Compartir
Publicidad
Publicidad

Ross Brawn defiende los alerones traseros regulables

Ross Brawn defiende los alerones traseros regulables
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace apenas dos semanas, mi compañero Hunaudieres comentaba los alerones traseros regulables. Dicho dispositivo ha sido aprobado para el 2010 hace muy poco, y en este poco tiempo ya ha dividido a la Fórmula 1. Si hace unos días los pilotos lo criticaban, Ross Brawn ahora defiende estos alerones regulables.

Está claro el motivo. Brawn ha sido uno de los promotores de la idea, como jefe del grupo técnico de la FOTA, y ha sido uno de los que más ha presionado para que esta idea vea la luz el año que viene. En su opinión, los alerones serán seguros, y lo único con lo que habrá que ir con cuidado es con la normativa de uso, para que adelantar no sea demasiado fácil.

En principio se estima que se ganarían unos 10km/h en recta; aproximadamente lo mismo que con el F-Duct. En cualquier caso, Ross Brawn insiste mucho en la forma de utilizarlo. Su idea sería que solo se pueda utilizar si se está suficientemente cerca del coche de delante, en cuyo caso el piloto recibiría el mensaje desde boxes, avisándole que puede utilizar el aleron móvil.

Si me preguntáis, me parece que es demasiado complicado y demasiado "videojuego". Me parece bien que quieran evitar que los adelantamientos se conviertan en lo que pasa en la IndyCar americana, que al final un adelantamiento es inocuo dado que el piloto de detrás puede hacer uso del boton "push to pass" y devolverlo en un periquete. Pero a pesar de todo, no estoy a favor del sistema.

Martin Whitmarsh, que parece tener una opinión muy conciliadora ante todo últimamente (recordemos lo que dijo de los tres coches; si pero solo si había menos de diez equipos), también tiene su opinión. Declara que la idea le parece bien, pero que si no funciona, habría que aceptar que no funciona y desecharla, en vez de seguir tercamente con ella. Declara que la Fórmula 1 se cree demasiado sus "ideas geniales" y que también habría que admitir que algunas de ellas son más bien nefastas.

Por cierto, yo me considero un "aficionado" de Ross Brawn, y en general me gusta el enfoque que tiene al diseñar los monoplazas, pero la FIA debería, ahora que Brawn está en activo, forzar un cambio de jefe técnico de la FOTA. Brawn recibió este cargo cuando no trabajaba para ningún equipo, y fue una decisión muy acertada. En 2009 se demostró que quien ayuda a diseñar la normativa no debe participar, porqué puede sacar demasiado provecho. No tropecemos dos veces con la misma piedra.

Vía | Autosport.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos