Compartir
Publicidad
Publicidad

Red Bull podría fabricar su propio motor en 2015

Red Bull podría fabricar su propio motor en 2015
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace algunos días, Giancarlo Minardi reveló que la escudería Red Bull estaría analizando cambiar de motorista para la próxima temporada, rumor que fue confirmado por el propio Helmut Marko. No obstante, el jefe de jefes del equipo austríaco, Dietrich Mateschitz, considera la posibilidad de construir su propio motor ya que Renault, y su propulsor Energy, han desatado la discordia en esta pretemporada.

Mateschitz es consciente que fabricar un motor desde cero va a resultar demasiado costoso, de allí que se plantee varias alternativas. Una de ellas es terminar de financiar el proyecto V6 turbo de Cosworth, para así adquirir las unidades y terminar la fase de desarrollo en las instalaciones de Milton Keynes. De esta forma, el propulsor y el resto del monoplaza se diseñarían en conjunto, evitando así lo que ahora sucede con Renault.

El jefe de Red Bull también sostiene la viabilidad de acudir a otro proveedor mientras construye sus propios motores. La escudería ya ha sido cliente de Ferrari, Cosworth y Renault así que no debería existir problema para aliarse inclusive con Mercedes, quienes culminarán su ciclo de suministros con McLaren al término de esta temporada.

Sin embargo, el deshacerse de Renault significará, por una parte romper un contrato estipulado para largo plazo con los problemas legales que traería consigo, y por otra parte, el fin del patrocinio de la marca Infiniti, principal socio comercial de Red Bull. Aunque la merma financiera no debería ser tan dramática si se considera que la escudería no presenta problemas de presupuesto y que sus activos se han revalorizado de forma escandalosa en los últimos años.

En caso de que Red Bull adquiera la condición de fabricante de motores, se insertará en el grupo de Ferrari y de Mercedes, lo que le permitiría manejar un mayor presupuesto, debido a que, al entrar en vigencia el límite de costos, se van a excluir del control la investigación y el desarrollo de los propulsores. Así que, mientras todos los equipos clientes tengan sobre sus hombros la mirada supervisora de la FIA, las grandes escuderías podrán justificarse con la excusa de "inversión en unidades de potencia".

Vía | nextgen auto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos