Compartir
Publicidad
Publicidad

Fernando Alonso no tiene nada más que demostrar

Fernando Alonso no tiene nada más que demostrar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Ayer mi compañero Hunaudieres lanzó la pregunta y yo hoy doy mi respuesta. Fernando Alonso no tiene nada que demostrar a estas alturas de la vida y de su carrera deportiva. Ayer se lió parda en los comentarios y voy a empezar mi opinión sobre el tema cambiando la pregunta para que sea: ¿a quién tiene que demostrarle algo Fernando Alonso?

Los pilotos de Formula 1 son gente de una pasta muy especial, es lo que tiene jugarse la vida circuito a circuito gestionando la presión y el desgaste físico y el mental. Las carreras de Formula 1 tienen hoy en día una componente estratégica brutal comparado con veinte años atrás, y desde luego son algo que ninguno, o casi ninguno de los que pasamos por aquí seríamos capaces de hacer ni con un año de entrenamiento. Ni con diez seguramente.

El primer rival de un piloto de Formula 1 es él mismo; después su compañero de equipo y más tarde el resto de pilotos de la parrilla. Pero si un piloto de Formula 1 no sabe quién es, qué es capaz de hacer y no está convencido de que da la talla y es el mejor, ¿qué le queda? Ser un segundón, un piloto gris que pase sin pena ni gloria. O bien un piloto que entra en el paddock con una buena chequera.

Mi interpretación de las palabras de Fernando Alonso el domingo la tengo muy clara: no tiene nada que demostrarse a sí mismo, que es el que importa. No tiene que demostrar nada a su equipo que agacha la cabeza sabiendo que no han estado a su altura en bastantes ocasiones durante la temporada; no tiene nada que demostrar a sus rivales que lo respetan y lo temen en la pista.

Fernando Alonso y Mark Webber

A los aficionados no tiene que demostrarnos nada, no es necesario porque somos precisamente aficionados, incondicionales o como queráis llamarlo. Algunos dicen fanáticos, yo me quedo con que tenemos un gran piloto español acaparando atención internacional y lo hemos visto demostrar un nivel al volante que ni siquiera entendemos por mucho que pretendamos que sí.

Vivimos los momentos más dulces del automovilismo español con Carlos Sainz primero, y años más tarde con él al mostrarnos que la Formula 1 podía firmar en español. Nosotros no somos accionistas de Fernando Alonso para pedirle cuentas. No es como en el fútbol, que un socio de un club puede exigir a “sus” jugadores. Señores no, esto no es fútbol por suerte.

Estamos agradecidos (muchos) de que sea una figura de la Formula 1, dejando de lado números, estadísticas y comparaciones que son siempre tendenciosas. No hay peor arma que una estadística mal interpretada. Siempre habrá el que con nombre y apellidos diga que las órdenes de equipo tal o cual; que si se queja o no; que si se cree el mejor o que no. En la vida, hagas lo que hagas, siempre va a haber uno que te de la razón y otro que haga todo lo contrario y al interesado, que es Fernando Alonso, le debe resbalar.

Termino contestando a una parte del post de Hunaudieres, con todo el respeto que sabe que le tengo:

Parece que a Alonso le da igual agrandar su mito

Exacto. Eso es lo que para mí lo hace grande. El mito no lo forja el protagonista, sino nosotros, la afición. El mito es siempre posterior al sujeto. Por eso Fernando Alonso tiene su hueco ya, al ser el primer español en lograr una victoria en F1, en lograr un campeonato, en lograr un bicampeonato, en ser piloto titular y deseado en Renault, McLaren y Ferrari…

Disclaimer: no estoy de acuerdo con la opinión de Hunaudieres, pero él y yo lo sabemos, y o sabemos aquí o delante de unas cañas. Lo que sí no me ha gustado nada es lo gratuito de algunos comentarios en su post, y ya os adelanto que me espero artillería similar en este artículo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos