Compartir
Publicidad
Publicidad

Los peligros del drift… esta vez para los fotógrafos

Los peligros del drift… esta vez para los fotógrafos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

No es una categoría a la que le preste demasiada atención, pero siempre la he considerado como arte sobre ruedas. El drifting además de la necesidad de tener un gran control sobre el coche, te invita a tener un punto de creatividad e imaginación que tal vez no se tienen en el resto de disciplinas ligadas al automovilismo.

A veces, aunque parece que no se realizan estas acrobacias a gran velocidad, el drift implica un gran riesgo, tanto para piloto como para todas las personas que rodean al circuito. Dos buenos ejemplos son los que os traemos hoy del Gatebil (Mad Mike y Ryan Tuerck sus protagonistas directos), donde la integridad del fotógrafo se pone en serio riesgo, pasando los coches completamente de lado a tan sólo unos centímetros.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos