Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Vinilos de camuflaje en nuevos modelos: un secreto de película

Vinilos de camuflaje en nuevos modelos: un secreto de película
Sin comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Si somos lectores habituales de Motorpasión y Espacio Toyota, a buen seguro habremos visto alguna vez fotos de un coche con un extraño vinilado. La última vez, posiblemente las semanas previas a la presentación oficial del esperado Toyota GR Supra. El icónico deportivo se dejaba ver con su carrocería salpicada de formas geométricas, pero también habíamos podido verlo con otros diseños más desconcertantes aún. Al fin y al cabo, esa es su función: confundirnos

¿Realmente son efectivos este tipo de camuflajes? ¿O se trata de una forma de crear expectación ante la llegada de un nuevo modelo?

James Bond y la CIA: la lucha contra el espionaje industrial

Por lo general, el desarrollo de un nuevo modelo de vehículo está envuelto en un gran halo de misterio y suspense, como si se tratara de una película de James Bond. No es para menos, pues aún resuena el caso de espionaje industrial que afectó a Renault y BMW, que llegó a suponer el despido de tres directivos franceses por filtraciones a la competencia. 

Los expertos dijeron en su momento que ese caso podría ser tan solo la punta del iceberg. El boom de los vehículos híbridos y eléctricos, con tecnologías realmente novedosas, podría abrir nuevos capítulos.

El secretismo impuesto por el fabricante abarca todo el proceso de diseño del nuevo coche, desde la elaboración de los primeros bocetos en CAD hasta el modelado del concept car en arcilla (o más recientemente, en impresión 3D). La máxima discreción es obligatoria para las personas implicadas en el proceso, y por supuesto tienen totalmente prohibido hablar de ello con familiares o amigos. En algunos casos incluso se ha llegado a estudiar sus antecedentes personales, para descartar cualquier conexión con la competencia. Al final quizás sí estemos hablando de una película de espías.

Vinilo Camuflaje 01

Pero llega un momento donde el nuevo modelo debe materializarse y ponerse sobre el asfalto. Y aquí ya no vale con encerrarse a cal y canto e imponer medidas de privacidad propias de la CIA. 

El prototipo da paso al automóvil de preproducción, necesario para que los ingenieros puedan probarlo en circunstancias de circulación ordinarias, identificar posibles problemas y tratar de darles solución. Es el momento de máxima exposición del nuevo modelo.

La ventana indiscreta o cómo evitar a los mirones

Ante este peligro, los fabricantes se ven obligados a tomar todas las medidas posibles para mantener su secreto a salvo de ojos indiscretos. Y no solamente de la competencia, sino también de la prensa en su tarea de informar a sus curiosos lectores y, si es posible, de apuntarse alguna exclusiva. En la era de los móviles con cámaras y las redes sociales, las imágenes de un nuevo modelo pueden correr como la pólvora y dar al traste en cuestión de minutos con los esfuerzos de confidencialidad del fabricante.

La presentación de un nuevo vehículo es una de las grandes bazas comerciales 

No es un asunto sin importancia. La presentación de un nuevo vehículo es una de las grandes bazas comerciales con la que juegan las marcas para impulsar sus ventas. Cuando el retoño es presentado en sociedad, a todo progenitor le gusta que se vea espectacular y reluciente para deslumbrar a los futuros compradores. En cambio, unas imágenes de mala calidad de un coche de preproducción machacado por el rigor de las pruebas no son precisamente la mejor carta de presentación.

Vinilo Camuflaje 03

Aquí entran en juego también los planes de ventas de la marca y su rentabilidad en un medio plazo. Mientras un nuevo modelo es desarrollado, otros tantos anteriores siguen vendiéndose en los concesionarios de todo el mundo.

 En el paso de una generación a otra, se juega con plazos muy estrictos de tal manera que, cuando el stock de la anterior se esté agotando, ya se encuentre listo el de la siguiente. La filtración de imágenes de un nuevo diseño puede influir en la intención de compra de los consumidores, rechazando el anterior modelo y demorando el proceso de adquisición.

Cómo convertir un prototipo en el Batmóvil

Realmente, el paso del prototipo de arcilla al modelo de pruebas no se hace de forma directa. En la gran mayoría de las ocasiones esta experiencia sobre el asfalto real se realiza de forma gradual, utilizando para ello lo que se conoce como mula. Este tipo de vehículo de preproducción puede tener muchas formas, pero de lo que se trata al final es de tener un vehículo totalmente funcional con el que realizar las pruebas en terreno real.

Para ocultar la mécanica se utiliza la carrocería de otro coche, denominado 'mula'

Una mula puede consistir simplemente en la unidad de un modelo ya existente, al que se le añaden los nuevos componentes que se desean testear. Puede tratarse incluso del conjunto de la mecánica del nuevo modelo ocultada bajo la carrocería de un antiguo vehículo de similares dimensiones. En este sentido, cualquiera de nosotros podríamos haber estado junto a una mula y no habernos dado cuenta en absoluto.

Vinilo Camuflaje 07

Cuando no se puede demorar más la prueba con el nuevo modelo al completo, se recurre al bautizado como Batmóvil. Al vehículo de preproducción se le realiza una gran variedad de modificaciones y añadidos para ocultar el aspecto real, desde paneles de plástico a rellenos de espuma. Se utilizan coberturas retráctiles o sujetas con velcro, para que los ingenieros puedan retirarlas con facilidad una vez la mula llega al taller. Como pintura, es habitual la de color negro mate, que dificulta los sistemas de enfoque por infrarrojos de las cámaras profesionales.

Camuflaje para evitar a los submarinos alemanes

Aunque el uso de mulas es eficaz a la hora de despistar a los mirones, presenta un gran contratiempo a los ingenieros. Las alteraciones y coberturas añadidas a la carrocería del coche de preproducción añaden peso extra al conjunto y modifican de forma determinante la aerodinámica real del diseño. Así, cualquier dato que recojan los ingenieros estará adulterado, por lo que finalmente deben eliminar cualquier añadido y ceñirse al diseño final. En ese momento entran en juego los vinilos de camuflaje.

Vinilo Camuflaje 05

Para empezar, hay que aclarar que el camo (tal y como se le conoce en la industria) no se realiza con vinilo, sino con poliéster, mucho más liviano y resistente, pudiendo soportar temperaturas de hasta 70 grados centígrados. El estampado se compone de patrones geométricos en blanco y negro o colores de gran contraste, incluso con zonas reflectantes que absorban la luz de los flashes

Su objetivo es doble. Por un lado, dificultar los sistemas de autoenfoque de las cámaras, con lo que se obtendrán en muchos casos fotos completamente desenfocadas. Por el otro, engañar al propio ojo humano, convirtiendo curvas en rectas y superficies lisas en cóncavas.

Se incluyen zonas reflectantes que absorban el flash de las cámaras

Este tipo de camuflaje, lejos de suponer una gran innovación, cuenta con más de cien años de historia. Su origen  se encuentra en la Primera Guerra Mundial, en la que Alemania contaba con la gran ventaja de su flota de submarinos. Reino Unido, para proteger sus navíos en alta mar, ideó un tipo de camuflaje de rayas y formas geométricas en blanco y negro denominado dazzle (“deslumbrante” o “disruptivo”). El objetivo (al igual que ocurre con los vehículos en pruebas) no era tanto esconder los barcos, sino confundir a los vigías alemanes sobre el tamaño, rumbo o velocidad, provocando grandes errores y desviaciones en los disparos.

Vinilo Camuflaje 04

Esto no es 'Too Fast Too Furious': vinilos con mucho arte

El camuflaje dazzle dejó de usarse en navíos de guerra desde que en la Segunda Guerra Mundial se extendiera el uso del radar. Pero sentó la base del camo que hoy utilizan las marcas en sus unidades de preproducción. Tenemos diseños de cuadros (chessboard), los que imitan peces en el mar (fishies), crean efecto parpadeo (flimmies) o simulan objetos en 3D. Cualquier patrón, por horroroso que sea, es bueno si engaña a la vista humana y confunde a las cámaras de fotos.

Sin embargo, en los últimos años el camuflaje se ha vuelto paradójicamente una forma de llamar la atención. Y es que encontrar un vehículo con camuflaje es sinónimo de presentación inminente de un nuevo y esperado modelo. Hemos visto cómo algunos patrones se han llenado de color y casi convertido en obras de arte. Y hemos presenciado eventos de presentación donde se han retirado los vinilos con el artificio propio de un concierto de rock. El camuflaje se ha convertido así en una forma más de promoción del nuevo modelo.

Imágenes | Toyota | Wikipedia/Burnell Poole, Wikipedia/Bertel Schmitt.

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios