Compartir
Publicidad
Publicidad

Gran Premio de Europa 1993: Ayrton Senna realiza una exhibición bajo la lluvia en Donington

Gran Premio de Europa 1993: Ayrton Senna realiza una exhibición bajo la lluvia en Donington
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Gran Premio de Europa de 1993, disputado en Donington, bajo la lluvia, y con exhibición de Ayrton Senna, está considerada como un clásico de la era moderna de la Fórmula 1. Es posible que ello se deba en parte a que el protagonista fuera el brasileño, a que el año siguiente sucediera lo que todos sabemos, en Imola, pero lo que no se puede olvidar es que la carrera fue espectacular, y su actuación, digna de entrar en los anales de la historia.

Pero empecemos por ponernos en situación. Honda abandonó la Fórmula 1 al terminar la temporada 1992, y a McLaren no le queda otra opción que recurrir a Cosworth y a sus V8, que no llegan a la potencia de los Renault V10, y evidentemente tampoco a la de los Ferrari V12. El equipo de Ron Dennis se ve lastrado por un motor que ni siquiera es igual de potente que el de los rivales de Benetton, que tienen el mejor material de Cosworth. Con este panorama, Ayrton Senna firma con McLaren, bajo la condición de que cada contrato es para una sola carrera.

Evidentemente, a Dennis esto no le hace ninguna gracia, pero el talento de Senna no hay que soltarlo fácilmente, y así, el tricampeón brasileño acabará disputando toda la temporada, firmando carrera a carrera. En Suráfrica, primera carrera del año, un gran premio durísimo en el que solo acaban cinco pilotos, Ayrton Senna termina a casi un minuto y medio de Alain Prost y el todopoderoso Williams. Parece ser un aviso de lo que está por venir, pero en Brasil, en casa de Ayrton, la lluvia le da la posibilidad de llevarse una gran victoria que, combinada con el abandono de Prost, le hace llegar a la tercera carrera como líder del campeonato.

Salida GP Europa F1 1993

Llegamos entonces a Donington con unos puntos que no se corresponden con la realidad de la Fórmula 1 de 1993. Ayrton Senna tiene 16 puntos, por 10 de Alain Prost. No es una gran diferencia, pero está delante el piloto de McLaren, con un coche que no está a la altura. En los entrenamientos, esto queda claro, cuando los Williams copan la primera fila, siendo Alain Prost el pole-sitter, claro. Michael Schumacher, tercero con el Benetton, está a un segundo y medio de la pole, un segundo y dos décimas de la segunda posición. Estamos hablando de un circuito en el que la pole está en 1:10.458, así que el dominio de los coches de Frank Williams es total.

Pero en la Fórmula 1 puede pasar de todo, y suele ser el caso. El domingo llueve. Diluvia. Ayrton Senna debe sonreir solo de pensar lo que puede obtener. Pero en la salida, Schumacher pierde tiempo, y el defender su posición sobre Senna causa que un sorprendente Karl Wendlinger con el Sauber les adelante a los dos y se sitúe en tercera posición. El talento del austríaco era espectacular, pues salío de la misma escuela que Michael Schumacher y Heinz-Harald Frentzen. Una lástima que nunca llegáramos a saber lo que podría haber hecho, por culpa de su accidente en Mónaco.

Volviendo a la carrera, Senna es quinto, pero en la segunda curva ya adelanta a Schumacher, y hace lo propio con Wendlinger en la tercera, de forma espectacular. Michael Schumacher le imita y lo consigue, pero Michael Andretti se lleva por delante el Sauber, terminando la carrera de ambos. Curva siete, y Senna es segundo, tras superar a Damon Hill. Solo hay un obstáculo, que se llama Alain Prost, y que es superado en la curva diez, la penúltima del circuito. Todo esto podría haber sucedido durante una carrera entera, pero sucede en una sola vuelta.

Primera vuelta GP Europa F1 1993

Por detrás, mientras empezaba a secarse la pista, Rubens Barrichello destacaba, con un modesto Jordan, detrás de los principales protagonistas del campeonato. Tras haber cambiado a neumáticos de seco todos los pilotos, vuelve a llover, y Schumacher se la juega quedándse en pista, lo que al final causa una salida de pista que termina con su carrera. Pero tenía razón el alemán, y pronto se vuelve a secar el circuito, todos los pilotos vuelven a parar para poner neumáticos de seco, y Ayrton Senna pierde 20 segundos de más en dicha parada para cambiar neumáticos.

Ni que decir tiene, que volvería a llover de nuevo, y la mayoría de pilotos volvieron a parar para cambiar neumáticos, pero Senna no lo hizo… lo que fue una decisión acertada, pues de nuevo dejó de llover y la pista se secó, lo que le ayudó a recuperar el tiempo perdido anteriormente. Alain Prost tuvo problemas con su parada en boxes, pues caló su coche, y bajó a la cuarta posición, a una vuelta del líder, Senna. Rubens Barrichello era segundo, en lo que seguro causó un momento de alegría en Brasil. Pero, con la lluvia de nuevo haciendo acto de presencia, el de Jordan paró para cambiar neumáticos… pero no llovió lo suficiente, y volvió a parar.

Rubens Barrichello, Jean Alesi, Michael Schumacher y Ukyo Katayama GP Europa F1 1993

Esas dos paradas fastidiaron la carrera de Rubinho, lo que le daba la segunda posición a Damon Hill, aunque a una vuelta de Senna, ahora. Barrichello se mantenía en tercera posición, pero un problema con el sistema de gestión de la gasolina le obligó a abandonar. Con todo ello, al final Senna ganó una carrera loca, delante de Damon Hill y Alain Prost. Hay que decir que es divertido ver que Senna paró cuatro veces, Prost lo hizo en siete ocasiones (un récord que aún persiste en la Fórmula 1) y el cuarto clasificado, Johnny Herbert, tan solo una vez.

Una anécdota divertida de la carrera es que, en la vuelta 57, Senna entró a boxes, pero el equipo no estaba preparado. Por lo tanto, el brasileño siguió por el pit-lane, sin pararse, lo que supuso… que marcara la vuelta rápida de la carrera. Resulta que la última curva es bastante más larga que el carril de entrada a boxes, por lo que en realidad se trataba de un “atajo” que nadie había visto. Claro que nadie lo utilizó como tal, y no está demostrado si el tiempo perdido después de pasar por la línea de meta era demasiado como para que al final saliera a cuenta.

Ayrton Senna lluvia GP Europa F1 1993

Lo cierto es que al final, para la vuelta rápida, por así decirlo, sí salía a cuenta, y Ayrton Senna, en Donington 1993, con motivo del Gran Premio de Europa, marcó la única vuelta rápida de la historia de la Fórmula 1 que se ha hecho pasando por el pit-lane, por muy inverosímil que parezca. Donington vió solo esa carrera de Fórmula 1, pero la realidad es que fue una auténtica locura, y se ha convertido en un clásico de la Fórmula 1. Quizás ganó Senna, con los Williams en las otras posiciones del podio. Pero la carrera tuvo de todo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos