Compartir
Publicidad
Publicidad

Análisis de la táctica de Ferrari en Abu Dhabi. No es hora de buscar culpables

Análisis de la táctica de Ferrari en Abu Dhabi. No es hora de buscar culpables
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Lo sucedido el pasado domingo en Yas Marina ha sido un duro varapalo para Ferrari. El sábado, casi podían tocar el título con las manos. El domingo, el sueño se rompió de golpe y se hizo añicos. Ferrari se quedaba sin el título por el que tanto habían trabajado tanto equipo como Fernando Alonso. Pero lejos de pedir la cabeza de nadie, ahora es tiempo de reflexión y del análisis. Las carreras son así, pero en Abu Dhabi hubo cosas que no funcionaron. Desde Italia se pidieron dimisiones, y la prensa no se cortó hablando de harakiri y de algo difícil de olvidar. Habrá cambios, sí, pero no en las altas instancias.

¿De quién fue la decisión de parar a Fernando Alonso para cubrir a Mark Webber?. Pues como bien dicen en Ferrari, del equipo. Para las victorias y las derrotas, una escudería de Fórmula 1 funciona como un equipo. Y eso a pesar de que muchos señalaron a Chrys Dyer. El jefe de ingenieros pasa por ser uno de los estrategas de la escudería y por él pasan todas las decisiones. En su palmarés aparecen hasta seis títulos (como ingeniero de pista, cinco con Schumacher y uno más con Kimi Raikkonen). Hasta el mejor escriba tiene un borrón. El propio Dyer reconocía el error y lo resumía.

Podemos decir que hemos mirado todo lo que sucedía a nuestras espaldas y no hemos mirado lo que pasada delante de nuestras narices. Lo siento porque perder así está mal, muy mal. Estamos muy tristes

Incluso Andrea Stella, ingeniero de pista de Fernando Alonso y su brazo derecho, asumía la responsabilidad de lo ocurrido. Stella reconocía que no habían respondido de la mejor manera y lamentaba no haber sido el mejor apoyo para un Fernando Alonso que lo había dado todo a lo largo de la temporada.

7003.jpg

¿Pero por qué una escudería como Ferrari pudo cometer un error, “tan grave” de estrategia? El resumen de Dyer podría ser suficiente pero si nos fijamos en el vuelta a vuelta aún surgen más dudas de por qué tomaran esa decisión. Todo comenzó en la vuelta nueve cuando Mark Webber dañó su rueda trasera izquierda. A partir de ese momento el Red Bull tuvo problemas y en la escudería decidieron parar. Ni engaño, ni nada. ¿Os acordáis de cómo quedó la rueda del australiano tras el impacto con Lewis Hamilton en Singapur?. En Abu Dhabi no creo que estuviera mejor.

La parada en boxes de Webber fue en la vuelta 12 regresando a pista en la 16ª posición. El australiano salió por detrás de todos los pilotos que habían realizado la parada en periodo de safety-car (Nico Rosberg, Vitaly Petrov y Jaime Alguersuari). Sus opciones de título desaparecían de golpe. Para cubrir las espaldas, Ferrari decidió que lo mejor era parar a Felipe Massa y tratar de sobrepasar al piloto de Red Bull. A Massa se le mandó morir en la batalla, pero el experimento tampoco funcionó.

Con tan sólo dos vueltas de margen, el brasileño fue incapaz de conseguir el tiempo necesario para superar a Webber y lo que es peor, se quedó encajonado tras el Toro Rosso de Jaime Alguersuari. En ese momento, en Ferrari deberían haber sido conscientes de que la táctica de parar pronto no funcionaba. Aún así, dos vueltas después, en la 16 decidieron parar a Fernando Alonso.

alon_ferr_abud_20103.jpg

Una de las razones de parar a Alonso fue que Mark Webber realizó un par de vueltas rapidísimas con los neumáticos duros y sin tráfico. De seguir marcando bueno tiempos y de seguir el asturiano en pista, Webber podría superar al Ferrari cuando éste decidiera parar, unas vueltas más allá. La teórica cuarta posición se convertía en quinta, con lo que perdían el título. Decisión: amarrar y parar a Fernando Alonso para cubrir a Webber.

Pero en ese momento no fueron del todo conscientes de que iban a tener el problema con el tráfico en pista. En cuatro vueltas, unos siete minutos, tuvieron que tomar la decisión. Tiempo justo, pero quizás más que de sobra para darse cuenta de que parando tan pronto, ellos saldrían por detrás de todo el mundo, a pesar de cubrir la posición con respecto a Webber. Se ganaba a Webber pero se perdía la batalla con Vettel.

Tres vueltas después, en la 19, ya eran conscientes del error y Andrea Stella pedía a Alonso, casi de forma desesperada, que tenía que adelantar a Petrov y Rosberg cuanto antes (y aún había pilotos intercalados en medio que podrían causar problemas, como Robert Kubica).

Pero ahí tropezarían con la segunda piedra en el camino, aunque fuese a priori, y la definitiva. El sábado se decidió buscar una configuración aerodinámica conservadora de cara a la calificación. Funcionó en calificación, pero en carrera eliminó cualquier posibilidad de que Fernando Alonso consiguiera adelantar a Vitaly Petrov. 39 vueltas detrás del ruso condenaron a Alonso y a Ferrari.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos