Compartir
Publicidad
Publicidad

Las mejores carreras que decidieron un título

Las mejores carreras que decidieron un título
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si ayer dedicamos unas líneas a Los campeonatos del mundo más apretados de la historia, hoy, a petición popular toca una pequeña recopilación de las últimas carreras que decidieron un título. En el post anterior mencionamos alguna de ellas, pero no están todas ya que algunas de esas grandes batallas no se decidieron por un sólo punto.

Comenzamos 60 años atrás, en el primer Campeonato de Fórmula 1 de la historia. Juan Manuel Fangio, Luigi Fagioli y Nino Farina, tres pilotos Alfa Romeo, llegaban al último gran premio de la temporada en Italia con opciones de título. Fangio era líder con 2 y 4 puntos de ventaja sobre Fagioli y Farina respectivamente y de las seis carreras del mundial (siete si contamos el GP de USA), tan sólo puntuaban los cuatro mejores resultados.

Fangio partía con ventaja, tres victorias, pero primero su caja de cambios se rompió y tras tomar el coche de otro compañero, Piero Taruffi, (en aquellos años se podía compartir monoplaza a cambio de compartir los puntos obtenidos), el motor del Alfa dijo basta. Farina, con el camino libre, ganó la carrera con más de medio minuto sobre Ascari, proclamándose el primer Campeón del Mundo de la historia.

En 1958, Mike Hawthorn partía como segundo clasificado por detrás de Stirling Moss. El británico a pesar de haber ganado tres grandes premio a lo largo de la temporada, por uno de Hawthorn, tenía que ganar y conseguir la vuelta rápida para tener esperanzas de luchar por el título. El sistema de desechar resultado tenía estas peculiaridades. El Gran Premio de Marruecos en Ain-Diab decidiría el título. Moss hizo su trabajo, ganó la carrera y consiguió el punto extra, pero Hawthorn ayudado por su compañero en Ferrari Phil Hill, consiguió la segunda posición que le permitió conseguir el título. Stirling Moss tuvo que conformarse con el título de constructores que consiguió para Vanhall Vanwall.

En 1974, Emerson Fittipaldi se proclamó campeón del mundo un gran premio antes de concluir la temporada. Eso fue debido a un peculiar sistema de puntuación. El campeonato se dividía en dos partes, contando los siete mejores resultados de las ocho primeras carreras y seis de las siete restantes. En el Gran Premio de Canadá celebrado en Mosport, Clay Regazzoni y Fittipaldi llegaban igualados con Jody Schekter un paso por detrás.

Ninguno de los tres hizo un buen resultado en la calificación, todos por detrás de la quinta posición. No fue una carrera de esas en las que los candidatos estuvieron luchando por la victoria. Schekter tuvo que retirarse, Regazzoni, con un coche con muchos problemas, sólo pudo ser undécimo a cuatro vueltas del ganador, lo que permitió a Fittipaldi proclamarse campeón finalizando en cuarta posición. Para el último gran premio de la temporada, en Watkins Glenn, el brasileño ya era campeón.

En 1986, a la última carrera del año, el Gran Premio de Australia celebrado en Adelaida, Nigel Mansell legaba con seis puntos de ventaja sobre Alain Prost (McLaren-TAG) y sobre su compañero en Williams-Honda, Nelson Piquet. El inglés mantuvo controlada la carrera en todo momento, una tercera posición certificaba su título. Mientras que a Prost y Mansell tan sólo les valía la victoria. El británico vio como a falta de 18 vueltas un espectacular pinchazo en la rueda trasera izquierda le obligaba a abandonar.

En esos momentos Piquet era líder y tenía el título en las manos, pero desde boxes le hicieron parar por miedo a otro reventón, dejando el título en manos de Alain Prost. A pesar de que el McLaren-TAG era inferior al Williams-Honda, el francés pudo contener a Piquet y se hizo con el título.

Tampoco deberíamos omitir las temporadas de 1989 y 1990 con los dos duelos de Alain Prost y Ayrton Senna. En ambas ocasiones la carrera no se decidió en la última carrera, sino en el Gran Premio de Japón, el penúltimo de la temporada. El hecho de que por aquel entonces, al igual que en el pasado, el campeonato se decidiera descartando alguno de los peores resultados tenía estas peculiaridades.

Aunque quizás me quedo con el desenlace del primer incidente. Tras ver como Alain Prost y Ayrton Senna acababan enganchados, el francés se retiraba y el brasileño continuaba la carrera llegando a meta consiguiendo ser campeón del mundo. Posteriormente, Senna sería descalificado por recortar la chicane tras el accidente con Prost entregando el título a Prost.

No nos hemos olvidado de las temporadas de 1964, 1976, 1994, 1997 (imagen que ilustra el post), 2007 o 2008 . En el post de ayer ya contamos como se decidió el título en la última carrera y con un punto de diferencia, así que para completar la lectura, nada mejor que pasarnos por el post.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos