Compartir
Publicidad
Publicidad

20 años desde el debut de Michael Schumacher en Spa-Francorchamps

20 años desde el debut de Michael Schumacher en Spa-Francorchamps
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Se dice pronto, 20 años de carrera deportiva en la Formula 1. Pronto, pero a pesar del parón tras su retirada definitiva que no lo era tanto, el 25 de agosto de 1991 Michael Schumacher debutaba en la máxima categoría a los mandos de un Jordan “de los verdes”, y el 28 de agosto de 2011 volverá a tomar la salida del Gran Premio de Bélgica de Formula 1.

El comienzo con aquél Jordan 191 fue fugaz, apenas una vuelta, y además Michael Schumacher llegó a meterse en el cockpit de rebote. Fue “gracias” a que Bertrand Gachot, piloto oficial de Jordan ese año, fue encarcelado a raíz de una trifulca con un taxista londinense. Fue por un leve incidente entre los dos coches, pero la cosa se calentó y Gachot roció al taxista con gas CS, ilegal entonces. Resultado: seis meses de prisión y adiós a 1991 el fin de su carrera en F1. Eddie Jordan podría haber recurrido a un piloto experimentado, pero llegó Mercedes, que traía un Schumacher bajo el brazo y una generosa suma de dinero.

Michael Schumacher llegaría de todas maneras a la Formula 1. Sus éxitos en categorías menores como la Formula 3 alemana y su calidad así lo habrían conseguido finalmente. Al estar en el seno de Mercedes en el mundial de Sport Prototipos se convirtió en un protegido de la marca, que veía el talento real del alemán y consiguió ese asiento en Jordan.

Todo fue muy rápido y el plan no era empezar en el 91 sino en el 92. Sin embargo, un test en Silverstone (donde consiguió un ritmo que impresionó a Eddie Jordan) y una toma de contacto con Spa Francorchamps en bicicleta (nunca había corrido allí) el fin de semana del GP bastaron para que consiguiese superar a Andrea De Cesaris (compañero de equipo y que le llevaba 160 GP’s de ventaja) y clasificar séptimo cuando el Jordan nunca había subido de la décima posición. De Cesaris fue el 11.

La calidad de Schumacher es innegable, se dice que allá donde De Cesaris nunca había conseguido ir a fondo, Schumacher lo había hecho en poco tiempo según la telemetría. Además de buen piloto le echaba narices. Pero es humano, y en la salida de la carrera su falta de experiencia con tanto combustible cargado hizo que quemase el embrague de su monoplaza a la primera de cambio, abandonando bien pronto. Y el resto, a partir de ahí, es historia. Y aunque algunos pensemos que la retirada a tiempo era lo mejor, es de recibo felicitar a Michael Schumacher por conseguir estar 20 años después en la parrilla del GP de Bélgica.

Vía | Formula1.com
Foto | Herrick

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos