Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Debemos apostar por los vehículos eléctricos?

¿Debemos apostar por los vehículos eléctricos?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las distintas administraciones parecen creer que sí, y por eso se suceden las campañas, incentivos y subvenciones para fomentar la introducción de los vehículos eléctricos en España. Sin embargo es muy probable que vosotros también os hayais planteado esta y otras preguntas: ¿debemos apostar por los vehículos eléctricos?, ¿acaso no puedo seguir con mi actual coche con motor térmico?, ¿no será una moda pasajera para tecnopijos y snobs?

A estas alturas nadie debería extrañarse al oir que el petróleo [ya sabeis, el "zumo de dinosaurio"] se va acabar, podrá ser un poco antes, o un poco después, pero lamentablemente el oro negro es un recurso natural finito, acumulado bajo tierra (o bajo el mar), que no se regenera y que consumimos con una rapidez sorprendente. A finales de 2010, según datos de la Agencia Internacional de la Energía, en todo el mundo se consumían 89,3 millones de barriles de petróleo diarios.

Algo que quizás se le habrá pasado desapercibido a más de uno, es que a finales de 2010 se estaba consumiendo más petróleo que el que se extraía. En los últimos 6 meses del año pasado, hubo un déficit de producción de petróleo de 1,1 millones de barriles de petróleo diarios. Aunque la extracción de petróleo aumentó, no se llegaba a extraer tanto como se necesitaba, y las reservas mundiales han disminuido.

La propia Agencia reconoció que el cénit de producción de petróleo se alcanzó muy probablemente ya en 2006. No es raro por tanto, al haber una menor oferta que demanda, que el precio del petróleo haya vuelto a subir por encima de los 100 dólares el barril (ahora mismo unos 115 dólares el barril de brent). Y todas las estimaciones apuntan a que la demanda mundial seguirá aumentando (sobre todo debido al crecimiento que experimentarán países como Brasil, Rusia, India o China). Cada vez habrá más personas y menos petróleo.

Petroleo-Grafica-Demanda-Oferta-2010-500px

El transporte por carretera depende demasiado del petróleo

Los vehículos de carretera en España utilizan mayoritariamente combustibles derivados del petróleo (aproximadamente el 95%), petróleo que tenemos que importar, pagar cada día más caro y que se va a ir agotando irremediablemente. Es por esto que creo que tenemos que apostar por vehículos que funcionen gracias a otras fuentes de energía que no sean el petróleo, para poco a poco ir reduciendo la proporción de vehículos que dependan de este, y reducir también así nuestra dependencia energética del exterior.

Debemos ir sustituyendo la gasolina y el gasóleo actuales por el gas natural, por los biocarburantes, y sobre todo por la electricidad (energía eléctrica para ser más precisos). Creo que sí debemos apostar, sin ninguna duda ni temor, por los vehículos eléctricos, en sus diferentes opciones, ya sean híbridos enchufables, eléctricos de baterías o eléctricos de pila de combustible de hidrógeno (estos últimos dentro de unos años).

Los vehículos eléctricos son los únicos que pueden obtener la energía para su funcionamiento de fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles y de fuentes renovables. Todo desarrollo de una tecnología lleva su tiempo, muy probablemente los coches eléctricos que conduzcamos hoy no serán tan buenos como los de dentro de una década, pero si no empezamos ya a movernos, tal vez cuando nos veamos obligados a hacerlo sea demasiado tarde.

Más información | (pdf, en inglés) Informe sobre el Mercado de Petróleo de la Agencia Internacional de la Energía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos