Sigue a

Michelin Alpin 4

La primera vez que vi los neumáticos de invierno en acción fue en una pista de nieve cubierta, en Xanadú, en un acto organizado por varios fabricantes de neumáticos. Tenía pendiente realizar la prueba en condiciones de uso real y ya lo he hecho. Además, para que tuviese más gracia, en un coche delicado de conducir.

Ya hemos visto los resultados de unos Dunlop en un cee’d, y de unos Michelin en un Prius, ambos con ESP. Calcé a mi Toyota Supra también los Michelin Alpin 4, a diferencia de mi compañero, yo uso todos los caballos. Son 238 CV a las ruedas traseras sin más ayudas que un ABS de primera generación y diferencial autoblocante mecánico.

Además, es casi el doble de caballos por el doble de consumo, es un trato justo, ¿no? El primer invierno que pasó conmigo, en periferia de Madrid, no justificaba plenamente el uso de neumáticos de invierno y me apañé con unas de verano. Ahora que lo muevo más por la sierra, ya me pareció más conveniente probar.

Michelin Alpin 4

Búsqueda y montaje de los neumáticos

Los neumáticos en dimensión original 225/50 R16 no tardaron en aparecer, pero estaba la cuestión de las llantas. Afortunadamente un buen amigo me regaló el juego de llantas de aleación del modelo 86-89, que parecen tapacubos, ideales para invierno, porque mantienen los frenos más calientes y secos.

Me dirigí a un taller concertado en Las Rozas, donde me hicieron el “completo”, las de verano al maletero, con neumáticos tal cual, y las llantas clásicas con neumáticos de invierno. El transporte lo realicé con bolsas grandes de basura, y un par tuvieron que ir atrás atadas con cinturones. En el maletero no cabían.

Los neumáticos los ha cedido Michelin, pero os digo a cuánto salen. En la misma página donde miré los precios de las Dunlop SP Winter 4D, he mirado las Alpin 4, y en esta dimensión prácticamente cuestan el doble. La broma del juego completo supera los 800 euros, aunque hay primeras marcas como Kumho que cuestan la mitad.

Michelin Alpin 4

Con el código de velocidad H no debo pasar de 210 km/h, pero es algo que no me cuesta ya que de 190 no lo he pasado y eso fue en circuito. Las de verano, unas Goodyear EfficientGrip, tienen en esta dimensión una eficiencia energética “C”, frenada en mojado “B” y sonoridad de 69 dB. Próximamente leeréis más sobre esos neumáticos.

Al poner los Michelin Alpin 4, en principio, voy a peor. Eficiencia energética “E”, frenada en mojado “C” y 70 dB de sonoridad. Recién puestos los neumáticos acababa de llenar el depósito, y los consumos de este coche los tengo auditados gota a gota en Spritmonitor, desde que me lo compré.

Tened en cuenta que el etiquetado europeo no es favorable a los neumáticos de invierno y suelen marcar peores registros de los que en la práctica tendremos. Los primeros kilómetros fui con mucho cuidado, la capa de parafina me recordaba al agarre de los corchos gran reserva del 2001 que tenía cuando lo compré, muy pobre.

Michelin Alpin 4

Las primeras impresiones con los Michelin Alpin 4

Como daba por sentado que eso era normal, esperé a más adelante para someterlos a pruebas de fuego. Al principio nieve/hielo prácticamente no vi nada, las bajas temperaturas habituales de la montaña, pero sí mucha lluvia. Aquí empezaron a dejarme ver sus ventajas. El diseño no será muy bonito, casi es de tractor, pero es eficaz.

Estaba acostumbrado al rendimiento de las EfficientGrip en mojado, muy bueno, pero limitado a fin de cuentas. Me sorprendió lo bien que podía ir el coche con agua. Prácticamente siempre, si no forzaba nada, sería como conducir un coche con ESP… en el sentido de que no era necesario, psicológicamente era algo similar.

Otra cosa que empecé a notar, en seco y con temperaturas en torno a 10 ºC, es que las Alpin 4 avisan antes de empezar a derrapar, pero con un margen menor que el juego de verano. Cierto es que cuando hacía un buen día con sol su agarre no era tan bueno, pero eso lo notaba tocándole al coche las narices.

Michelin Alpin 4

De distancias de frenado no puedo hablar porque no aprecio diferencias significativas, cuando uno mantiene distancia de seguridad no valora tanto un metro o dos, y solo he tenido que dar un frenazo, en mojado, para evitar una colisión. Un payaso —o payasa— se saltó un ceda mientras yo iba, legalmente, a 100 km/h.

Se comportaron como se tenían que comportar, bien. He subido el puerto de Galapagar varias veces con mi coche, y las Alpin me dan una sensación de seguridad alta, especialmente cuando llueve. Si alguien piensa que un trasera potente es jugarse la vida en cada curva, está muy equivocado. No todos son iguales.

El Supra de tercera generación es un coche muy noble, y solo me ha hecho extraños cuando se lo he pedido, quitando eso, nada. Incluso salir de un semáforo en mojado, en calle desierta, con la intención de clavar el 0-100 km/h del coche es más fácil de lo que parece. La pérdida de tracción dura un suspiro, van clavadas las condenadas.

Toyota Supra con Michelin Alpin 4

La diferencia en ruido me parece muy difícil de apreciar, y hasta puede ser sugestión, por saber que tienen que ser más ruidosas según el etiquetado. A mi no me lo parece. Más ruido hacen los grillos tras 22 años y medio trotando. Dicho de otra forma, en conducción normal y legal, es muy complicado distinguir un juego de neumáticos del otro.

Hablemos de consumos. Llevo casi un año repostando siempre en CEPSA por los combos que hago con los descuentos, así que hasta la gasolina es siempre la misma. Star95, sin más historias. Si obviamos el depósito en el que metí el coche en el Jarama (15,71 l/100 km) la media acumulada (verano+invierno) es de 11,38 l/100 km. Con neumáticos de invierno la media es de 11,08 l/100 km.

Suelo conducir de la misma forma, ni voy de paseo siempre, ni huyendo de la policía. Cuando le quiero pisar le piso, total, gasta “poco” para su edad y potencia. Cuando usaba Repsol Efitec 95 el coche gastaba claramente menos, pero al ser más cara en la zona no compensa. Resumiendo, no me ha subido el consumo.

Toyota Supra con Michelin Alpin 4

Comportamiento con nieve y hielo

Las últimas veces que he estado en Madrid he ido a buscar “problemas” metereológicos. Un domingo cayó una buena nevada, y empezaron a pedir cadenas en Cotos. Cuando llegué la Guardia Civil no dejaba pasar ni con clavos, tuve que dar media vuelta y buscar problemas en otro sitio.

Estuve dando vueltas por las carreteras por las que tantas veces estuve probando coches, y llegué a encontrar un espesor de nieve que ya dificultaba muchísimo la circulación con ruedas convencionales. Probé a conducir al estilo del examen de conducir, pero a velocidades de señal, y también me sorprendió.

Esperaba menor control, pero solo encontré esa sensación pasando por encima de un nivel prudente y al que no me habría atrevido a retar con neumáticos de verano, ni con mi coche ni con cualquier otro. No hacen milagros, pero desde luego con una nevada suave ya la diferencia es abismal.

Toyota Supra con Michelin Alpin 4

Podría compararlo con conducir en verano con suelo empapado y ruedas en buen estado. Si sabes lo que no debes hacer, y no lo haces, el viaje transcurrirá sin problemas. Otro día que subí a Cotos, justo empezó a nevar, y tuve que ir detrás del ballet regional. Es decir, coches con ruedas normales que las pasaban canutas por ir rectos.

Con frecuentes arranques cuesta arriba, las ruedas traccionan bien. Bajé las siete revueltas, y las volví a subir, afortunadamente sin coches, y algo ligerito. Creo que solo noté el efecto del autoblocante en una horquilla, donde oí un chillido. No había nieve, sino agua/hielo de la que se echan en los mojitos.

También probé a moverme por nieve baja en sal (virgen) y nada, sin miedo a quedarme atascado. La prueba de fuego me la dio una calle en Cercedilla, que subí en primera sin impulso previo. A capón. Con las Goodyear no subo por ahí ni de broma. Los manuales de conducción invernal recomiendan usar la segunda. Usé primera adrede.

Toyota Supra con Michelin Alpin 4

Os admito que el coche estaba ya un poco torpe en dirección y subió ligeramente ladeado, pero con relativa facilidad. Si me dicen que tiene tracción total en ese momento igual me lo creo. Consideré que ya había visto bastante. Cuando me tocó nevada con coches de prensa y ruedas normales (nuevecitas) no iba con tanta seguridad por ahí. Punto pelota.

Ahora bien, imaginemos que Michelin no cede estos neumáticos y que los pago como cualquier hijo de vecino. Admito que es una inversión muy importante, y que sale mucho más barato ver que si nieva, el Supra se queda quietecito. Pero si evito un accidente que me lo deje siniestro total… ya me compensa.

El mecánico que montó las EfficientGrip en 2010 me dijo algo que me marcó: “Las prestaciones de frenado y agarre solo las necesitarás al 100% unos segundos al año… ¡pero qué segundos!” Y que lo diga, señor Serrano. Cuando uno se ha visto en una situación crítica, las cosas adquieren un aspecto completamente distinto.

Michelin Alpin 4

En conclusión, considero que son buena idea, insisto, aunque no caiga ninguna nevada. Basta con que haga frío, y eso en la sierra sobra. El Supra al que pertenecieron las llantas clásicas se estampó en la M-40 por frío, lluvia, sal y mala suerte. Siniestro total, y no es la sierra.

Una vez llegué a la conclusión de que iría más seguro, visto el tiempo, con un coche viejo sin ESP y ruedas de invierno, que con el coche de prensa de turno con todos los adelantos y ruedas normales. Me quedé sin probar en una nevada más seria, pero uno no puede elegir cuándo nieva ni cuándo hace sol.

¿Son las Alpin 4 el doble de mejores que unas que cuestan la mitad en primera marca? No creo. Desde luego es un neumático muy equilibrado en todos los sentidos salvo en precio (en esta dimensión). Cuando haga mejor tiempo volveré a poner el juego de verano, y los Alpin esperarán a octubre. Lo puedo hacer yo mismo con gato y herramientas básicas, es la gracia de tener dos juegos completos.

Los neumáticos para esta prueba ha sido cedidos por Michelin. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

39 comentarios