Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Toyota se enrola en el barco más ecológico del mundo

Toyota se enrola en el barco más ecológico del mundo
1 comentario

La tecnología de pila de combustible de Toyota ya ha demostrado su potencial y versatilidad para lograr una movilidad más sostenible. Así, además de disfrutarlo en el Toyota Mirai, también hemos podido verlo en el autobús Sora y próximamente en los camiones del fabricante Hino.

Pero Toyota quiere ir más allá. Como entidad que cree firmemente en la sociedad del hidrógeno y que pretende ofrecer soluciones en todos los ámbitos de la movilidad, busca los mejores socios para enrolarse en la travesía hacia el futuro. La oportunidad le ha venido con el Energy Observer, el primer barco del mundo que funciona con hidrógeno y es capaz de generarlo.

Una travesía recorrida por pioneros

Energy Observer Toyota 01

Todo hito logrado en la historia se alcanza a través del camino recorrido por los pioneros. Personas que saben ver más allá de donde vemos los demás, y que poseen el convencimiento y la determinación para perseguir su visión hasta lograrlo. Si hoy podemos estar hablando de estos avances, es porque estas personas ya se plantearon estos retos con anterioridad.

Una de los primeros referentes del Energy Observer podría ser el Solar Impulse, el primer avión solar que logró dar la vuelta al mundo. Armado con placas fotovoltaicas que cubren la totalidad de sus alas, vuela por el día impulsado por la energía del sol y por la noche gracias a las baterías recargadas durante las horas de luz. El proyecto, dirigido por los pilotos Piccard y Borschberg, comenzó con un primer prototipo en 2005, pero no sería hasta 2016 cuando el Solar Impulse II logró la circunnavegación del globo tras 500 días de vuelo.

El Formula Tag fue un maxicatamarán construido en 1983, el más grande su categoría

También podemos hablar del navegante español Bubi Sansó, que se embarcó en la Vendée Globe de 2012 con un velero impulsado por energías renovables. El mix estaba compuesto por placas fotovoltaicas, hidrogeneradores y aerogeneradores, que sustituyeron al tradicional motor diésel que impulsa a los veleros cuando no sopla el viento. La hazaña de dar la vuelta al mundo terminó a tan solo algunos días de su verdadero fin, cuando acabó volcando a 500 millas de las islas Madeira.

Pero, si hay un antecedente del Energy Observer, ese es el Formula Tag, un maxicatamarán construido en 1983 por el arquitecto Nivel Irens y el explorador Mike Birch. Esta singular embarcación (la más grande de su categoría en su momento) ha cambiado de manos y de nombres desde entonces, logrando algunos hitos importantes. El más significativo, el récord logrado en 1993 por Blake y Knox-Johnston al ser la embarcación más rápida de la historia en circunnavegar el globo sin pisar tierra firme.

La embarcación más ecológica del mundo

Energy Observer Toyota 09

Sin embargo, la última gran hazaña del Formula Tag está por llegar. Tras permanecer algunos años en el dique seco, el catamarán fue rebautizado en 2015 como Energy Observer. Completamente renovado y armado con los mejores generadores de energía renovable, ha incorporado también un sistema de pila de combustible de hidrógeno. Con todo ello, tiene el reto de dar la vuelta al mundo sin consumir una sola gota de combustible fósil ni arrojar emisión contaminante alguna. La travesía, que comenzó en 2017 y finalizará en 2022, lo llevará por un centenar de escalas en 50 países distintos.

La travesía comenzó en 2017 y finalizará en 2022, tras visitar más de 50 países

Toyota nos detalla en este artículo algunos detalles sobre el Energy Observer y su forma completamente limpia de obtener energía: 130 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos, 2 turbinas eólicas, 2 motores que funcionan como hidrogeneradores con las olas, un ala de tracción que aprovecha el viento a 100 metros de altura, y un sistema de pila de combustible de hidrógeno. Este último juega un papel clave al impulsar la embarcación cuando no brilla el sol ni sopla el viento.

Energy Observer Toyota 02

Pero lo verdaderamente revolucionario es el sistema de producción de hidrógeno que incorpora el Energy Observer. Un electrolizador descompone el agua del mar en oxígeno e hidrógeno, que es almacenado para alimentar posteriormente la pila de combustible. Así, el catamarán puede prescindir de cargar con pesadas baterías de almacenamiento eléctrico, pues cuenta con esta fuente de energía de forma constante.

Toyota se enrola en el Energy Observer

Energy Observer Toyota 06

Tal como cuenta el equipo del Energy Observer en su bitácora digital, la embarcación fue equipada al comienzo de la odisea con un sistema de pila de combustible con batería desarrollado por la CEA-Liten, la agencia pública francesa para las energías nuclear y alternativas. La potencia de la batería de 30 kW ha cubierto de sobra las necesidades de la embarcación y su equipo en las primeras fases del viaje, a lo largo de la costa europea por el Mediterráneo y hasta el círculo polar ártico. Sin embargo, a medida que aumentaba la distancia de las etapas, aumentaron las necesidades de suministro eléctrico.

En este punto, el equipo de desarrollo del Energy Observer decidió contactar con la empresa con mayor experiencia en la tecnología de pila de combustible: Toyota. Al fin y al cabo, la empresa nipona se había comprometido desde el principio con un proyecto que llevaba el hidrógeno en su corazón. Fruto de la colaboración entre ambos equipos nació el Range Extender H2 (REXH2), que lleva toda la experiencia tecnológica del Fuel Cell System de Toyota al transporte naval.

Energy Observer Toyota 07

Este nuevo sistema aporta 80 kW (60 kw continuos), pero no se trata solamente de duplicar la potencia, sino de aumentar las posibilidades de suministro. Como ocurre con el Mirai, la energía generada no solo sirve para alimentar las baterías eléctricas, sino también para impulsar directamente el propio Energy Observer. De este modo, se ha podido reducir la dependencia de baterías, tan pesadas y voluminosas, y permite combinar varios sistemas REXH2 para multiplicar la potencia.

El REXH2 permite reducir la presencia de pesadas y costosas baterías de almacenamiento

El Energy Observer ha podido contar este año con los sistemas de Toyota para la primera gran etapa de la odisea: cruzar el océano Atlántico (a fecha de este artículo se encuentra ya en el río Maroni, en la Guayana Francesa). Las nuevas pilas de combustible no solo le han dado al catamarán la autonomía necesaria para semejante distancia, sino también la fiabilidad imprescindible para afrontar un trayecto transoceánico sin la posibilidad de recibir asistencia en caso de avería.

El hidrógeno, también en el futuro de la navegación marítima

Energy Observer Toyota 03

Utilizar la tecnología de pila de combustible en el transporte marítimo supone una gran innovación, y puede llegar a ser el mayor punto de inflexión en la historia de la navegación desde el barco de vapor. La Organización Marítima Internacional ya ha alertado sobre la necesidad de reducir las emisiones contaminantes en el mar, y proyectos de investigación como el del Energy Observer (porque esta es ante todo una proeza científica más que deportiva) procuran ayudar a conseguirlo.

La OMI ya ha avisado de la necesidad de reducir las emisiones contaminantes en el mar

En Motorpasión también se ha publicado el caso de la empresa de maquinaria industrial Yanmar Power Technology. Actualmente, se encuentra desarrollando un sistema de pila de combustible para embarcaciones de todo tipo que ya hemos podido ver en algún barco de pruebas de la compañía. Y, como su sede en Osaka queda cerquita de la de Toyota, también ha querido partir del Fuel Cell System de Toyota que incorpora el Mirai. De hecho, su objetivo es lograr embarcaciones con una autonomía muy similar a la de la berlina de hidrógeno, sobre los 650 kilómetros en su segunda generación, presentada recientemente.

Más materializado aún está el proyecto de la constructora de yates HYNOVA Yatchs, que trabaja en un modelo concreto de embarcación con pila de combustible. Se trata del HYNOVA 40, una embarcación de recreo de 12 metros de eslora y capacidad para 12 personas que podría utilizar una versión similar del REXH2. Pero, a diferencia del Energy Observer, que se impulsa directamente con las energías renovables, este HYNOVA 40 es una barco eléctrico de baterías que utiliza el sistema de pila de combustible como extensor de la autonomía.

Energy Observer Toyota 05

Como vemos, la tecnología del Fuel Cell System de Toyota es tan versátil que no faltan opciones para aplicarla y adaptarla a la navegación marítima de todo tipo. La pionera acción del Energy Observer ambiciona explorar las mejores vías posibles para llevar la pila de combustible a buen puerto.

La posibilidad de utilizar el agua del mar y la fuerza de las olas para impulsar las embarcaciones resulta tan idílica y poética que parece más propia de una avanzada y ecologista civilización alienígena que de la destructiva raza humana. La odisea merece la pena.

Imágenes | Toyota | Prensa Toyota | Energy Observer

Publicidad

También te puede gustar

Inicio