Potencia, capacidad off-road y otras prestaciones corpóreas de un todoterreno familiar moderno para enorgullecerse de pertenecer al segmento

Potencia, capacidad off-road y otras prestaciones corpóreas de un todoterreno familiar moderno para enorgullecerse de pertenecer al segmento
1 comentario

El énfasis del mercado con algunos SUV está provocando una gran pérdida en la esencia de un segmento en el que se echan de menos parte de sus prestaciones primigenias. ¿Qué opciones tenemos si buscamos un gran todocamino?

El empeño de muchos fabricantes por transmitir las dimensiones y características de los SUV y los todoterrenos a todos los segmentos está cimentando una tendencia curiosa con cierta pérdida de la identidad original de este tipo de vehículos.

Esto lo notan de forma especial los conductores que buscan modelos con prestaciones palpables. Hablamos de grandes turismos en los que su tamaño y masa se traslada realmente al espacio interior en calidad de habitabilidad; y en la misma línea, en los que su trabajo sobre la transmisión les permita desenvolverse en todo tipo de terrenos.

Muchos de estos coches, a la hora de la verdad, no hacen justicia a su denominación de todocamino o todoterreno, por mucho que sus líneas inviten a pesar que pueden ir más allá del asfalto.

Grandes coches de ciudad que mordieron el anzuelo

Ssangyong Rexton 2

¿Están condenados a la autovía, la carretera convencional y, lo que resulta más paradójico, a los trazados urbanos? O, ¿no tenemos otra alternativa que recurrir a la concepción tradicional de los todoterrenos si queremos un coche más versátil y con espacio (eso, por no citar el término 'monovolumen', en peligro de extinción)?

Por suerte, en la categoría de coches de gran tamaño, con un espíritu familiar materializado en siete plazas, quedan algunas alternativas. Eso sí, no todas honran al segmento del mismo modo. Algunas se concentran en la movilidad urbana "de puertas hacia dentro", invirtiendo en nuevas motorizaciones electrificadas. Esto pasa una factura que se no solo se mide en menor habitabilidad y litros de maletero.

Los fabricantes, conscientes de que la inversión en estos nuevos bloques eleva sobremanera el precio final del vehículo, terminan sacrificando en prestaciones de equipamiento.

Sin embargo, existen modelos que conservan intacta la esencia originaria SUV y los todoterrenos. Es el caso de la última generación del SsangYong Rexton. El todoterreno familiar estrena quinta generación con motivo de su 20º aniversario en España. Lo hace con un intento sincero de ofrecer una solución práctica a muchas familias y, a la vez, con la robustez y credenciales suficientes para pisar tierra, piedras o nieve sin timidez o sustos inesperados.

¿Qué le pedimos hoy a un todoterreno familiar?

Ssangyong Rexton 3

Honestidad y capacidades reales. Estos dos atributos se han revalorizado con el paso de los años. Las "líneas bonitas y atractivas" no son, quizá, suficientes.

A esta familia de vehículos se le reclama, de forma inevitable, presencia. Ese porte se debería ver correspondido por ciertas características que transmitan coherencia entre sus dimensiones y el resto del conjunto. Vamos a repasar algunas de ellas.

Un propulsor potente, sencillo y consolidado

Es imposible rebatir las prestaciones motoras que aporta la electrificación. Pero, ¿merece la pena el sacrificio de electrificar porque sí cuando existen opciones más sencillas?

El ejemplo del SsangYong Rexton resulta apropiado. Los coreanos, en lugar de malgastar tiempo y esfuezo en buscar integraciones arquitectónicas, han apostado por actualizar el bloque diésel, adatándolo a los nuevos tiempos con una transmisión automática de 8 velocidades.

Ssangyong Rexton 5

De este modo, el Rexton escala 21 CV y 21 Nm con respecto a su antecesor generacional, para alcanzar los 202 CV y 441 Nm de par motor. Lo hace gracias a la evolución de su bloque diésel 2.2 tetracilíndrico. Sin fuegos de artificio.

SsangYong, además, ha trabajado para mejorar su eficiencia y consumo. Homologa en ciclo WLTP 7,74 l/100 km. La cifra no está nada mal, teniendo en cuanta sus dimensiones (4.850 mm de largo, 1.960 mm de ancho y 1.825 mm de alto) y una masa de entre 2.105 y 2.241 kilogramos según versión. Entre otras mejoras, se ha perfeccionado su sistema Start-Stop, con nomenclatura ISG (Idle Stop & Go).

Los ingenieros se han detenido sobre la aerodinámica, añadiendo un sellado de cuatro capas en puertas y ventas, entre otras soluciones.

Que sea un verdadero 4x4

Ssangyong Rexton 6

Una táctica recurrente de muchos SUV y todoterrenos es añadir un segundo y minúsculo motor en el otro eje y elevar algunos centímetros la altura libre al suelo... y punto.

Esto puede deparar situaciones comprometidas una vez que salimos del asfalto para probar esas propiedades: golpes indeseados en los bajos, motores que no son capaces de superar un sencillo escalón, etc.

El todoterreno de SsangYong trata de despejar ese humo e incorpora tracción total conectable en todas las versiones, con reductora y bloqueo de diferencial trasero en la versión Limited. La presencia de esa reductora es un valor, no tan común, que le permite salvar situaciones complicadas sin obligar a acortar la primera marcha.

La suspensión independiente es otra de sus señas de identidad. Gracias a ella, la absorción de irregularidades se torna más dinámica, con una rodadura más cómoda y una tracción más fiable.

Un equipamiento atractivo

Ssangyong Rexton 8

La tercera, pero no por ello menos importante, de las batallas que libran SUV y todoterrenos se vive dentro del vehículo. Los fabricantes buscan conciliar determinadas virtudes: comodidad, espacio, carga tecnológica, elegancia premium y seguridad.

No resulta tan sencillo encontrar una combinación compensada de todas estas variables. Siguiendo con el caso de la quinta generación del SsangYong Rexton, el trabajo en el interior también se ha apoyado en lo que las cuatro anteriores generaciones habían ido avanzado.

Esa consolidación les ha permitido a sus ingenieros una base sólida sobre la que distribuir las prestaciones en los 2.865 mm de distancia entre ejes. Se ha suavizado el impacto de su MEC en el interior del habitáculo, reduciendo ruidos y vibraciones.

En el apartado tecnológico, destaca la actualización del panel de instrumentos, que ha alcanzado un grado de digitalización total. La consola central también se ha puesto al día con un diseño mucho más premium.

Familiar significa amplio, modulable y seguro

Ssangyong Rexton 4

Quizá más importancia conlleva el reparto de las prestaciones entre pasajeros. Y es que la vocación familiar del Rexton no solo va en el número de plazas, sino en la dedicación que se les presta a las mismas, con hasta nueve airbags repartidos por el interior; ISOFIX en las dos filas posteriores de asientos, o una opción de aire acondicionado para las plazas traseras.

Tras el portón trasero eléctrico encontramos diferentes volúmenes de carga modular. Van en función del plegado de asientos. Así, con todo plegado obtenemos un increíble volumen de carga de 1.806 litros. Pero sí necesitamos usar algunas de las plazas, el habitáculo permite un buen número de configuraciones para adaptar las necesidades de pasajeros y la carga. Tres de ellas otorgan un volumen superior a los 1.029 litros.

Ssangyong Rexton 7

En el aspecto de la seguridad, se ha añadido todo un conjunto de sistemas de asistencia a la conducción. Estos se han convertido en un valor importante para la conducción de un todocamino. Entre otros, el Rexton cuenta con sistemas de frenada autónoma de emergencia, sistema de permanencia de carril o aviso de salida de aparcamiento seguro.

En definitiva, estamos ante un todoterreno familiar que ha sabido conservar sus mejores atributos tras 20 años en nuestro mercado. Ha pulido algunos de sus defectos sin aspirar a convertirse en una opción desnaturalizada. Se agradece que, dentro del segmento, se sigan encontrando soluciones que priorizan lo práctico, sin renunciar a un nivel de equipamiento superior y asequible.