Compartir
Publicidad

Mando Footloose, descubriendo su tecnología de asistencia sin cadena

Mando Footloose, descubriendo su tecnología de asistencia sin cadena
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya dos años que os hablamos de la bicicleta eléctrica Mando Footloose, plegable y con sistema de transmisión mediante cardán, era presentada en la ISPO de Múnich de 2012. Por entonces, desconocíamos muchas de sus características ténicas, así que, ahora que está a la venta a nivel mundial, es el momento de volver a ella para descubrir su tecnología.

Hay que decir que la Mando Footloose y su capacidad para integrar su motorización no es única en su especie. En los últimos tiempos hemos asistido también a intentos similares, como del Jive, que nos llegaba desde Reino Unido. Como en el caso de la Footloose, encontramos una bicicleta eléctrica capaz de plegarse y desplegarse en menos de 10 segundos, con un diseño tan sencillo como útil, una asistencia al pedaleo que va más allá y un escandoloso y quizá desproporcionado precio de 3.990 euros.

Inteligencia urbana

Comenzando por su motorización, el fabricante destaca su capacidad para ascender pendientes más abruptas de lo que ya de por sí puede conseguirse con una eléctrica convencional. Esto es el resultado de la combinación de tecnologías, que al igual que su diseño, también tratan de integrarse para ofrecer otro nivel de prestaciones.

mando-footloose-3.jpg

De este modo, su motor de 250 W, su transmisión series hybrid system, el controlador, alternador y un sistema de cambio de marchas inteligente trabajan en conjunto en la asistencia al pedaleo. De hecho, existe la opción de recarga la propia batería durante el pedaleo, una tecnología de recuperación energética que cada vez vemos más aplicada.

El cambio de marchas automatizado viene dado por la propia pendiente que la bicicleta encuentre a su paso. Del mismo modo, también es posible activar el modo de cambio manual si así lo deseásemos.

mando-footloose-blanco.jpg

Su batería de iones de litio de 36 V y 8,2 Ah facilita un intervalo de autonomía que va desde los 30 kilómetros si exprimimos al máximo su asistencia hasta los 45, si repartimos más el esfuerzo y no circulamos por terrenos accidentados. La recarga de la misma tiene una duración de 3 horas.

Su cuadro está fabricado en aluminio, mientras que su horquilla viene elaborada en fibra de carbono. En total, esta bicicleta eléctrica alcanza un peso de 21,7 kilogramos y el tamaño de sus ruedas es de 20 pulgadas.

mando-footloose-2.jpg

Es posible gestionar sus posibilidades a través de un HMI montada en el manillar con pantalla LCD de 2,4 pulgadas. A través de esta nos llegará la información clásica en cuanto a velocidad, distancia, autonomía o estado de la batería. Otra de sus prestaciones que se le exigen teniendo en cuenta su precio es la posibilidad de calibrar con precisión la relación entre asistencia y esfuerzo, más allá de los clásicos modos.

Además, incorpora un sistema de detección de obstáculos e irregularidades para optimizar la asistencia y otro que alerta en caso de avería en alguno de sus elementos. La Mando Footloose lleva ya tiempo a la venta. En Europa se distribuye hasta en 15 países, sin embargo, España no está en la lista. Ahora bien, si alguno puede y quiere darse el capricho de pagar los 3.990 euros que vale esta bicicleta eléctrica coreana, que sepa que existe la posibilidad de realizar el encargo online.

En Motorpasión Futuro | Unibike 2014: tomamos el pulso a la bicicleta eléctrica en España (parte 1) y (parte 2), La bicicleta eléctrica Jive llegará en junio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio