Compartir
Publicidad

Gran Premio de Malasia 2003: las primeras veces son siempre especiales

Gran Premio de Malasia 2003: las primeras veces son siempre especiales
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los primeros puntos, el primer podio y la primera victoria son grandes momentos en la vida de un piloto de Fórmula 1. Son momentos inolvidables que marcan para siempre. En el Gran Premio de Malasia de 2003 se vivieron dos de estas situaciones con dos protagonistas que aún lo fueron la semana pasada en Australia. Los dos pilotos que van en cabeza del campeonato del mundo de Fórmula 1 2013. Hace diez años empezó todo para ellos.

Kimi Raikkonen obtuvo su primera victoria tras un 2002 muy competitivo con McLaren aunque sin victorias. El merecido primer triunfo tenía que acabar llegando, pero que lo hiciera con un coche que no era más que una evolución del del año anterior resultó una sorpresa. También resultó toda una sorpresa que en solo su segunda carrera con un coche competitivo, Fernando Alonso marcara la pole position y consiguiera su primer podio en la categoría reina.

La Fórmula 1 iba a vivir una temporada de infarto en la que tres pilotos iban a jugarse el campeonato. Kimi Raikkonen, Juan Pablo Montoya y Michael Schumacher fueron los protagonistas del año. También tuvo un lugar especial como revelación de la temporada un joven asturiano llamado Fernando Alonso, que sorprendió a propios y extraños con una pole position el sábado, justo por delante de Jarno Trulli. Quedaba demostrado que el Renault, con su motor revolucionario con el ángulo de la V de 111º, funcionaba bien en Sepang.

Sepang 2003 Salida F1

La salida tuvo uno de los momentos importantes de la carrera. Michael Schumacher, quien siempre ha sido un piloto más de carrera y por lo tanto era el principal candidato a la victoria, se tocó con Jarno Trulli en la segunda curva y tuvo que entrar a cambiar el frontal de su coche. Además, recibió una penalización en forma de drive through, lo que le hizo perder cualquier opción de victoria. Por delante, Fernando Alonso comandaba en solitario.

Todo esto, sumado a los problemas de Montoya por un toque con Antonio Pizzonia y al abandono de David Coulthard, dejó a Kimi Raikkonen en segunda posición y a Nick Heidfeld en tercera, aunque pronto fue superado por Rubens Barrichello. Cuando llegaron las primeras paradas en boxes quedó claro que Alonso había podido marcar la pole position por haber clasificado con menos carburante. Fue el primero en parar y esas cinco vueltas en las que Raikkonen pudo seguir en pista hicieron que saliera de boxes delante.

Barrichello no lo consiguió y volvió a pista en tercera posición, aún por detrás del Renault. El ritmo del brasileño y del español eran parecidos y el único motivo que decantó la balanza hacia uno de ellos fue la menor carga de gasolina en el coche de Alonso, que por haber parado en boxes más pronto la primera vez, hizo lo propio la segunda. Barrichello estuvo tres vueltas más en pista y eso le valió la posición, saliendo de boxes por delante del piloto de Renault.

Kimi Raikkonen 2003 Victoria Sepang

En ese momento, Kimi Raikkonen aún no había parado y seguía marcando buenos tiempos. Siendo el último en parar, eso le dió aún más margen. Paró dos vueltas más tarde que Barrichello (cinco más que Alonso) y tras volver a pista poco a poco extendió su liderato hasta el final. Esto supuso que su primera victoria llegó sin emoción y con 39 segundos de ventaja. A pesar de todo, fue un gran día para McLaren, que veía así como su joven segundo piloto se convertía en una estrella del futuro.

Ese resultado junto al tercer puesto de Australia le daba al finlandés el liderato del campeonato y suponía, además, la segunda victoria de McLaren en dos carreras, con un coche que a priori no debería estar delante. El MP4-17D se usaba como coche para salir del paso mientras se preparaba el MP4-18. Era una versión evolucionada del coche de 2002. En McLaren supieron sacarle todo el potencial y a final de año, Raikkonen se quedó a dos puntos del título.

En cuanto a Raikkonen, marcaría muchos podios pero no volvería a ganar hasta un año y medio después, con motivo del Gran Premio de Bélgica de 2004. Quien también tuvo un final feliz ese día en Malasia fue Fernando Alonso, encantado con su primer podio, que se vería acompañado por tres más en 2003, contando la victoria en el Gran Premio de Hungría. Lo que está claro es que ese día en Malasia, dos pilotos dejaron claro que tendrían una gran importancia en el futro de la Fórmula 1.

Fernando Alonso 2003 Copa Sepang
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos