Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. Un Nueva Zelanda descafeinado

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana vamos a aprovechar nuestra habitual sección de las mejores imágenes para de paso hacer el resumen final de la prueba neozelandesa. Y es que prácticamente el séptimo rally de la temporada 2012 del WRC ha seguido el mismo guion de las últimas ocasiones. Los dos hombres de Ford fallan y la victoria e incluso el doblete le queda en bandeja para la dupla de Citroën.

En esta ocasión fue Jari-Matti Latvala el premiado en la categoría del “error del rally”. El finlandés se encontraba durante la primera parte de la etapa del viernes observando la batalla entre los dos Citroën que eran mínimamente beneficiados por salir delante. La salida de pista es típica de Nueva Zelanda, un rally en el que ceñirse al interior de cada enlaza está a la orden del día.

El supuesto primer piloto de Ford tenia la mala suerte de que su rueda delantera derecha se enganchaba y el trompo lo dejaba en la cuneta y enredado con una valla metálica. Los amables aficionados permitieron que Latvala pudiera volver a pista, pero lamentablemente los más de cuatro minutos y medio perdidos le alejaban de la victoria y le ponen en más que imposible la hazaña de conseguir el título de pilotos de este año.

Con ese error y los problemas de Petter Solberg, los dos pilotos de Citroën sólo tenían que tratar de no sufrir una guerra civil dentro de su propio equipo para encarrilar ambos campeonatos. Así fue, y con un Mikko Hirvonen que no posee ni la mitad de rebeldía ni de hambre de victorias que Sébastien Ogier el doblete se consumaba con una nueva victoria de Loeb.

El alsaciano sigue consiguiendo números escandalosos. Digno de destacar es que con este tercer triunfo en Nueva Zelanda, Loeb llega a los 72, casi una sexta parte de los quinientos rallyes que se han disputado desde el nacimiento del WRC. Verdaderamente increíble.

Otro cantar vuelve a ser Prodrive. Tras descartar el Rally de Acrópolis y cruzarse medio mundo para correr en Nueva Zelanda, se quedaron sin ninguna opción después de que Dani Sordo sufriera problemas con el selector del cambio en la primera especial del primer día. De nuevo al igual que en Portugal, un problema con el coche le dejaba al equipo y al cántabro sin posibilidades a las primeras de cambio. Aun así consiguió una sexta plaza y dos scratch que le permiten endulzar un poco el mal sabor de boca.

Al que seguro le quedó un regusto amargo fue a Ott Tanak. El estonio está llamado a ser el nuevo Markko Martin, pero mientras que Thierry Neuville va poco a poco amoldándose al campeonato y sumando scratch y puntos, Tanak suma abandono tras abandono. Lo peor es que en casi todos hay “chapa” y es una situación que empieza a cansar a Malcolm Wilson, su actual padrino y el que le pone el Ford Fiesta RS WRC con la pegatina de M-Sport en pista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos