Compartir
Publicidad
Publicidad
Así son los más alucinantes juegos de mesa basados en el mundo del Motor
Cine, TV y juegos

Así son los más alucinantes juegos de mesa basados en el mundo del Motor

Publicidad
Publicidad

El mundo del Motor es una fuente inagotable de juegos de mesa sobre los que juntarse con la familia y los amigos para tratar de replicar las diferentes sensaciones que nos ofrece. Los hay de todo tipo: desde los que tratan de simular las emociones fuertes de la alta competición como la Fórmula 1 o NASCAR, a juegos no tan convencionales cuyo propósito es gestionar una fábrica de automóviles.

Pero no sólo se diseñan juegos pensando en los apasionados de este sector, sino que algunos títulos tratan de convertirlo en una excusa para desvariar y pasarlo bien. Comenzamos este repaso de juegos de mesa de Motor con algunos de los que están basados en las carreras de la Fórmula 1.

Fórmula D, la referencia de los juegos de mesa basados en el mundo del Motor

Formula D 02

El Fórmula D es el juego referencia para muchos, el juego original vio la luz en 1991 y desde entonces ha sido ampliado con el lanzamiento de nuevos circuitos coincidentes con los trazados oficiales de la Fórmula 1. Como curiosidad, el circuito urbano de Valencia que acogió el Gran Premio de Europa entre 2008 y 2012 tuvo su adaptación a tablero.

En 2008, este juego se revisó y se le añadió el componente de las carreras urbanas en el reverso del circuito de Mónaco que se incluye en el juego base. Actualmente esta edición es la que puede encontrarse con mayor facilidad de la mano de Asmodee. Este título está diseñado para poder ser jugado hasta por 10 jugadores y las partidas vienen a durar una media de 60 minutos.

La finalidad del juego es simple: ser el primero en cruzar la línea de meta, y para ello se deberá cuidar los neumáticos, el chasis, el motor y los frenos o verás cómo tu coche se queda en mitad de la carrera. Este juego tiene dos modos de juego, el sencillo que está pensado para todos los públicos y el de competición, donde se consideran variables típicas de estas carreras como el pit stop o las condiciones climatológicas.

Formula 1 The Official Licensed Board Game

En 2010 tuvo lugar el lanzamiento del Fórmula 1: Officially Licensed Board Game, es decir, el juego de mesa que incorporaba las licencias de escuderías como Ferrari, McLaren, Red Bull o Mercedes. Aparte de esto, la principal diferencia respecto al clásico fórmula D es la incorporación de cartas para variar las posibles situaciones que se producen durante la carrera y llevar la gestión de los neumáticos.

La duración media de este juego es de 30 minutos y puede ser jugado hasta por 8 personas. Sin embargo, este juego no ha tenido tan buena acogida por la comunidad de jugadores como la referencia que marcó en su día Fórmula D.

1976 Formula One Motor Racing: Lauda vs Hunt

1976 Formula One Motor Racing

Otro juego destacable por su planteamiento es el 1976 Formula One Motor Racing, publicado en 2014 y ambientado en el campeonato de 1976. Este juego pensado para hasta 8 jugadores, con una duración media de partida de 45 minutos, salió a la venta mediante plataforma de captación de fondos y su principal aporte fue tratar de recrear el duelo que se produjo entre James Hunt y Nikki Lauda para ser el campeón del mundo en ese año.

Asimismo, conviene destacar el juego denominado simplemente Formula 1, de 1962, por ser el primer juego basado en este tipo de carreras, por tener una mecánica sencilla pensada para todo tipo de jugadores y por contar con un cuadro de instrumentos bastante llamativo y práctico para la gestión del vehículo.

Este juego de hasta 6 jugadores puede durar entre 30 y 120 minutos, el tiempo necesario estimado para superar las 10 vueltas previstas del circuito y donde cada jugador debe gestionar correctamente los diferentes valores presentes en su tablero de abordo con forma de volante para desplazar su coche o será penalizado con pérdida de neumáticos, sufrirán los frenos o incluso saldrá de pista.

Race! Formula 90: más estrategia y más dinamismo

Race Formula 90

En 2013 salió al mercado otro juego remarcable, el Race! Formula 90. Desde entonces, este juego no ha hecho más que ganar adeptos dentro de la comunidad de jugadores con unas valoraciones más que positivas. ¿El motivo? El juego incorpora una serie de elementos que los aleja de los mencionados anteriormente.

En primer lugar, aunque Race! Formula 90 está pensado y recomendado para ser jugado de 2 a 6 jugadores (con una duración estimada de 120 minutos), puede ser jugado en modo solitario por la incorporación de una inteligencia artificial que hace que se compita no sólo contra otros jugadores sino contra otros coches controlados por el motor del juego.

Estos coches "robots" aportan mayor dinamismo y emoción a las partidas con pocos jugadores porque la pista está siempre llena de coches y evita lo que sucede en otros juegos: con pocos coches apenas hay obstáculos para evitar en la carrera.

Otros de los elementos significativos es la ausencia de dados, lo que reduce enormemente el factor azar y le da mayor importancia al elemento estratégico y táctico del juego. Aunque la rejugabilidad es alta, el juego base incluye únicamente dos circuitos, pero ya se han publicado algunas expansiones con nuevos circuitos.

¿Podrá rivalizar con Formula D y arrebatarle el título del campeón del mundo? Solo el tiempo dará respuesta a esta pregunta.

Championship Formula Racing: poniendo al día el Speed Circuit de hace más de 45 años

Championshipformularacing

En esta línea, acaba de salir al mercado Championship Formula Racing, que no es más que un rediseño y actualización del juego Speed Circuit (1971), al que se le incorpora la mecánica de los coches automatizados vista en el Race! Formula 90, la posibilidad de tomar el lugar de históricos corredores de esta competición y llegar a juntar hasta 12 jugadores en torno a la misma partida.

Antes de abandonar la temática de la Fórmula 1, conviene destacar brevemente el juego salido en 2016 Grand Prix, en donde cada jugador controla una o varias escuderías, y el Monza (2000), pensado para introducir a los más pequeños al mundo del Motor. Esto es así porque se trata de un juego que tiene una duración estimada de 10 minutos y una mecánica muy sencilla que consiste en avanzar según el número de colores presentes tras una tirada de dados, lo que facilita que los más pequeños de la casa puedan jugar fácilmente.

Del Stirling Moss Rally al RallyRas, rally de mesa para todos los gustos

Rallyman

Pero hay vida más allá de la Fórmula 1. El mundo de los Rallys también sirve de inspiración en la creación de juegos de mesa desde hace más de 50 años. Aunque los primeros, como el Stirling Moss Rally (1965), incorporaban simples mecánicas de juego de tirar el dado y avanzar la casilla con sus bonificaciones y retrocesos correspondientes como el clásico Juego de la Oca (1587).

Como contrapunto, Rally (1980) podría ser considerado como uno de los primeros juegos de simulación de este tipo de carreras donde incluso hasta 6 jugadores podían llegar a emular el Campeonato Mundial de Rally.

En la actualidad, podríamos destacar el Rallyman (2009) junto a sus expansiones como el referente en esta categoría, donde elementos como la estrategia, las tácticas, la picardía y el emplear el menor tiempo posible para superar los diversos tramos están bien integrados en la experiencia del juego para tratar de emular esta disciplina automovilística.

Este juego está ideado para ser jugado en modo solitario o hasta cuatro jugadores, donde una partida puede durar de media 45 minutos y la rejugabilidad es prácticamente infinita puesto que la combinación de los módulos que incorpora el juego base hace posible que se pueda llegar a jugar más de 200.000 etapas distintas, incluyendo los Rallyes de Montecarlo o de Finlandia, por ejemplo.

Y si el Rallyman es un juego de simulación serio, el RallyRas (2015) es todo lo contrario, es un juego de cartas ideado para las quedadas con amigos cuya finalidad es reírse mientras se simula la comunicación entre piloto y copiloto de un modo paródico y desenfadado.

El NASCAR, llevado a la mesa de juego

Thunderalley

Otras competiciones automovilísticas, como el campeonato NASCAR, también tienen su versión adaptada en forma de juego de mesa. Daytona 500 (1990) es un juego cuyo tablero representa el trazado de Daytona, donde los peones son coches y en el que pueden jugar de 2 a 4 jugadores, con una duración media de 70 minutos que incluye la disputa de tres carreras.

Este juego de coches, cuya mecánica principal es la gestión de una baraja de cartas para realizar los movimientos y acciones de los coches, inspiró a otro juego como NASCAR Champions (1998).

Pero ha sido con el lanzamiento del Thunder Alley (2014) que los aficionados a este tipo de carreras y juegos de mesa han encontrado un juego que les satisface. En este título, que pueden jugar de 2 a 7 jugadores con una duración media de 90 minutos por partida, considera la mayoría de las variables que pueden sucederse en NASCAR y que la hace de todo menos previsible.

Así, son el trabajo en equipo (ya que gana el jugador que consiga más puntos con sus coches, no el que gane la carrera), los accidentes, la estrategias de paradas en boxes o la aparición de las diversas banderas que hacen más caóticas las carreras los principales atractivos de este juego.

Mención especial, y como complemento a los juegos mencionados, NASCAR también cuenta con su propia versión de otros conocidos juegos, como Monopoly: NASCAR (1997) e incluso Pictionary: NASCAR Edition (2004).

Robots y camellos: juegos de mesa basados en el Motor que se salen de los circuitos oficiales

Dice Drivin

Dejando de lado las carreras oficiales, también hay un sinfín de juegos de carreras más genéricos con coches o con otros tipos de transporte como robots o camellos. Los siguientes tres juegos tienen la peculiaridad de que sus trazados son cartas que se van jugando y permiten construir el circuito sobre el que luego irán los coches de los jugadores.

Road Rally USA (2013) es un juego donde el trazado se construye en base a la combinación de las fichas que incluye el juego, y donde posteriormente se emplea un conjunto de cartas para realizar los movimientos de los vehículos (máximo cinco jugadores) hasta que uno de ellos llegue a la línea de meta.

Turbo Rally Card Racing (2013) es similar al anterior pero con la salvedad de que únicamente pueden jugar dos personas y que el circuito se recorre a la vez que se construye, es decir cada carta representa la dirección y sentido de la carretera sobre la que cada coche va a seguir circulando.

Dice Drivin' (2016) es un juego español con una estética de videojuego de 8 bits donde, entre 2 y 5 jugadores, se van colocando las cartas para crear un circuito que posteriormente lo recorrerán los coches de los participantes, con guiños a vehículos como el DeLorean, El coche fantástico o la furgoneta del Equipo A. La mecánica de juego combina tirada de dados con gestión de cartas para dotar de habilidades especiales a cada coche, y la duración del juego no suele superar los 30 minutos.

Rush And Bash

Si, en cambio, sois más partidarios de las carreras con ambientación urbana típicas de las películas, dejando de lado el modo de juego urbano que aporta el actual Formula D podéis echarle un vistazo a Fast & Furious: Full Throttle (2015) o Street Kings (2016).

Pero si preferís carreras disparatadas y locas del estilo de la clásica serie de animación 'Autos Locos' o del videojuego Mario Kart, podéis probar con el juego de tablero Rush & Bash (2015). En cualquier caso, tenéis garantizado pasar un buen rato con esta recopilación de juegos de mesa basados en el Motor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos