Compartir
Publicidad

La semana después del rally: Sébastien Loeb se llevó el Superclásico

La semana después del rally: Sébastien Loeb se llevó el Superclásico
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este fin de semana (dentro de tres horas) se disputa el llamado Superclásico del fútbol argentino. Un partido que enfrenta a Boca Juniors contra River Plate en la mítica Bombonera. Pero además de este, la tierra de los gauchos también asistió hace unos días a un verdadero duelo, el superclásico del Mundial de Rallyes. En está ocasión se puede decir que Sébastien Loeb ganó 2 a 1 a Sébastien Ogier. Curiosamente, será el propio Loeb el que hará el saque de honor del partido de fútbol entre boquenses y riverplatenses.

Pero el francés de Volkswagen, actual dominador del campeonato todavía le quedará una oportunidad en Alsacia para conseguir un empate en el tiempo de descuento de un partido que al parecer no tendrá prorroga. Será en Alsacia, dónde Ogier saldrá al terreno de juego (o de batalla) como visitante y ante un Loeb que lo dará todo por intentar despedirse frente a sus miles de fans.

En Argentina lo que decantó un duelo fue un error de Sébastien Ogier. Una salida de pista en una curva larga de derechas, sin posibilidad de corrección por un freno de mano "defectuoso", hizo que Loeb llegara al final de la segunda etapa con una ventaja que a la postre le dio su octava victoria en tierras sudamericanas, la 78ª de su carrera deportiva en el Mundial de Rallyes.

Ogier

Llamó la atención la madurez demostrada por Seb II, que en cualquier otro momento se hubiera lanzado a degüello a por la victoria, pero que en esta ocasión ayudado por los sabios consejos de Jost Capito, entregó la cuchara pensando más en el sexto puesto de Mikko Hirvonen que en el triunfo de su eterno rival. Esto le ha permitido aumentar su ventaja al frente de la general y ya poco a poco ir pensando en cómo celebrará su primer título del WRC y segundo Mundial.

Pero sin duda este rally volvió a estar marcado por la mala suerte del resto de los rivales. Primero era Mads Ostberg el que se tocaba contra una roca y tenía que abandonar, mientras que Dani Sordo sufría un pequeño despiste de su copiloto Carlos del Barrio que terminaba con su segundo vuelco en menos de una semana. Una verdadera pena ya que después de esto los problemas mecánicos acosaron a un Dani que remontó hasta la octava plaza, que se convertiría en una novena al estropeársele la caja de cambios en el último tramo y ser superado por Andreas Mikkelsen.

Tampoco fue el rally soñado por los finlandeses. Jari-Matti Latvala y Mikko Hirvonen se encontraban realizando una prueba muy consistente, con mejores cronos que en pasados fines de semanas. Pero primero un pinchazo del de Volkswagen y después unos problemas eléctricos en el DS3 WRC de Hirvonen, les alejaban de lo que podía haber sido una interesante lucha por la segunda plaza de Ogier.

Ostberg

No nos podemos engañar, Ogier tiene el campeonato muy encaminado, y el hecho de que Sébastien Loeb esté segundo habiendo disputado sólo tres de cinco rallyes de lo que llevamos de calendario no es una buena noticia para la emoción. Parece difícil que se produzca una reacción entre los pilotos de Citroën o incluso que Jari-Matti Latvala le comience a poner las cosas difíciles a su compañero de equipo dada la irregularidad del ex-piloto de Ford.

Si Ogier se mantiene en estos números, no es de extrañar que Seb I ya tenga su sucesor para unos cuantos años. Ahora mismo me cuesta mucho pensar en un rival que esté al nivel de Ogier y menos aún que pueda mantener la regularidad del de Gap. La situación con las marcas tampoco va a ayudar. Recordemos que M-Sport tiene un presupuesto muy limitado, y parece que Citroën tampoco tiene muchas más posibilidades de evolucionar el DS3 debido a los problemas económicos del grupo PSA. Lo dije y lo mantengo, hay nuevo Sheriff en la ciudad y promete quedarse mucho tiempo aplicando su ley.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio