Compartir
Publicidad
Publicidad

La paciencia con McLaren-Honda, ¿tiene un límite?

La paciencia con McLaren-Honda, ¿tiene un límite?
Guardar
56 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado fin de semana asistimos al tercer abandono consecutivo de Fernando Alonso con su McLaren-Honda, algo sin duda a lo que el piloto español no está acostumbrado en su carrera en Fórmula 1. Para más inri, resulta que Fernando es el único piloto sin puntos en este campeonato, junto a Will Stevens y Roberto Merhi, los dos pilotos de Manor. Un dato que podría ser puramente anecdótico...si no se hubieran disputado ya 7 Grandes Premios.

Las declaraciones de Fernando Alonso siguen apuntando, sin embargo, en una línea optimista y esperanzadora, asegurando ver coherencia en todos los movimientos que se van ejecutando en McLaren, y tirando de paciencia para agarrarse a un proyecto que a largo plazo puede ser su última oportunidad en la Fórmula 1 para volver a ganar un título mundial. Pero no nos engañemos: a día de hoy, ese "largo plazo" se debe estar haciendo mucho más largo de lo que todos pensaban.

Las expectativas sobre McLaren eran altas

Con eso no quiero decir que nadie esperara que McLaren estuviera ganando carreras a estas alturas, pero sí generando otras sensaciones totalmente distintas a las que hasta ahora ha transmitido el coche, y muy especialmente el motor. Pelear la posición durante un par de vueltas con el Ferrari de Sebastian Vettel tirando de manos y pundonor no puede ser suficiente para ningún piloto top.

Jenson Button Mclaren Honda

El propio Fernando Alonso perdió por un momento la paciencia cuando su equipo le comunicó en Montreal que tenía que conservar combustible para acabar la carrera. Y es lo más normal del mundo. Si ya tienes un coche lento de por sí, ¿cómo le puedes pedir a tu piloto que vaya aún más lento para acabar la carrera? El propio Alonso hablaba de sentirse como un piloto amateur. Un doble campeón del mundo a estas alturas de su carrera deportiva teniendo esas sensaciones.

Se dice, se especula, que el coche en sí puede estar a la altura incluso del Ferrari, y que incluso podría estar muy cerca de las presta iones del Mercedes para Austria o Silverstone. Pero tiene un gran hándicap a día de hoy: el motor Honda. No sólo es un motor falto de potencia, sino que está mostrando excesivas carencias de fiabilidad. Y si la paciencia debe sustentarse en los éxitos de Honda en la Fórmula 1 de los años 80, creo que es demasiado pedir.

En general, tengo la impresión de que estamos más cerca de que ese "largo plazo" se haga excesivamente largo que de ver el motor Honda entre los mejores de la Fórmula 1. Y eso no es nada bueno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos