Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Toyota y Subaru, una alianza por los eléctricos

Toyota y Subaru, una alianza por los eléctricos
Sin comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

El desarrollo de un automóvil requiere de muchísima inversión, mucho tiempo y mucho personal. Son, siempre según el modelo y la marca, alrededor de tres o cuatro años de trabajo para definir, dar forma y hacer realidad un vehículo. Si a esto le sumamos nuevas tecnologías o nuevas opciones de motorización, la situación se complica un poco más y los acuerdos de colaboración al final se hacen ya no necesarios, sino imprescindibles.

Las nuevas normas de control de emisiones y el cambio de mentalidad de los usuarios, está provocando un terremoto en la industria y las nuevas tecnologías no paran de evolucionar. Toyota comenzó con algo de antelación cuando presentó la primera generación del Prius y, con trabajo y paciencia, se ha labrado una buena imagen en cuanto a coches híbridos se refiere. El siguiente paso de la marca, en marcha desde hace tiempo, es la pila de hidrógeno, una opción diferente al coche eléctrico convencional que tiene ciertas ventajas, como un repostaje mucho más rápido (tan rápido como cualquier coche con motor de combustión) y algo más de alcance que un eléctrico a baterías.

Pero la tendencia actual es el coche eléctrico a baterías, el futuro más inmediato en el complicado camino de reducir las emisiones contaminantes y lo que muchos usuarios buscan. De hecho, las ventas de este tipo de coches, aunque siguen siendo muy bajas, han subido más de un 130% en España. Si se mantiene el ritmo los coches eléctricos comenzarán a ser una visión de lo más normal en nuestras carreteras y Toyota tiene intención de aprovechar su experiencia.

La tecnología ya la tienen, así que parte del trabajo está hecho

Toyota Prius

Los motores eléctricos no son algo nuevo, ni mucho menos. La electricidad se domina desde hace décadas y después de la máquina de vapor, los vehículos usaron motores eléctricos pues se suponía que sería la energía del futuro. No iban desencaminados, como se puede ver por la evolución general del mercado y de la industria, aunque han sido necesarios má de 100 años para que finalmente la electricidad fuera nuevamente la ‘energía del futuro’. El principal problema, de siempre, ha sido su almacenaje, algo que todavía provoca dolores de cabeza a más de un ingeniero.

Pero incluso ahí se está avanzando. Con pasitos pequeños y ganancias igual de pequeñas, pero como afirma el dicho, caminando se hace el camino. Y Toyota lleva cierto camino recorrido gracias a sus híbridos, pues esa misma tecnología que emplean se puede aplicar a un coche eléctrico a baterías. Incluso el mismo Toyota Mirai podría ceder su tecnología, en cuanto a motores eléctricos y gestión de la energía se refiere. La propia marca ha recordado en más de una ocasión que ya tienen la base para realizar vehículos totalmente eléctricos y era cuestión de tiempo que se pusieran manos a la obra.

El caso es, como decíamos al comienzo, que la inversión necesaria para un proyecto así es muy elevada y pocos fabricantes se atreven a enfrentarlo en solitario. Sólo hace falta echar un vistazo a los últimos acuerdos de colaboración y los motivos de dichos acuerdos para darse cuenta que hay mucho en juego y que nadie quiere quedarse atrás. Por eso, Toyota ha cerrado un acuerdo con Subaru, con quienes ya han colaborado y seguirán haciendo para la saga de los conocidos como ‘Toyobaru’, los Toyota GT86 y Subaru BRZ. No obstante, los deportivos, en esta ocasión, no son prioridad.

Una nueva plataforma para coches eléctricos totalmente modulable

Toyota Subaru Electricos

‘Connected, Autonomous, Shared, Electric’: CASE. Así ha definido Toyota y Subaru su colaboración que, básicamente, se centra en desarrollar vehículos que cubran las nuevas necesidades que se están creando. Éstas son la máxima conectividad, la conducción autónoma, el coche compartido y la electrificación. Se trata de los apartados más importantes en la transformación que está sufriendo el automóvil y que muchos usuarios están comenzado a explotar.

La primera parte de este acuerdo se centra en la creación de una nueva plataforma para coches eléctricos, que además deberá ser totalmente modulable para poder ser adaptada a varios tipos de vehículos. Ambas compañías han anunciado que el primer vehículo que empleará esa plataforma será un SUV compacto con motor eléctrico, que tendrá su respectiva versión en cada marca. Pero además, esa plataforma también servirá para lanzar un compacto y un sedán, ambos con motores eléctricos.

Ambas compañías dan prioridad a los motores eléctricos, aunque cada una aportará su tecnología más desarrollada y representativa, como la tracción total en el caso de Subaru y las mecánicas eléctricas en el caso de Toyota. Ninguna de las dos marcas tiene un modelo totalmente eléctrico, si dejamos fuera de la ecuación al Toyota Mirai al emplear una pila de combustible y no una batería, siendo el fruto de este acuerdo el primer eléctrico a baterías que pondrán ambas marcas en circulación.

Todavía no hay fechas para su llegada, pero los planes de Toyota para electrificación de la gama tiene fecha límite en 2025. Para entonces, Toyota sólo tendrá en catálogo automóviles híbridos y eléctricos.

Imágenes | Toyota

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Compartir