Compartir
Publicidad
Publicidad

El pasado de... Helmut Marko

El pasado de... Helmut Marko
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Helmut Marko es conocido por ser el hombre en la sombra que aconseja a las altas esferas de Red Bull Racing. Jaime Alguersuari decía que su futuro estaba en las manos del Dr. Marko, siempre se le ve cerca de Sebastian Vettel… Parece que sea una especie de maestro de marionetas, el que mueve los hilos de Red Bull Racing, y a mi al menos me picó la curiosidad por saber más sobre este curioso personaje, y por profundizar un poco más en lo que sabía de forma muy “ligera”.

Es contemporáneo de otro grande, Jochen Rindt, el único campeón del mundo a título póstumo tras su fatal accidente en Monza 1970. Helmut Marko fue amigo del gran Rindt y se interesó también por las carreras. Eso no le apartó de sus estudios de derecho, que consiguió finalizar, y a su vez los estudios no le privaron de meterse en el mundo de las carreras con algunos éxitos remarcables.

Victoria en las 24 Horas de Le Mans 1971, récord en la Targa Florio 1972

p080668.jpg

Helmut Marko venció en 1971 las 24 Horas de Le Mans a los mandos de un precioso Porsche 917 decorado por Martini, y teniendo como compañero a Gijs van Lennep. Esa victoria no solo hace que su palmarés ya sea suficientemente impresionante (no todo en el mundo es F1) por ser una de las pruebas de referencia a lo largo de la historia del Automovilismo.

Lo verdaderamente destacable es que el récord de distancia recorrida permaneció inalterable hasta 2010, recorriendo ese mismo Porsche 917K nada menos que 5.335,313 km a una velocidad media de 222,304 km/h. Mis respetos.

La aventura de la Targa Florio es otra muesca en un gran palmarés, pues a pesar de que no era muy partidario de la prueba por sus evidentes fallos en temas de seguridad, en 1972 se lió la manta a la cabeza a los mandos de un Alfa Romeo 33 y consiguió recorrer 72 km de carreteras de montaña en 33’41 a una velocidad media de 128,253 km/h. Y ese récord es para siempre jamás, porque fue la penúltima edición de la Targa Florio. La carga sobre el coche de Arturo Merzario y Sandro Munari debió ser épica, recortándole aproximadamente dos minutos y perdiendo la prueba por escasos segundos.

Mientras tanto el Dr. Marko participó en unas cuantas pruebas de F1, sin demasiado éxito hasta un día de 1972, en el GP de Francia, cuando tras calificar en tercera fila por delante de gente como Fitipaldi o Francois Cevert. La mala suerte quiso que, circulando dertás de Fitipaldi, éste levantase una pequeña piedrecilla que fue catapultada hacia Marko, entrando por la visera y dejándolo parcialmente ciego de un ojo.

Evitando un accidente más que probable (y fuerte), se apartó a un lado de la pista y ahí terminó su carrera como piloto. Una verdadera pena, pero en los años siguientes fue forjando su carrera como cazatalentos, principalmente austríacos y entre “sus pilotos” figuran nombres como Gerhard Berger y Karl Wendlinger. Tuvo un equipo de Formula 3000 y otro de Formula 3 (RSM Marko) hasta que los vendió. En ese equipo de Formula 3000 formó en parte a Juan Pablo Montoya (formando parte del programa Red Bull de pilotos con talento) y más tarde pasó a formar parte de la familia Red Bull Racing como consultor / asesor.

Desde luego no es un cualquiera este hombre. Espero que hayáis disfrutado los que no conocíais la vida pasada de este intrigante personaje, y para los que ya lo sabíais todo, valga como un pequeño homenaje a otro ex-piloto austríaco que, creo, podría haber llegado a ser vencedor de algún GP.

Más información | Grandprix.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos