Compartir
Publicidad
Publicidad

Viena incorpora 12 autobuses eléctricos

Viena incorpora 12 autobuses eléctricos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada vez son más las ciudades de todo el mundo que van incorporando poco a poco autobuses eléctricos. Algunas primero prueban los distintos modelos de autobuses que existen en el mercado hasta decidirse por alguno y otras, como es el caso de la capital de Austria, Viena, decide probar un nuevo sistema, para después incorporarlo.

La ciudad de Viena cuenta con una de las redes de tranvía más extensas del mundo con sus 227 km de vías y tendido eléctrico, en concreto la quinta. Aprovechando que existen esos cables transportando energía para los tranvías han pensado que también podrían utilizarlos los autobuses como puntos de recarga.

2

Algunos estaréis pensando en los antiguos trolebuses que circulaban por algunas ciudades españolas hace ya muchos años y en realidad el sistema es bien parecido. Estos autobuses recargan sus baterías, en paradas de 10 a 15 minutos, en estaciones de tranvía existentes conectándose a la corriente eléctrica a través de un pantógrafo, un brazo extensible, existente en el techo.

La diferencia entre estos autobuses y un trolebús está en que este debía permanecer continuamente conectado a la línea eléctrica para poder circular, mientras que estos autobuses incorporan baterías recargables que les permiten moverse con más libertad.

Los autobuses incorporados, de color rojo y blanco, son 12 en total. Tienen una capacidad para 40 personas y están fabricados por la compañía Rampini, en Perugia, Italia. Al poder recargar con frecuencia no incorporan grandes baterías, lo que los hace más ligeros y menos costosos, aún así su precio de adquisición es de 400.000 euros por unidad, el doble que un autobús diesel convencional.

3

La empresa Siemens ha sido la encargada de aportar la tecnología necesaria para la puesta en servicio de estos 12 autobuses eléctricos, gracias a las distintas pruebas que ha venido realizando desde finales de 2012 con una unidad en circulación. Este sistema de recarga es el más barato y fácil de implementar en ciudades, que como Viena, cuentan con una amplia red de tendido eléctrico a la vista.

Estos autobuses tienen una longitud de 7,72 metros y están equipados con nueve baterías, con una capacidad total de 96 Kwh que suministran al motor, a través de un inversor que convierte la corriente continua en corriente alterna, la suficiente energía para unos 150 kilómetros. Las baterías soportan no sólo la motorización sino también todo el sistema electrónico de a bordo, la calefacción y el aire acondicionado.

Con la implantación de estos nuevos autobuses eléctricos esperar ahorrar entre un 25% y un 35% de los costes de explotación, habida cuenta del menor coste de combustible y el menor coste en mantenimiento con relación a un autobús convencional.

Vía | Charged Electric Vehicles Magazine En Motorpasión Futuro | ¿Un mundo sin autobuses de combustión? En Suiza un pueblo ya lo ha conseguido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos