Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. Gracias por tres días inolvidables

La semana después del rally. Gracias por tres días inolvidables
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sin duda el Mundial de Rallyes necesitaba esto. Un fin de semana de emoción, con tramos en directo que llegaran al público en general y que ayude a crear nuevos aficionados que se enganchen a esta droga sana. North One ha desplegado un verdadero operativo para hacernos vivir el Rally de Francia como si estuviéramos en las mismísimas cunetas de Alsacia.

Onboards, planos espectaculares desde el helicóptero y una retransmisión de calidad durante muchas horas llevada por locutores de mucha experiencia y que, en el caso de los narradores ingleses, nos hacen disfrutar prueba tras prueba con la Radio del WRC. Únicamente se echó en falta alguna imagen a pie de tramo y alguna referencia en forma de tiempo final o splits en pantalla. Pero sin duda, para empezar lo han bordado.

Obviamente tras una primera etapa redonda, Dani Sordo comenzó a chupar cámara de mala manera. El Mini del cántabro volaba bajo en una superficie que se amolda completamente a su estilo de conducción. Cómo se podía ver en los planos aéreos, Sordo trazaba con tiralíneas, sin perder tiempo mordiendo cunetas o tirando del freno de mano innecesariamente.

En el lado opuesto estaba Sébastien Ogier. El francés vio el cielo abierto cuando el Citroën de Loeb perdía presión de aceite (finalmente rompía el motor) y a partir de ahí dio una verdadera muestra de lo que es espectáculo en un rally. Nunca ha sido un piloto especialista, y eso lo tiene que contrarrestar con su innegable rapidez y atacando en todo momento cada curva con un pilotaje de calidad bruta y desbocado.

También hay que reconocer que de tener una nueva evolución de motor, unos 20cv más, el Mini podría haber plantado mayor batalla. Esto no es algo que diga yo desde mi posición de redactor español, sino que se podía ver y constatar en los tramos con mayores secciones de subida. Es más en algún momento se llego a ver a Carlos del Barrio pidiendo a Sordo que apretara más, mientras que el cántabro solo podía lamentarse diciendo que el coche “no da más”.

Sin embargo sólo verle pelear con los Citroën oficiales ha sido algo que nos ha subido la moral y que en el lado de la oposición, ha cerrado muchas bocas. El que no ha cerrado ninguna, y no tiene pinta de hacerlo es Kimi Raikkonen. El finlandés se salía de pista al tener que esquivar el frenazo de Henning Solberg en uno de los enlaces. Sin embargo su DS3 WRC no estaba demasiado dañado como para tener que retirarse. Lejos de querer seguir luchando, Kimi, cogió el primer vuelo de vuelta a casa y se fue con el rabo entre las piernas en lo que parece ser una de las últimas oportunidades que tendremos de verle en un coche de rallyes.

En cuanto al campeonato, la clasificación se ha apretado mucho más de lo que podía esperar. Los últimos errores de Loeb y la primera avería mecánica del Citroën han hecho que tanto Hirvonen como Ogier se le acerquen, llegando el de Ford incluso a coliderar la general. La plaza que ocupa el finlandés está muy alejada de los meritos demostrados durante esta temporada y este fin de semana, donde llamó más la atención la decoración del coche que los tiempos del piloto. Más gris que nunca y con más errores, llega a falta de dos pruebas con parecidas posibilidades a las que tuvo en 2009, temporada en la que a mi modo de ver si demostró la calidad que se le presupone.

Por otro lado me gustaría destacar la actuación de dos de los Ford Fiesta RS WRC privados. Tanto Kuipers como Ken Block realizaron uno de sus mejores rallyes en el Mundial. En el caso del holandés está más acostumbrado a este tipo de rallyes, en los que se combina el asfalto con pequeñas secciones de tierra, pero en el del americano, y para ser su quinto rally sobre asfalto, la octava posición conseguida después de la descalificación de Petter Solberg es un muy buen bagaje.

En cuanto a las otras categorías, destacar de nuevo al estonio Ott Tanak. El pupilo de Markko Martin se merece ir teniendo alguna oportunidad para probar los World Rally Cars para que vaya haciendo manos con vistas a competir en el campeonato en 2013. La decepción con Lemes va a ser difícil de superar. El isleño perdió todo el trabajo de una semana por dos excesos de velocidad en un enlace en el que los horarios estaban muy ajustados. Cohete tampoco se libró y le cazaron con el radar en una ocasión.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos