Compartir
Publicidad

GP de Alemania 2011: análisis de Nürburgring

GP de Alemania 2011: análisis de Nürburgring
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Llegamos a uno de los circuitos más míticos en el Gran Premio de Alemania de Formula 1, o al menos parte del trazado actual puede considerarse así. Nürburgring hoy, con la configuración de Gran Premio, nunca será lo mismo que Nürburgring ayer, el famoso Nordschleife. Sin embargo creo que es un circuito interesante aunque parece que no le quedan muchos telediarios en la Formula 1. De momento nos toca darle un vistazo a la pista tal como está hoy, y a eso mismo vamos enseguida.

Nürburgring tiene 5148 metros de longitud y los monoplazas darán un total de 60 vueltas para cubrir 308,880 km. En general la pista es variada y cuenta con puntos clave por encima de otros, como por ejemplo la imponente primera curva, a derechas y con una fuerte frenada que es en bajada y tras sacar chispas a través de la recta de meta. Me imagino que lo crítico de esta frenada puede haber jugado en favor de la zona de activación del DRS, aunque en realidad siempre será mejor a zona que han decidido que la recta de meta. Ya deshecho el pequeño lío que acabo de formar con esa frase, seguimos. Otro punto importante de Nürburgring es la horquilla Dunlop, una 180º (un pelo más si no me falla la vista) que se ataca llegando en bajada, también. Es importantísimo en este punto una muy buena capacidad de tracción para salir lo más rápido posible de cara a las S de Schumacher, una rápida S (como su nombre indica) a la que hay que llegar disparado y con buen agarre aerodinámico para no perder ni un cochino km/h. De ahí llegamos a la curva 10, zona de detección del DRS y comienza una de las partes más interesantes del circuito para uno que escribe.

Después de la S lenta que forman las curvas 10 y 11, pasamos a otra espectacular bajada en la que el DRS podrá ser activado, para lanzarnos a tope hacia la curva 12 (rápida, rapidísima como que es de "a fondo") y afrontar el fuerte repecho antes de la chicane NGK. Aquí hay que tener dos cosas bien puestas: una no os la digo pero se entiende por la poca visibilidad que hay... y la otra una capacidad de frenado bien equilibrado, además de la tracción necesaria para salir con mejores condiciones que los rivales y afrontar la última curva del circuito.

Como este año no hay repostajes, de poco nos sirven las lecturas estratégicas del último GP que se celebró aquí, sin embargo seguramente la diferencia de tiempos entre la primera vuelta de carrera y la última sea considerablemente más amplia que en otros circuitos. Sumando una exigencia de carga aerodinámica tirando a alta y que las exigencias a los neumáticos serán "medias" (lo digo por los compuestos elegidos) tenemos todos los ingredientes ya. Pero como llueva, que es lo más probable viendo el tiempo que nos espera, las cosas cambiarán aún más.

Fuente | Formula 1 En Motorpasión F1 | Gran Premio Alemania Fórmula 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio