿Y qué opina el conductor español de esta transición? Según el Global Automotive Consumer Study encargado a Deloitte, parece que avanza hacia ese futuro eléctrico. De hecho, más de la mitad de los consumidores (52 %) ya apuesta por un híbrido eléctrico. Esto supone un aumento del 5 % con respecto a 2020, mientras que los vehículos de combustión interna disminuyen su crecimiento (2 %).

En el asiento de atrás se prepara la próxima generación de conductores

Y mientras los conductores actuales deben adaptarse a estos cambios, con menor resistencia según avanzamos de generación (X, millennials, Z), la llamada generación alfa, nacidos a partir de 2010, ya está creciendo en un mundo distinto. Tiene una manera diferente de ver los acontecimientos globales y los cambios tecnológicos. Los alfa serán los hijos de los millennials y la primera generación 100 % digital.

Es probable que nunca vuelvan a conducir un vehículo de combustión como sí hicieron sus padres. Y la sostenibilidad y el medioambiente serán parte de su ADN. Sus preferencias se trasladan de los canales offline a los online y de la movilidad tradicional a la personalizada. Estos niños divisan el futuro porque ya están experimentando el presente y su mirada curiosa les aleja de las reglas que marca el pasado. Un cambio generacional, sin duda, necesario.

Los alfa crecen con un smartphone en las manos y su entendimiento con la interconexión digital a través de los objetos más cotidianos es algo natural. El teléfono móvil es ya una herramienta más a tener en cuenta a la hora de configurar un vehículo. Y, en este sentido, Volvo ha querido desarrollar su propia aplicación (Volvo On Call) con la que poder informarnos desde la pequeña pantalla del móvil del nivel de combustible, comprobar el cierre de puertas, arrancar en remoto, precalentar el vehículo a distancia o conectar con el centro de servicio de la marca para asistirnos en carretera.

El primer eléctrico de la nueva flota 100 % electrificada

Curiosamente, todos estos cambios están difuminando los límites entre las compañías tecnológicas y otras industrias como la automovilística. Es por ello que empresas del sector están reforzando su objetivo con el software y la digitalización del coche. Y en el coche eléctrico es donde todo ese proceso se conjuga.

La transición hacia el vehículo eléctrico ya no es una cuestión de “cuándo”, sino de “a qué velocidad” y los motores de combustión interna están próximos a la obsolescencia. En este sentido, la empresa sueca con la gama Volvo XC40 Recharge demuestra su apuesta por la descarbonización y por un proyecto con el que pretende abandonar los vehículos con motor de explosión antes de 2030.

Volvo XC40 interior

El XC40 Recharge Eléctrico puro abandera el compromiso medioambiental, el desafío de la seguridad y el futuro eléctrico y digitalizado. Es más, se puede solicitar online, configurarlo y definir la financiación, y pronto se podrá pagar también online. Diseñado con materiales sostenibles (un ejemplo, las alfombrillas están hechas con plásticos reciclados) que presentan un nuevo concepto de vehículo premium, es ágil en el asfalto urbano y sólido en carretera.

Es compatible con carga rápida para alcanzar hasta el 80 % en 40 minutos y, equipado con neumáticos Recharge All-Season capaces de reducir el consumo de energía hasta en un 8 %, logra una autonomía de 418 km. Su panel digital de 9" cuenta con una interfaz intuitiva y familiar. Nos permite disfrutar en modo "manos libres" de apps de Google como su navegador integrado con dictado por voz, reproducción de música, control de la temperatura, información del tráfico a tiempo real y cualquier otra herramienta disponible en la Play Store.

Por su parte, el XC40 Recharge Híbrido Enchufable, integra la interfaz y las funciones familiares de un smartphone en su pantalla táctil central. Nos brinda la oportunidad de llamar, escribir mensajes, disfrutar de la música y selecciona entre muchas otras opciones desde esta pantalla  táctil, pero también desde los controles del volante o por voz... Todo aquello que la generación alfa quizá domina mejor que otras.

Volvo Electrico3

El futuro es eléctrico, seguro, sostenible y... ¡online!

En este contexto, en el que la sostenibilidad va a ser el término estrella del futuro, los principales fabricantes se preparan para tener un impacto neto de cero CO2 en sus operaciones. Reconocer las preocupaciones y afrontar nuevos desafíos es la mejor manera de hacer frente a las expectativas de los conductores que llegarán con la generación alfa: personalización, asequibilidad, comodidad, sostenibilidad, tecnología…

Como bien reza uno de los lemas de la compañía sueca: “Somos parte del problema, así que tenemos que ser parte de la solución”.

Volvo lleva años emprendiendo una misión por y para la seguridad de las personas. Ahora, dado que a partir de 2022 será obligatorio contar con sistemas de seguridad para circular por la UE, se ha adelantado a la normativa e incluirá en todos sus modelos, como ocurre con la gama XC40 Recharge, sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS). Se apoyan en cuatro cámaras y múltiples sensores para disponer de vista de aparcamiento 360º, asistente de freno ante colisiones, alerta de tráfico cruzado en posición de marcha atrás, etc.

trasera

Y amplían esa prioridad también al planeta. Su mensaje a través de  El Test Definitivo de Seguridad” se cultiva en sinergia con “El futuro es eléctrico” y, para ello, establecen ciertos objetivos:

  • Lanzamiento de un vehículo eléctrico por año para alcanzar el 50 % de ventas de eléctricos en 2025.
  • Convertirse en una compañía eléctrica pura para 2030: una transición a nivel global hacia la electrificación de su flota.
  • Convertirse en una compañía neutra con el clima para 2040: empezando por reducir las emisiones en el ciclo de vida de cada vehículo en un 40 % en 2025.
  • Convertirse en un negocio de economía circular para el 2040: reducir tanto la entrada de los materiales vírgenes como la producción de desechos. Y abordar las emisiones en la cadena de valor con energía más respetuosa, materiales y componentes más eficientes y adaptando las operaciones con los proveedores.

Se trata de todo un ejercicio de concienciación que se traslada también a la última etapa de producción: la venta. Como hemos avanzado, Volvo comienza a introducir la venta online para sus coches eléctricos: el escaparate en la web, el concesionario a través de la pantalla. Según el estudio de Global Automotive Consumer, en nuestro país, un 13 % de los usuarios ya considera hacer todo el proceso de compra de coche de forma completamente online.

Volvo Electrico4

De esta manera, podemos navegar a través de los diferentes modelos de Volvo, elegir aquel que mejor se ajuste a nuestras necesidades y esperar a recibirlo en nuestro hogar para realizar una prueba en carretera. Y si finalmente nos convence, tenemos la opción de adquirirlo con hasta 3 años de garantía, mantenimiento y seguro a todo riesgo del pack Volvo Car Extension. Una compra flexible, cómoda y personalizada.

Quizá la electrificación solo sea el principio, quizá aún solo estemos viendo la punta del iceberg. Estamos experimentando en nuestra propia piel un cambio de mentalidad, la efervescencia de una nueva conciencia que ya se dirige a un horizonte cada vez menos difuso. Y la nueva generación que viene ya se prepara para ello.

Imágenes | Volvo Cars Newsroom

Inicio