Compartir
Publicidad

La semana después del rally. Balance a mitad de temporada

La semana después del rally. Balance a mitad de temporada
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llegados al ecuador de la temporada (7 de 13 pruebas disputadas) toca mirar atrás para hacer un pequeño balance del Mundial de Rallyes. De buenas a primeras, el titular que le podemos poner a esta primera parte del año es el absoluto dominio que están ejerciendo Sébastien Loeb y Citroën sobre el resto de sus rivales, con una Ford que se muestra en una de sus horas más bajas.

No es la primera vez en los últimos meses que me despacho a gusto con los dos hombres de la marca del ovalo, pero desde luego su temporada(al menos lo que llevamos de ella) deja mucho que desear. Jari-Matti Latvala estaba llamado a ser el gran rival de Sébastien Loeb por el título. Su velocidad, ya contrastada, es su punto fuerte, pero como ya hemos visto, la mala suerte sumada a los errores de pilotaje le han hecho estar en muy lejos de la cabeza de la general.

Obviamente la fractura de su clavícula izquierda no le ha ayudado en su empresa, pero salvo en Suecia, el resto de pruebas han sido un claro ejemplo de la irregularidad que muestra siempre el piloto finlandés. De cara al futuro, Jari-Matti deberá buscar esa estabilidad que te lleva a luchar por el título. No sirve de nada ganar un rally y ser el que más scratch marca durante la temporada, si abandonas dos de cada tres pruebas. Y si no que se lo digan a Colin McRae… ¿Tendrán la misma paciencia en Volkswagen?

Petter Solberg es el caso opuesto. Ya prácticamente en la recta final de su carrera en el WRC, el campeón del mundo de 2003 debía ser la experiencia y la regularidad del equipo. Sin embargo, Solberg ha seguido haciendo de las suyas (tanto por abandonos como a la hora de reglar el coche) y en Ford se han cansado de él a pesar de que sus resultados son mucho mejores que los de Latvala. En los mentideros ya se comienza a hablar de su marcha a finales de año, propiciado también por la finalización de su contrato.

En Citroën la situación es completamente distinta. Aunque al principio parecía que juntar a Loeb y a Mikko Hirvonen en el mismo equipo podía ser reunir de nuevo dos gallos en el mismo corral, el finlandés, con claras muestras de falta combatividad ha aceptado el papel de gregario de lujo del alsaciano. Esto ha permitido a Loeb sumar cinco victorias casi sin “despeinarse” e ir camino hacia su noveno entorchado consecutivo y quién sabe si igualar su record de 11 victorias en una misma temporada.

Aunque si tenemos alguna espinita clavada en el corazón ha sido sin duda la de Dani Sordo. Con un programa muy limitado, y un Mini sin evolucionar, el cántabro comenzaba el año con un magnifico podio en Montecarlo a pesar de un toque contra un puente. A partir de ahí y con las nuevas especificaciones del Countryman, todos esperábamos ver a Dani luchando regularmente por el podio en tierra.

Lamentablemente lo que Prodrive ganó en potencia y rapidez lo ha perdido en fiabilidad. El fallo del alternador en Portugal o el cambio de marchas atascado en Nueva Zelanda le quitó la posibilidad de hacer algo grande. Caso aparte lo que vimos en Argentina, dónde con Ford, Sordo mostró que puede ser perfectamente el piloto que buscan las dos grandes marcas del WRC. Lástima que todo el trabajo del fin de semana se echó por tierra por un fallo eléctrico en la última especial del rally.

Un capítulo aparte se merecen los pilotos privados de Ford. El rendimiento de Mads Ostberg durante esta temporada está siendo más que aceptable. Sin fallos y manteniéndose siempre dentro del Top Five, las oportunidades para el noruego de subirse al podio son muchas, más aún con los errores de los pilotos oficiales de Ford. La victoria en Portugal ha sido un bonito regalo afortunado que otros pilotos como Dani Sordo, hubieran merecido antes.

Evgeny Novikov también ha crecido mucho durante la última temporada. Como ya he dicho anteriormente, el ruso a sus 21 años tiene que agradecer mucho el trabajo y la confianza que le ha mostrado su copiloto. En cuanto a los jóvenes, el rendimiento de Thierry Neuville está siendo por el momento muy superior al de su homologo en M-Sport. Ott Tänak no le ha cogido todavía el “truco” al WRC y la presión que está ejerciendo Malcolm Wilson sobre él no le beneficia en nada.

Aunque a veces me den ganas de ignorarlos no podemos terminar este resumen sin nombrar a los pilotos oficiales de Mini. De Paulo Nobre todos sabíamos que no podíamos esperar grandes cosas aparte de sus shows delante de los micrófonos. El que sin duda está defraudando y mucho es Armindo Araujo. El bicampeón mundial de producción se ha quedado en eterna promesa y sus actuaciones no son mucho mejores a las de su compañero. Muy mala señal para él.

La segunda mitad de la temporada no tiene pinta de cambiar mucho el actual desarrollo. La llegada del asfalto y el que se resuelva muy pronto el título de marcas, puede permitir a los Citroën correr sin demasiada presión, mientras que a los Ford se les seguirá pidiendo resultados. En el caso de Sordo, volverá a ser la ocasión de luchar por la victoria, o al menos por los últimos podios de su fallida etapa con Prodrive.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos