Compartir
Publicidad
Publicidad

Olivier Quesnel: “Citroën seguiría ganando de no haberse deshecho de Ogier”

Olivier Quesnel: “Citroën seguiría ganando de no haberse deshecho de Ogier”
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Muchas veces, el ex-director de Citroën Racing me recuerda en cierta manera a Jacques Villeneuve, un personaje que siempre que aparece en la escena mediática por algún motivo (véase su llegada al Mundial de RallyCross anunciada la semana pasada), siempre termina "rajando" de la situación del Campeonato del Mundo de Fórmula 1. Quesnel hace algo parecido, pero con el equipo de los dos chevrones como objetivo.

Ahora con los rumores que le sitúan con un cargo de importancia en el equipo de Fórmula 1 de Lotus, el galo se ha despachado a gusto contra las decisiones tomadas por la cúpula directiva de Citroën, que entre otras cosas dejaron fuera del equipo a Sébastien Ogier, manteniendo al número uno de la marca, Loeb, en el equipo a finales de la temporada 2012. De esta manera se apostaba por la experiencia y el principal elemento publicitario de Citroën, en lugar del piloto de proyección y con mucha carrera por delante que era Ogier.

En cuanto la posibilidad de que Loeb se fuera a Volkswagen llegó a oídos de Jean-Marc Galles, la cúpula de Citroën se sentó con el por aquel entonces siete veces Campeón del Mundo de Rallyes y aceptó todas sus exigencias, dejando fuera del equipo al incomodo Ogier y desoyendo al por aquel entonces director de Citroën Racing, Olivier Quesnel. Seb I conseguiría otros dos títulos Mundiales y emprendería su paso a los circuitos junto a Citroën con el proyecto en el WTCC.

Mientras tanto, Ogier emprendía un nuevo reto con Volkswagen, construyendo un coche y un equipo a su medida y dominando durante la temporada 2013 como si de una copia exacta de Loeb se tratara. En el caso del equipo Citroën en el Mundial de Rallyes, la campaña se saldaba con tres victorias (dos de Loeb y una de Sordo), sin prácticamente ninguna posibilidad de título y con la desbandada de todo su plantel a final del año ante la aparente falta de interés de los de Versalles, que parecían más centrados en el WTCC que en el WRC.

Mientras tanto, Quesnel pasó a dirigir el equipo de Peugeot Sport en Le Mans, cosechando una nueva derrota en la edición de 2011 que se sumaba al bochorno en 2010 y que marcaría el punto y final por el momento de la participación de la firma gala en la resistencia. Ahora que su nombre vuelve a acapara portadas, Olivier quiere volver a remover el barro asegurando que la racha de Citroën en el WRC hubiera continuado de haber respetado sus decisiones y no haber dejado marchar a Ogier. Un nuevo comentario que ataca indirectamente a Loeb, por el cuál Quesnel no ha demostrado profesar demasiada simpatía.

Fue lo mismo que cuando me cambié del negocio de la prensa deportiva para ir a Citroën sin prácticamente experiencia. Ganamos cuatro años consecutivos y hubiéramos seguido ganando si alguien no hubiera decidido dejar marchar a Sébastien Ogier.

El otro día lo comentaba en mi twitter personal. Viendo cómo Quesnel gestionó la situación con dos campeones del WRC en potencia dentro del exitoso equipo Citroën, ¿de qué será capaz en una escudería formada por Romain Grosjean y Pastor Maldonado, con el dinero de una empresa venezolana y los problemas financieros que últimamente ahogan a Lotus?

Vía | Rallye-Magazin

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos