Compartir
Publicidad

Hyundai sigue dando pasos y desvelando secretos de su programa en el WRC

Hyundai sigue dando pasos y desvelando secretos de su programa en el WRC
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ya quedan menos de tres meses para que Hyundai esté viendo la cuenta atrás en los relojes que dan la salida del Rallye de Montecarlo. La sección deportiva de la marca coreana se encuentra a pleno rendimiento y sus pilotos de pruebas (Juho Hänninen, Bryan Bouffier y Chris Atkinson) prácticamente no tienen una semana libre probando durante los últimos meses tanto sobre tierra como asfalto.

Hyundai está siguiendo los pasos de Volkswagen en el hecho de involucrar a la prensa en su proyecto y prácticamente tenernos informados de cualquiera de sus movimientos. La visita a la sede en Alzenau ha permitido a los periodistas de medio mundo conocer más secretos sobre el programa del WRC que se desarrollará los próximos años. Con 72 empleados actualmente trabajando en los i20 WRC (a final de año serán 108) y unos 70 millones de euros de presupuesto, en nada se parece este asalto al Mundial de Rallyes con respecto al de principios de siglo.

Cada una de las unidades costarán en torno a los 500.000€ y se espera que la próxima temporada haya hasta 10 construidas. Seis de ellas serán utilizadas para los rallyes en sí, mientras que las otras cuatro se reservarán para seguir realizando test sacando el máximo partido a los 46 días de test que tienen permitidos los fabricantes por reglamento.

Hyundai i20 WRC

Algo que volverá a empezar sólo unos meses después, cuando el modelo definitivo con el que Hyundai intentará el asalto al título en 2015 ya esté presentado. Un proyecto que desde el principio tiene asegurada 3 temporadas, pero que con la llegada de un patrocinador potente podría prorrogarse. Mientras tanto, y tras el acuerdo firmado entre todos los fabricantes, el equipo de Alain Penasse y Michel Nandan tiene a su disposición siete jokers (tres de motor, uno de software y otros tres para el resto del coche) que les permitirá seguir añadiendo evoluciones al i20 después de su homologación.

Para ello contarán además con la ayuda de un nuevo banco de pruebas que se instalará en la fábrica y que les permitirá seguir desarrollando el motor en vez de subcontratar el trabajo. Sin duda, en nada se parece este programa con el de hace más de una década. Ahora sólo queda que en Hyundai también den con la tecla a la hora de elegir a los pilotos. Tal vez, ni Mikko Hirvonen, ni Chris Atkinson sean los apropiados, sobre todo si comparamos con otros pilotos con mayor experiencia y “hambre” de resultados.

Vía | Drive

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos