La semana después del rally. Nada ni nadie puede parar a Sébastien Ogier

La semana después del rally. Nada ni nadie puede parar a Sébastien Ogier
Sin comentarios

Cuatro rallyes y tres victorias, una en nieve y dos en tierra. Si a ello le sumamos el segundo puesto en la nieve y el asfalto del Rally de Montecarlo, la ecuación del rendimiento de Sébastien Ogier nos da un diez redondo. Yo no voy a escribir un párrafo completo diciendo que “Ogier es muy bueno” tal y como hizo mi compañero Eloy tras México, pero este fin de semana pasado, en Portugal, ni la gripe, ni una Citroën renacida, ni un rapidísimo Mads Ostberg, ni los problemas mecánicos en su Volkswagen Polo R WRC pudieron pararle.

Y es que el proceso gripal, que obligó al de Gap a tener que decir no a su participación en Fafe en el último momento, también tuvo al piloto de Volkswagen renqueante durante la semana del rally luso. Tanto que se llegó a hablar de la posibilidad de que no pudiera completar toda la prueba. Finalmente no hubo novedades y Ogier consiguió sumar su tercera victoria consecutiva y la décima en el Campeonato del Mundo de Rallyes.

La buena noticia de la cita fue la recuperación de Citroën y sobre todo, la de Dani Sordo. El cántabro ha encontrado por fin los reglajes que necesitaba para sentirse cómodo en el DS3 WRC. Durante el viernes fue capaz de plantar cara a Ogier y un Ostberg que fue muy peleón hasta que uno de los temidos acantilados terminó con su Ford Fiesta RS WRC para el arrastre y con un apagado piloto noruego que empezó muy esperanzado esta temporada. Mikko Hirvonen por su parte, volvió a encontrarse con una segunda posición que le da alas a pesar de no conseguir en ningún momento estar en tiempos de los coches de la marca alemana.

Dani Sordo

Y es que mientras que Fernando Alonso se encaminaba hacia la primera victoria de la temporada en China, los tramos portugueses estaban haciendo sufrir a Volkswagen sus primeros problemas mecánicos serios de la temporada. En el caso de Ogier, fue algo que se pudo solucionar en el enlace (le patinaba el embrague en ocasiones), pero lo de Latvala fue mucho más grave ya que se quedaba sin tracción a las cuatro ruedas y no lo podía arreglar hasta llegar a la asistencia. La oportunidad de oro para el equipo de conseguir su primer doblete, pero que finalmente se tiraba por tierra. Creo que lo tendrán más difícil durante el resto de la temporada.

Otro de los focos de interés estuvo en Robert Kubica. El polaco tenía su segunda experiencia en competición sobre tierra tras el Fafe RallySprint, está vez mucho más difícil debido al kilometraje de los tramos y lo técnico del recorrido. El polaco saldó con buena nota un primer día complicado. A partir del tercer tramo, Kubica se situó en tiempos cercanos a los del líder, Esapekka Lappi, marcando dos segundos mejores tiempos y nunca bajando del cuarto puesto.

Sin embargo, los dos pinchazos antes de la superespecial de Lisboa le dejaban fuera al no poder completar el enlace a tres ruedas. Además, Robert sufrió algún que otro susto en forma de salida de pista, e incluso en una de ellas perforó el radiador. Tras reengancharse por medio del Rally2, los muchos problemas con la caja de cambios no le permitieron seguir aumentando su confianza y era más que evidente sus limitaciones en las curvas más lentas ya que no tiene la misma agilidad que sus rivales para tira del freno de mano. Aun así, se puede dar una buena nota al debut en tierra de un Kubica que ha prometido no rendirse.

Robert Kubica

Las categorías satélite fueron un buen espectáculo este fin de semana. Como ya hemos comentado, la WRC2 estuvo dominada por la que promete ser la próxima gran estrella finlandesa. Esapekka Lappi es lo suficientemente bueno como para que Markku Alén pueda estar tranquilo. En el Mundial Junior, gran regreso de los pilotos españoles a la competición. Mientras que 'Cohete' Suarez se situó desde el primer momento en una cómoda segunda posición, sin llevarse demasiados sobresaltos, Yeray Lemes tiró de experiencia para reponerse del pinchazo en el primer tramo e ir cobrándose una a una victimas. Los rookies fueron cayendo uno a uno y le permitieron subir hasta la tercera plaza del podio, mientras que el canario se lucía con varios scratchs. Un comienzo desde luego prometedor, pero con rivales como Pontus Tidemand, tampoco hay que tirar las campanas al vuelo antes de tiempo.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio