Compartir
Publicidad
Publicidad

Jarno Trulli no quiere preocuparse por su futuro y promete centrarse en lo que queda de temporada

Jarno Trulli no quiere preocuparse por su futuro y promete centrarse en lo que queda de temporada
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Jarno Trulli no quiere preocuparse por su futuro y prometre centrarse en lo que queda de temporada, sobretodo ahora que ha conseguido “darle la vuelta a la tortilla”. El piloto italiano ha tenido un inicio de 2011 muy complicado, con una dirección asistida que no le permitía sacar todo el rendimiento del Lotus T128 que él quería. En Hungría se demostró que sigue teniendo manos, y mejoró mucho su rendimiento, con el nuevo sistema de dirección asistida.

Trulli, de quien se ha dicho que está a punto de renovar con Team Lotus para 2012, quiere centrarse ahora en obtener buenos resultados en lo que queda de temporada, y estar listo por si en alguna carrera fuera posible marcar puntos, claro. Pero, ante todo, no quiere pensar demasiado en el futuro. Cree que si es rápido y está motivado, lo demás vendrá solo.

En principio se hará algún anuncio sobre su futuro en las próximas semanas, dice Jarno, pero ahora quiere volver a disfrutar de la Fórmula 1, algo que no sucedía desde hacia bastante tiempo. Reconoce que ahora todo tiene mejor pinta para él, y explica que el peor punto de la temporada lo tuvo en Silverstone, donde dice que se subía al coche sin saber como pilotarlo adecuadamente.

Confiesa que en ese momento comenzó a dudar de su propia calidad como piloto, y quizás ese fue uno de los motivos por los que Karun Chandhok salió en Alemania. Con el nuevo sistema de dirección asistida, pudimos volver a ver un poco del viejo Jarno Trulli. El piloto italiano explica que, siendo un piloto tan preciso como es él, intentaba controlar el coche con lo que sentía, y el antiguo sistema de dirección asistida no le daba las sensaciones “reales” del coche, por lo que intentaba conducir según una información que no era cierta.

Finalmente, ha querido dar las gracias al equipo por todo el trabajo duro y, aunque dice que es obvio que no va a “volar” en la pista, al menos ahora se siente en control del monoplaza, lo cual es ya una importante mejora. Sobretodo con respecto a cómo comenzó la temporada para el veterano piloto, ganador del Gran Premio de Mónaco de 2004, cuando era compañero de Fernando Alonso.

Vía | Autosport.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos