Compartir
Publicidad

GP de Brasil de Fórmula 1. Nico Hülkenberg consigue una pole necesaria para el y para el equipo

GP de Brasil de Fórmula 1. Nico Hülkenberg consigue una pole necesaria para el y para el equipo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cinco años y 99 carreras han pasado desde que el 29 de mayo de 2005, Nick Heidfeld consiguiera la pole position en el Gran Premio de Europa celebrado en el circuito de Nürburgring. La última pole para Williams F1. Si miramos a el casillero de victorias, aún ha pasado más tiempo, la última la logró Juan Pablo Montoya en el Gran Premio de Brasil (bonita casualidad) de 2004. Desde entonces los aficionados a Williams tan sólo hemos podido saborear tres podios. Hasta hoy. La pole de Nico Hülkenberg nos devuelve la ilusión perdida.

Cuando comenzaba la calificación y en la televisión sobreimpresionaban la clasificación, mis ojos se han fijado en la igualdad entre Force India y Williams. Las dos escuderías se están jugando ser la sexta mejor escudería de la parrilla y tan sólo tres puntos separan a Force India de Williams. Los mismos puntos que separan a Vitantonio Liuzzi de Nico Hülkenberg. La igualdad entre pilotos es máxima.

Tras el dato he pensado que Williams podía, tenía en sus manos, conseguir esa sexta posición. En los últimos tiempos hemos podido ver a los monoplazas de Grove habitualmente en la Q3 y hoy hemos visto como tanto Nico Hülkenberg como Rubens Barrichello se colaban entre los 10 mejores, dejando fuera a dos pilotos y monoplazas, a priori, superiores; Nico Rosberg y Rubens Barrichello Jenson Button.

Pero parece que hoy era el día de Nico Hülkenberg. La Q3 del joven piloto aleman ha sido de chapó. En cada intento a marcado la mejor vuelta y su tiempo definitivo ha sido un segundo mejor que el conseguido por Sebastian Vettel, segundo clasificado. Pole de órdago para un piloto que en las últimas semana estaba en entredicho. por cierto, tampoco hay que olvidar la sexta posición de Rubens Barrichello. Los dos pilotos entre los seis mejores. Y no, no es un sueño.

No hay nada mejor que acallar los rumores con una pole, aunque mañana la tendrá que refrendar con un buen resultado. Tras una temporada complicada, Nicho Hülkenberg ha dado un puñetazo sobre la mesa. Aquí estoy yo y aquí está mi conducción. No era lógico que un piloto con el palmarés previo del alemán (con el de Lewis Hamilton quizás el mejor de los actuales pilotos) tardara tanto en eclosionar. Ha tardado, pero ya ha salido del huevo. Esperemos que tan sólo sea la primera actuación de muchas.

Además, es verdad, el Williams no es el mejor coche de la parrilla, ni mucho menos, pero el saber hacer del equipo inglés les permite trabajar el coche a lo largo de la temporada y ser competitivos hasta las últimas carreras. El trabajo se nota y ya lo he dicho. En los últimos grandes premios los Williams han estado ahí.

Ahora sólo queda que Williams F1 tome la decisión correcta. Llevo argumentando semanas que dejar marchar a Nico Hülkenberg sería un error muy grave en Williams. Y creo que esta pole debería servir para que algunos vean la luz. Los millones de Pastor Maldonado son un dulce muy apetitoso, pero Hülkenberg ya es un piloto de Fórmula 1 y eso es lo que necesita Williams F1.

En Racingpasión | GP de Brasil 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos