La semana después del rally. Fado con estribillo sorpresa

La semana después del rally. Fado con estribillo sorpresa
Sin comentarios

Así hemos estado durante los cuatro últimos días los que nos ha tocado cubrir la cuarta prueba del Mundial de Rallyes. El rally luso nos ha traído sorpresas y emoción a raudales hasta el final. Tanto es así que los comisarios deportivos nos tenían una sorpresa guardada para el domingo a última hora. La descalificación de Mikko Hirvonen permitía a un sorprendido Mads Øsbterg llegar a su primera victoria en el WRC.

El final perfecto para un rally que empezó con la superespecial de Lisboa. En ella vimos a la gente volcada por completo con los pilotos y la competición pero aun más espectacular fue ver las laderas repletas llenas de colorido y aficionados a pesar de la lluvia. Lluvia que hizo estragos desde el jueves, cuando todos estábamos más centrados en conocer cual de los equipos había elegido la estrategia correcta.

Toda la psicosis creada a raíz de ello se quedó en nada al comprobar que tanto los Ford como los Citroën rodaban a un ritmo parecido a pesar de salir con más de quince puestos de diferencia entre ambos. Sébastien Loeb por su parte cometía un error al que no estamos acostumbrados. En una curva de derechas el galo giraba a la izquierda. Los daños en la jaula antivuelco no le permitieron continuar al día siguiente.

Los Ford no lo tuvieron mucho más fácil. El barro y las numerosas balsas de agua hicieron que tanto Petter Solberg como Jari-Matti Latvala se salieran sin tener opción a reintegrarse a la carrera. La falta de aficionados en la zona hizo que los dos Ford Fiesta se quedaran empanzados en la cuneta e incluso el piloto noruego dañó el embrague de su Fiesta RS WRC intentando volver a pista.

El caso del finlandés es mucho más complicado. Latvala llegaba al Rally de Portugal con dos abandonos y una victoria demoledora. El error de México dejó claramente tocada su confianza, pero tras el primer día parecía que volvía a ser el mismo de siempre. El abandono y los posteriores problemas con la bomba de gasolina sacaron de quicio a un Jari-Matti que tiene que empezar a pensar en tomar decisiones que eviten la caída en barrena de su confianza en su propio pilotaje.

Muy diferente ha sido la actitud de Dani Sordo. El cántabro ha tenido multitud de problemas durante el rally, acumulando cuatro pinchazos, problemas con el freno de mano, con los humos del escape e incluso con el alternador que literalmente le dejó a oscuras cuando ni tan siquiera llevaba cinco kilómetros de competición.

A pesar de ello Dani se repuso y comenzó a marcar scratchs, cuatro consecutivos, demostrando la gran velocidad a la que ha llegado ahora la nueva evolución del Mini John Cooper Works WRC. El resultado en la Power Stage no deja de ser anecdótico por la oportuna lluvia caída, pero superar en tres decimas a un Latvala que intentaba recaudar el mayor numero de puntos posibles en el tramo televisado es algo digno de mención. Habrá que esperar a la próxima participación de Prodrive para saber si este resultado sólo ha sido flor de un día.

En cuanto a la WRC Academy, Fisher mostró un ritmo y una seguridad aplastantes. El australiano ganaba la primera prueba del calendario y se colocaba como líder absoluto. Peor le iban las cosas a Cohete Suarez, al que le costó mucho coger el ritmo y que unos problemas con la caja de cambios durante la mañana del sábado no le permitieron luchar por algo más. A pesar de ello, el quinto puesto es un botín necesario si quiere luchar por el titulo a final de año.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio