Sigue a Motorpasión

Fin del Mundo

Bueno, pues esto es lo que hay, se acabó lo que se daba y no hay más cera que la que arde. Los mayas tenían razón y nosotros hicimos mal en reírnos de ellos. Así que hoy es el Fin del Mundo™. Pero no hay por qué sufrir, ya que en este último día nos lo vamos a pasar en grande. Para conseguirlo, nada mejor que elegir cinco coches en los que acabar… pero acabar bien.

Es un poco como aquello de “¿qué harías si supieras que hoy es tu último día en la Tierra?“, pero a lo bestia, como en las fiestas del pueblo, porque vamos a ser todos los que digamos adiós al mundo cruel. Y a cuatro días de la Navidad y sin que nos hayan llegado los regalos, que también hay que tener mala pata. En fin, que nos hemos ganado un autohomenaje.

Para la ocasión, yo he elegido un deportivo y un coupé, por aquello de mantener la pasión durante el último aliento, un clásico porque ya tengo una edad, un monovolumen para despedirme con la familia y un industrial, por mi pasado como piloto de competición en la modalidad furgoneta blanca™. No se vale no reírse de lo que he escogido para el Fin del Mundo™, habiso.

Ferrari 458 Italia

Ferrari 458 Italia

En materia de deportivos, mi elección está clara. Una macchina ideal para el último de los días es el Ferrari 458 Italia. Acariciar sus 4.499 cc con la punta del pie derecho hasta que sus legendarios 578 caballos me hagan aferrarme a la vida por última vez. Y luego ya, el fin. Total, es un coche que está acostumbrado a ver venir estas cosas…

Toyota GT 86

Toyota GT 86

En el campo de los coupés, me cuesta algo más decidirme porque la cosa está reñida, pero sin duda el Toyota GT 86 (no confundir con el Subaru BRZ, por favor) sería el coche de mi elección. Lo tiene todo: es un deportivaco, es un Toyota, es un GT y además seguro que Javier Costas se apuntaría a una última vuelta para buscarle la eficiencia o hasta pasarlo a GLP. ¿Se os ocurre un plan mejor para hoy?

Ferrari 250 GTO

Ferrari 250 GTO

Este va en serio, que para algo hablamos de clásicos y hay que ponerse en pie y con la mano al pecho. El Ferrari 250 GTO es uno de esos coches que te hace soltar una lagrimita de emoción en cada foto en la que aparece. Es como el turrón 1880, pero en coche. No hace falta decir nada más.

Mercedes-Benz Clase B 200 Natural Gas Drive

Mercedes-Benz Clase B 200 Natural Gas Drive

Es un nombre un poco largo para un monovolumen, pero como este va a ser mi último día en la Tierra, no voy a tener que pasar el trance de buscar un seguro para el Mercedes-Benz Clase B 200 Natural Gas Drive, con lo específico que hay que ser dando el nombre cuando buscas presupuesto. Lo elijo por nostalgia, porque cuando yo era un niño buena parte de los viajes que recuerdo los hice a bordo de otro Mercedes, aunque aquel era un Ponton de 1956. No será nunca lo mismo, pero…

Dacia Dokker Van

Dacia Dokker Van

Para terminar el último día, nada mejor que un industrial para llevarme las cosas que no quiero dejar en este mundo. Y la verdad es que un Dacia Dokker Van me viene que ni pintado. Pintado… de blanco, por supuesto. Sus cualidades hacen de este vehículo una furgoneta ideal para cumplir con su cometido. Sin florituras, pero con todo lo necesario en su sitio. Y total, para lo que me va a durar…

¿Cuáles son vuestros elegidos para la cita de hoy?

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

41 comentarios