Compartir
Publicidad
Publicidad

La semana después del rally. El día que fuimos grandes

La semana después del rally. El día que fuimos grandes
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Siete años, 20 segundo puestos y 14 terceros después, Dani Sordo consiguió su ansiada victoria. El cántabro, junto a su inseparable copiloto, Carlos del Barrio sumaba a su palmarés el primer triunfo en el Mundial de Rallyes desde su debut en la máxima categoría en el Rallye de Montecarlo de 2006. Nadie le ha regalado nada y si lo comparamos con otros hombres como François Duval o Mads Ostberg, podríamos decir que la suerte le ha dado la espalda demasiadas veces.

Ahora todo eso ya no importa. Sordo ha conseguido saborear el champán del primer puesto justo cuando posiblemente estaba pasando su momento más amargo de los últimos tres años. Justo cuando muchos comenzaban a pensar que al cántabro se le había olvidado a pilotar. El rally del piloto de Citroën fue de menos a más, con un comienzo un tanto tímido, al que ya nos tiene acostumbrados Dani, pero no perdiendo los nervios.

Volkswagen

La debacle de Volkswagen en casa llegaría más tarde. Aunque ya antes de comenzar la prueba se quedaban sin Andreas Mikkelsen debido a la lesión de su copiloto Mikko Markkula. El noruego es un piloto muy rápido sobre asfalto y hubiera sido interesante ver si era capaz de cerrar el gap que actualmente tienen sobre él sus otros dos compañeros.

Precisamente, tampoco fue el rally de Sébastien Ogier y Jari-Matti Latvala. El Volkswagen Polo R WRC es un verdadero cohete sobre asfalto, esa era una de las últimas esperanzas de M-Sport y Citroën Racing de poder batir a los coches del grupo VAG. Sin embargo, Ogier primero y el finlandés después mandaron con mano de hierro una competición que parecía que iba a ser difícil de arrebatarles. Sin embargo las cosas no salieron como Jost Capito esperaba. Las dos salidas de pista iniciales de sus pilotos terminaron con otras dos que finalmente les dejaron fuera. En esta ocasión, al igual que en Finlandia, parece que las suspensiones no aguantaron el golpe.

Thierry Neuville

En ese momento, Thierry Neuville y Dani Sordo se encontraron con vía libre. El español mucho más experimentado puso toda la presión sobre el joven piloto belga que está llamado a ser un futuro campeón del Mundo. La verdad es que se puede decir que el de M-Sport tuvo mucha suerte ya que tanto el susto del sábado, como el del domingo podrían haberle dejado fuera incluso de carrera. Precisamente la de la última etapa fue un grave error de Neuville, que debido al fragor de la batalla se equivocó y en vez de reducir a cuarta, engranó la sexta marcha haciendo inevitable irse a la cuneta. Incluso fue investigada dicha salida de pista ya que para tratar de perder el menor tiempo posible, Thierry tomó un pequeño atajo que finalmente se quedó sin sanción.

Sordo se llevaba el gato al agua en un final que hubiera sido a la décima de no producirse el incidente de Neuville. El apoyo a partir de ese momento en redes sociales de aficionados, pilotos e incluso el resto de equipos fue mayoritario. El español demostraba ser uno de los más queridos del Mundial y eso llenaba de orgullo tanto a los aficionados como al propio equipo Citroën que ha sido participe en muchos triunfos nacionales en la categoría (dos victorias de Sordo, una de Puras, un Mundial Junior de Dani Solá y otro del propio Sordo). El apoyo de los medios de comunicación también se hizo notable, a pesar de que muchos, debido a la ignorancia se equivocaran en la foto o incluso dijeran que el copiloto de Dani era Mikko Hirvonen.

Per Gunnar Andersson

En cuanto al resto, Mikko Hirvonen demostró que el asfalto le sigue produciendo urticaria. Al menos fue capaz de repetir su mejor resultado en Alemania (dos terceros en 2007 y 2012) pero ha visto como en el Mundial Sordo le superaba en la general y conseguía la primera victoria antes que el supuesto primer piloto del equipo. Mads Östberg por su parte estuvo fallón, lejos de los tiempos y teniendo una salida de pista que arruinó la posibilidad de entrar en el top cinco. Per Gunnar vio una vez más como la diosa fortuna le daba la espalda y dos abandonos tempraneros le impedían poder demostrar de lo que está hecho. Kosciuszko por su parte dañaba algo más que el chasis de su Ford Fiesta RS WRC y terminaba en el hospital aquejado de fuertes dolores.

Ante todas estas circunstancias, Martin Prokop se convertía en el pescador oficial del rally, consiguiendo igualar su mejor resultado en el WRC con una increíble cuarta plaza. Justo detrás de él, los dos animadores del WRC2. En esta ocasión, al igual que en el anterior 1.000 lagos, el resto de pilotos le demostraba a Robert Kubica que no será tan fácil en el futuro si decide continuar en el campeonato y esta vez Elfyn Evans con el nuevo y al parecer “bien parido” Ford Fiesta R5 le apretaba las tuercas haciéndole correr mucho para conseguir una nueva victoria en el campeonato y el liderato provisional a falta de un resultado.

Robert Kubica

En cuanto a la Junior, nos las prometíamos muy felices con nuestros dos compatriotas especialistas en el asfalto, sin embargo, los problemas mecánicos y algún que otro susto dejaron fuera de la lucha por la victoria a Cohete Suarez que terminó quinto y a Yerai Lemes, que tan sólo pudo subir al tercer escalón del podio. Tidemand tiene el campeonato muy encarrilado y será difícil apartarlo de él.

Desde Motorpasión F1 queremos felicitar a Dani Sordo y Carlos del Barrio por su magnífica victoria en el Rallye de Alemania. Esperemos que vengan muchas más.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos