Compartir
Publicidad

El proyecto Peugeot para el Dakar 2015 toma forma y ya es un secreto a voces

El proyecto Peugeot para el Dakar 2015 toma forma y ya es un secreto a voces
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ha llegado el momento de dejar de considerar al proyecto de Peugeot en el Dakar como rumor. La vuelta de la marca del león a los raids parece que se hará efectiva 30 años después del último triunfo de los galos sobre la arena del desierto, algo similar a lo que ha ocurrido este año con la subida a Pikes Peak. Hacía 25 años de que Ari Vatanen al volante del Peugeot 405 T16 rebajara el record de la mítica carrera hacia las nubes.

Si para la montaña del colorado contaron con nada menos que Sébastien Loeb, Peugeot quiere tener un equipo a la altura del regreso al Dakar tres décadas después. El propio Loeb, Carlos Sainz y Stephane Peterhansel forman un tridente capaz de hacer temblar a cualquiera. Difícil es imaginar un equipo que pueda de impedir la victoria a uno de estos hombres, menos aún contando con el apoyo oficial de equipo de la experiencia de Peugeot Sport.

Si hace unos días era Peterhansel el que reconocía contactos, ayer era Carlos Sainz en el Madrid Motor Days el que hablaba abiertamente del proyecto Peugeot asegurando que es un secreto a voces su regreso y que el diría que es algo "casi seguro". Aun así, el madrileño ha preferido echar balones fuera diciendo que si llega una oferta la estudiaría. Declaraciones que contrastan claramente con las de Monsieur Dakar, que hace una semana afirmaba que ya se habían producido algunos contactos entre los galos y el matador.

Peugeot Sport

Por el momento, el que más probabilidades tiene de formar parte de este nuevo equipo es Sébastien Loeb. El alsaciano siempre ha estado abierto a nuevos retos, siempre y cuando se le ofrezcan garantías de victoria. Además, su acuerdo con Citroën en el Mundial de Turismos le permite tener el mes de enero libre y seguir estando en la órbita del grupo PSA, su casa. Si a ello le sumamos que Red Bull estaría interesada en entrar en la ecuación de Peugeot más Dakar, tenemos todas las incógnitas despejadas. Sólo faltaría el sí del nueve veces Campeón del Mundo de Rallyes.

Más difícil está en el caso de Sainz. El español actualmente tiene un contrato de consejero con Volkswagen, la cual le permite correr el Dakar siempre que lo haga con una montura no perteneciente a otro fabricante de automóviles rival. Esto ha limitado mucho al ganador del Dakar 2010 a la hora de estudiar nuevas ofertas y es algo que puede obligarle a elegir entre PSA o VAG en 2015. Sabemos que el poder de Red Bull lo puede todo, y Carlos, como piloto patrocinado por la marca de las bebidas energéticas seguro que está en la lista de futuribles, pero es complicado pensar en que los alemanes le permitan este escarceo sin romper dicha colaboración que actualmente los une. Veremos qué pesa más en la decisión de Sainz

Peterhansel también tiene una tesitura complicada. El francés obviamente quiere unirse a Peugeot para disputar los que pueden ser sus últimos Dakar. Sin embargo, en su caso, además del acuerdo que actualmente lo une a X-Raid, también lo ata su patrocinador principal, Monster Energy, principal contrincante de Red Bull en el fructuoso negocio de las bebidas que dan alas. Aunque este desde luego no parece ser el principal escollo. Según las últimas informaciones, los abogados de Stephane luchan por romper el contrato renovado unilateralmente por Sven Quandt hasta 2015. Incluso Peterhansel podría pagar una penalización para poder acabar con dicho acuerdo y correr con sus compatriotas.

Peugeot Sport

Nani Roma y Nasser Al-Attiyah se quedarían como hombres fuertes de la escuadra X-Raid de producirse todo este movimiento. Peugeot también ha querido guardarse un AS en la manga por si Loeb, Sainz o Peterhansel fallan. Guerlain Chicherit, que competirá en 2014 con el buggy cedido gentilmente por Eric Vigouroux, es el plan B por si alguno de estos hombres falla. Al piloto parisino también lo condiciona su acuerdo con Monster, aliado suyo durante muchos años.

En cuanto al coche, ya sea con silueta del 208 o del 3008, lo que está claro es que será un buggy de tracción trasera. Peugeot ya se habría puesto en contacto con varios equipos encargados de fabricar este tipo de modelos, e incluso se ha hablado de que intentaron comprar a PH Sport los modelos fabricados por Nasser Al-Attiyah junto a Jefferies Racing. Sin embargo, parece que alguien se les adelantó (los rumores apuntan a X-Raid). La confirmación oficial podría llegar para marzo, me en el que se espera que Peugeot Sport homologue su nuevo R5, mientras que los primeros test podrían llegar en julio. Demasiados datos para pensar que esto sólo es un rumor.

Vía | Marca Recreación | AUTOhedbo (edición impresa)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos