Sigue a

Lexus GS 450h F Sport

Hace un par de meses fuimos a probar este coche al Tirol, y lo hemos vuelto a coger, pero con matrícula española y más calma. Se trata de un Lexus GS 450h F Sport, la versión más deportiva de la berlina híbrida de segmento E. Tiene rivales híbridos en Audi, BMW, Infiniti y Mercedes-Benz.

Es el mismo coche que protagonizó el vídeo de las 120 pulsaciones, y ayuda a tirar por tierra la mayoría de los tópicos de híbridos que existen. Al fin y al cabo, hay vida más allá del Prius. Todas las personas que he subido conmigo han quedado impresionadas por el coche de un modo o de otro.

Este coche se comercializa en España solo con versión híbrida, y con tres escalones de equipamiento, entre los cuales no está el básico (llantas de 17”). La versión probada es la más cara, el F Sport, y tiene la misma combinación de motores. Son 345 caballos, pero con una promesa de consumos muy contenidos.

Lexus GS 450h F Sport

Exterior del Lexus GS 450h

Este modelo fue el primero en estrenar el nuevo lenguaje de diseño de la marca japonesa, que ha acabado contagiado al superior Lexus LS y al todocamino Lexus RX. El compacto CT también tiene un diseño chulo, pero si tiene al lado al GS, la verdad es que se hace pequeñito y menos relevante.

Es un coche con presencia, grandes pasos de rueda, motivos de diseño en flecha (L-Finesse) por todas partes, llantas de aleación de 18-19”, pero sin ser estridente ni anticlásico. Tampoco se trata de espantar a la clientela pureta con más experiencia y bolsillo, es Premium y ha de parecerlo.

La versión comentada, F Sport, se distingue de las normales por las llantas (235/40 R19 delante y 265/35 R19 detrás), discos de freno delanteros Brembo, insignia F Sport, parachoques exclusivos sin antinieblas, faldones laterales, difusor trasero de aire y aletas estabilizadoras, amén de otros detalles en el interior.

Lexus GS 450h F Sport

A riesgo de repetirme más que el ajo, vuelvo a mencionar que los tubos de escape van camuflados, como si fuese un humeante petrolero. Se puede escoger el tono de las llantas, y aparte de las de serie, tiene otras disponibles de cinco radios dobles que enseñan más los discos de freno.

Por otra parte, el F Sport solo se puede elegir con cinco colores, de un total de 11. Esta unidad no dispone de bola de remolque, pero sí permite remolcar a diferencia de todos los híbridos de Toyota en Europa. Puede tirar de 1.500 kg de lastre con frenos ó 750 kg sin ellos.

Fijaos en los faros, son bi-LED, y proporcionan una excelente visibilidad por la noche. Solo en el modelo de acceso, GS 450h Hybrid Drive, son de xenón, y sin pagar ni un céntimo más. El techo solar corredizo también viene de serie, entre otras cosas, así se justifica mejor la cantidad de 86.000 euros que piden por el tope de gama.

Lexus GS 450h F Sport Interior de la versión F Sport

Un interior moderno y tecnológico sin dejar lo clásico

Se ve que en Lexus han querido contentar a dos tipos de clientes, tanto los amantes de lo clásico como de lo último. Tengamos en cuenta que normalmente, una persona muy joven no tiene acceso a un coche de este segmento. Presume de tener la pantalla de información más grande del mercado, 12,3”.

También presume de tener unos asientos “perfectos” (literalmente) con 18 posibilidades de regulación, pero en el Hybrid Plus. Los del F Sport solo tienen 16 ajustes, y los del modelo de acceso Hybrid Drive se conforman con 10 ajustes, pero eléctricos en todos los casos. En los dos modelos más caros, los asientos son de cuero, calefactados y ventilados.

Un detalle que flipa a los que lo ven por primera vez, es que te sientas con el volante y el asiento separados del salpicadero. Pulsas el botón Start y automáticamente volante y asiento se quedan como los habías dejado antes, pero facilitando tanto la entrada como la salida. Al apagar, funciona de forma inversa.

Lexus GS 450h F Sport

El coche transmite muchísima tranquilidad y calma a los pasajeros, entre otras cosas por el impecable nivel de insonorización en cualquier circunstancia. El motor hace algo de ruido pisándole bastante, y aún así, está muy lejos de molestar. Es más, hay que bajar las ventanillas para oírlo mejor.

Si queremos estrés, podemos utilizar el sistema de sonido Mark & Levinson de 17 altavoces con función 7.1 Surround, de serie en todas las versiones. Aunque no todos los altavoces tienen la chapita del fabricante, suena a gloria, especialmente la música grabada en Dolby AC3 o directamente DTS (por ejemplo, un concierto bien grabado en DVD).

En el modelo Hybrid Drive y F Sport, el climatizador es bizona. En el Hybrid Plus es trizona con ionizador de aire Nanoe, con consola remota tras el asiento central trasero. En esta unidad de prensa el climatizador es bizona. Curiosamente, es el más caro, pero no necesariamente el más equipado.

Lexus GS 450h F Sport

Hablando de la plaza central trasera, en esta unidad vemos que abatiendo dicho asiento, lo que hay son dos posavasos y un compartimento hueco para guardar cosas. En la presentación de Alemania y Austria saqué fotos a un Hybrid Plus (color rojo) por si os pica la curiosidad, en vez de mesita es una consola de control.

El F Sport tiene una tapicería de cuero exclusiva y perforada. Otros detalles que le delatan son el volante de cuero (no puede ir en madera), pedales deportivos de aluminio, placas de aluminio en el marco de las puertas, palanca de cambios, revestimiento de techo negro e inserciones de aluminio cepillado en el salpicadero.

Estas últimas no me han terminado de convencer por una cosa, y es que en determinadas horas del día e incidencia solar concreta, producen un reflejo que puede ser molesto. En los Hybrid Plus el volante puede ser de madera de ébano o de nogal. El “básico” es simplemente de cuero, estos de Lexus son tan cutres… (es irónico, por si acaso).

Lexus GS 450h F Sport

Aunque se trata de una versión deportiva, es bastante cómoda, y a todos mis pasajeros les ha parecido igual. Si se endurece la suspensión neumática, de serie en el F Sport, simplemente se vuelve más informativo pero no incómodo. El coche prácticamente no balancea, parece ir soldado a la carretera.

La versión más pensada para los pasajeros no es esta, sino el Hybrid Plus, que también tiene asientos calefactados atrás e incluso se permite echar hacia delante el asiento del pasajero para que el guardaespaldas tenga menos espacio y el VIP vaya más cómodo. Estas cosas son más de segmento F que de segmento E.

Aunque el asiento del conductor de la versión F Sport no es la más cómoda del catálogo, he de decir que conduciendo 200 kilómetros del tirón con una contractura en la espalda me he sentido de fábula. Si este asiento ya es magnífico, el de 18 ajustes ya es… tengo que ser fino… soberbio.

Lexus GS 450h F Sport

Es cómodo más que nada para cuatro personas, ya que el asiento central trasero no es agradable para alguien que tenga cintura o mida más de 1,60 metros. Para los más altos, a partir de 1,80 metros empiezan los agobios atrás. El Hybrid Plus tiene asientos de pasajero delantero con más ajustes, y por supuesto, memoria.

De hecho, con el climatizador trizona también se puede personalizar el ajuste de la climatización de forma independiente, no solo la temperatura. ¿Hace frío fuera? Todos los volantes tienen calefacción. ¿No va el coche repleto? La climatización gasta menos energía.

Salvo en el básico, tiene una cortinilla desplegable en la luna trasera para combatir el agobiante sol. En el Hybrid Plus, además, tiene cortinillas manuales en las puertas traseras. De todas formas, las lunas laterales tienen un tintado ligero homologado que también reduce la radiación solar y el impacto de Lorenzo.

Lexus GS 450h F Sport

¿Tiene pegas? Pues como todos los coches. En la zona a la izquierda del volante se concentran más botones de los deseables, y más de uno se utiliza en marcha, como los que controlan el HUD (visor a través del cristal). Tampoco queda bien eso de que quede un cable a la vista tras el retrovisor central, empaña la impecable calidad del interior.

Por cierto, el HUD es, como en un Prius (la tercera parte en precio), monocromo, solo que blanco. En BMW, pagando aparte, es a todo color y da más información. La instrumentación convencional se conserva, y se puede elegir entre ver un potenciómetro o un tacómetro, en el mismo lugar, maravillas de la tecnología moderna. El básico no tiene HUD.

Lo que sí tienen todos de serie es navegación con disco duro y pantalla panorámica. Se controla casi todo con el “ratón” (Remote Touch), que es con diferencia el sistema más intuitivo y fácil de usar que he probado. Hasta un negado tecnológico se hará a él antes que las ruedecitas de sus oponentes. Un guiño a lo clásico, atentos al reloj “analógico”.

Lexus GS 450h F Sport

Un maletero de verdad, al fin

Lexus corrigió el mayor problema del anterior GS 450h, la falta de espacio en el maletero. Se solucionó cambiando la disposición de las baterías, de horizontal a vertical (tras el respaldo de los asientos). El modelo de la generación previa no se diseñó para ser híbrido desde el primer día, es un matiz importante.

Ya no hay que recurrir a unas maletas especiales de Lexus que garantizan que cabe lo de cuatro personas, ahora tiene 482 litros, y las formas son muy regulares. El portón trasero se abre y se cierra de forma eléctrica, salvo el modelo básico. Lo malo es que si nos “arrepentimos” mientras está bajando, habrá que esperarse a que termine si no queremos romper el mecanismo. Ojo, los asientos no se pueden abatir.

Como las ruedas son enormes, y eso de llevar una “galleta” es poco digno, no tiene rueda de repuesto sino kit de reparación de pinchazos. Según el fabricante, caben cuatro juegos de palos de golf completos con sus respectivas bolsas de deporte. Esto a nuestros compañeros de Fuera de límites les importa especialmente.

En Motorpasión | Lexus GS 450h F Sport (conducción y dinámica, equipamiento, versiones y seguridad, valoración y ficha técnica)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

45 comentarios