Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. El que con ventaja se acuesta…

La semana después del rally. El que con ventaja se acuesta…
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Esta semana no he esperado mucho para realizar el post resumen de la prueba del Mundial de Rallyes. Y es que los tres días de los que constaba el Rally de Argentina han tenido su miga. El viernes me quedaba sorprendido con el espectacular ritmo de Jari-Matti Latvala. El finlandés se ha estado preparando durante los últimos años y ha llegado a un nivel de madurez y de pilotaje que muchos querrían para ellos mismos.

Incluso el asfalto, que ha sido durante mucho tiempo su caballo de batalla, parece estar bastante resuelto. Solo hay que ver las últimas especiales del viernes para darnos cuenta de ello. El finlandés voló sobre las carreteras argentinas a pesar de llevar los reglajes de tierra y se le vio en todo momento completamente concentrado y seguro de sus posibilidades. Desde luego fue la sorpresa del rally.

En el lado completamente opuesto podríamos situar a Sébastien Ogier. Es la segunda ocasión en esta temporada que la joven estrella de Citroën comete un error durante la primera especial del domingo cuando iba primero. En esta ocasión, y a diferencia de en México, la ventaja superior a los 40 segundo le permitía la posibilidad de poder administrarla con sus perseguidores.

Esta vez le volvieron a traicionar los nervios y tras un enganchón en una curva transformaba su World Rally Car en un Citroën DS3 de calle. Obviamente con los daños que llevaba en su coche y con dos auténticos purasangres como Hirvonen y Loeb detrás era de esperar el desenlace final. En el caso del alsaciano la actuación fue mucho más impresionante después de penalizar un minuto el primer día tras un error de Daniel Elena.

Digno de mención también es que los Ford volvieron a sufrir numerosos problemas mecánicos. En el caso de Jari-Matti Latvala una nueva rotura de la suspensión delantera le dejaba fuera de juego. Otro como Block o Villagra acusaron serios problemas de diferencial. Esperemos que la marca del ovalo sepa solucionar estos problemas ya que poco a poco ceden terreno con respecto a los chevrones.

En cuanto a otros temas a seguir, el público también es digno de mención. Los espectadores argentinos, y en especial los cordobeses, poblaron las cunetas del rally. Los datos han indicado que la afluencia había aumentando en un cincuenta por ciento más con respecto a la edición del 2009, obviamente la comparación con la edición de 2010, valedera para el IRC, es imposible.

La televisión también me sorprendió. Sobre todo en el caso de la power stage. El directo, ayudado por el actual copiloto de Dani Sordo, Carlos del Barrio, mejoró bastante y además el tema de realizar un solo corte publicitario de dos minutos ayudó bastante. También fue casualidad que en aquel momento un Latvala al ataque estuviera en el tramo, pero lo más importante era seguir la lucha en directo de los de cabeza. Como conclusión… Un Rally de Argentina espectacular.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos