Compartir
Publicidad
Publicidad

El culebrón de la F1 en punto álgido

El culebrón de la F1 en punto álgido
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con lo que se está leyendo últimamente, igual nos podemos llevar alguna que otra sorpresa durante la cita en el Tribunal de Apelación del próximo día 14. Ya se está dando casi por hecho que Williams, Brawn GP y Toyota no recibirán más que la reafirmación de que sus coches y diseños cumplen con el reglamento. Pero con tanta zancadilla que se ha querido dar, hay heridas abiertas que todavía escuecen y otras que hay mucho interés en que cicatricen (caso de McLaren).

De Williams corre el rumor de que tienen información de soluciones aerodinámicas aplicadas en los F1, que implicarían a más de la mitad de la parrilla. Aunque por lo visto se guardarán esas sospechas y acusaciones, en pro del interés de la F1. ¿Lanzan la piedra y esconden la mano, o será un aviso con todas las de la ley de la escudería de Groove a todos los que están buscando tanto las cosquillas últimamente? Ojo: Ferrari es una de las que está en ese saco de hipotéticos perjudicados.

Por otro lado está el caso de McLaren que es para el próximo 29 de este mes. La escudería de Woking tiene más problemas internos de los que parece. El próximo 14 estará en el Tribunal de Apelación por el tema de los difusores exclusivamente de forma presencial, no porque pretendiera hacer ninguna alegación. Se ha conocido que Dave Ryan, ya despedido de McLaren no estará en la comparencencia del 29 si él no quiere, aunque la FIA le solicitara estar presente pues sólo se puede obligar a ello a empleados de las partes implicadas.

Eso no significa que McLaren se pueda ir de rositas, aunque les podría corresponder como castigo hasta la expulsión de la F1. Como mínimo, recibirán un castigo económico. Pero el tema de las mentiras le han hecho más daño interno si cabe: cada vez suena más fuerte la posible destitución de Martin Whitmarsh, actual Director de la escudería McLaren, que tras lo de Australia tiene su futuro en manos de los accionistas. Por si fuera poco a Mercedes no le está gustando nada todo este asunto que le salpica de lleno quiera o no, por lo que por boca de Norbert Haugh ya se ha hecho oír:

“Esta situación no es en absoluto positiva para Mercedes. Si la situación se hace insostenible, nos reuniremos en Stuttgart y tomaremos una decisión.”

Difícil situación y trago que están pasando ahora mismo en Woking. Pero tranquilidad, porque Ralf Schumacher tiene la solución. Especialmente al caso de McLaren. Tengo muy claro que se le ha pegado algo de Niki Lauda:

“Se puede decir que es imperdonable, pero yo digo que deberían ser perdonados. Me pregunto por qué la FIA lleva esto aún más lejos. Es desafortunado que en este momento y con una temporada tan apasionante, se vea ensombrecida por tales cosas.”

El hermanísimo de Schumacher es duro hasta para no dejar más camino que el sucio a las propias reglas y sanciones que contempla el reglamento. Bromas a parte: una expulsión de la F1 es un castigo muy grave. Pero lo que se ha saltado ahora McLaren a la torera es el Código Deportivo, que no es reglamento técnico, lo cual es peor. Con el agravante del escándalo de espionaje en el que estuvo implicada, y que terminó de forma no menos polémica y muy suavizada. Una vez puede que se mirara a otro lado, y que la escudería intentara también hacerse la tonta (el que lo sea que se chupe el dedo, digo yo). Pero dos ya son demasiadas, y de nuevo con la FIA metida en el ajo. Antes de motu propio, y ahora… pues será lo que tiene el capote la confianza dada a según quién en un momento dado.

Tampoco voy a criticar a Ralf por estas declaraciones. En parte es lo que de la FIA habrán aprendido no pocos integrantes más bien jóvenes de la F1. Eso de que en según qué situaciones y protagonistas, las normas, reglas y procedimientos de sanción son algo muy relativo (volátil diría yo). No se puede estar en donde mandas jugando a tu antojo, mientras intentas mandar en donde no te compete (presupuesto que decida gastarse cada uno de los que te dan de comer, por ejemplo). Tiene la FIA un buen papelón últimamente, con la que ha ido liando al paso de los años ella solita con o sin apoyo de Bernie Ecclestone. Ahora que le interesa poner orden y dar buena imagen, más se lía así misma y si se coge los dedos actuando de una forma, se los coge también de otra. De medalla.

Vía | The F1: Ralf Schumacher, Williams y Dave Ryan.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos