Compartir
Publicidad
Publicidad

La estrategia de Sebastian Vettel fue accidental

La estrategia de Sebastian Vettel fue accidental
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

La estrategia a una parada de Sebastian Vettel no fue más que un accidente, según comentan en el equipo. La idea era realizar dos paradas montando las 'option' para el segundo stint, pero por un error de comunicación o de entendimiento, se colocaron ruedas 'prime' en esa primera parada en boxes.

Gracias a esto, pero sobre todo gracias a la habilidad de Sebastian Vettel para conservar las gomas, pudo llegar al final de carrera con los neumáticos aún "con goma", aunque nunca sabremos cómo estaban realmente. A mí personalmente me hubiese gustado ver esos neumáticos en las lonas al acabar la carrera, pero ya sabemos todos que se ha permitido casi hasta el cambio de monoplaza tras la última bandera roja del fin de semana. La estrategia se frustró por ese error, la radio se estropeó en el momento en que en RedBull estaban neutralizando estratégicamente la entrada de Button a boxes al inicio de la carrera, y por cosas que pasan, montaron un juego de 'prime' en el coche de Sebastian Vettel cuando tenían que ser 'option'. Había que rehacer las estrategia y ahí las cosas estaban claras: la manera de sobreponerse a esa "cagada" era alargar al máximo el stint y montar unas 'option' a final de carrera. Vettel fue quien hizo finalmente lo que quiso.

La mejor opción era ir muy, muy largo y además una parada, lo cual en la vuelta 20 pensamos que era un poco agresivo hacer unas 60 vueltas en las 'prime'. Jenson nos hizo la vida más fácil al montar 'option' y luego 'option', entonces fue una cuestión de qué hacer. Era una estrategia arriesgada, pero sebastian hizo que funcionase. El sabía como estaba la situación y condujo acorde a ella para proteger los neumáticos

Prácticamente toda la carrera con un juego de neumáticos. Esto me hace pensar que no haré más caso de Pirelli, ni de la mitad de los comentaristas: Marc Gené comentaba que sí, que iban hasta el final, Pedro de la Rosa decía que era una locura. En realidad, ¿quién lo podía imaginar?

Me rindo esta vez (y otras también) ante Sebastian Vettel porque lo que hizo ayer, ayudado obviamente por la bandera roja, y eso nadie lo puede negar... lo que hizo ayer es una carrera digna de un campeón del mundo. No solo gestionó bien el error en boxes (los errores, si tenemos en cuenta que tardaron el doble de lo normal en el pitstop), sino que gestionó magistralmente las gomas y a los dos pilotos que luchaban con él, en menos de 1 segundo por las calles de Mónaco. Tres campeones del mundo en 0.7 segundos.

Vía | Autosport

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos