Compartir
Publicidad
Publicidad

Un repaso técnico y puesta en situación para el GP de China

Un repaso técnico y puesta en situación para el GP de China
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El próximo fin de semana llegamos a un circuito que puede resultar crítico y revelador tras los últimos acontecimientos y cambios experimentados en la F1. Llegamos al GP de China, circuito de Shanghai, esa obra faraónica firmada, una vez más por Hermann Tilke. 56 vueltas, 305,066 kilómetros totales que los monoplazas deberán completar, en un vuelta a vuelta de 5,451 km cada una. Crítico y revelador porque se apreciará muy notablemente la diferencia de los neumáticos estriados a los slicks que vuelven a la F1 este año. También será una buena prueba de fuego para la fiabilidad. Todos los motores de la parrilla han pasado ya por Melbourne y Sepang A pesar de que todos estrenaron motor en Sepang para curarse en salud, y que se canceló la carrera, las temperaturas sofocantes tradicionales de Malasia estuvieron presentes y las exigencias del circuito también. Por lo que no me extrañaría que hubiera algún cambio de motor para esta cita, o por el contrario que quien use mismo motor que en Sepang, pueda tener problemas.

En Shanghai los F1 rodarán a más de 300 km/h en las dos rectas destacadas con puntas en torno a los 320 km/h y acercándose a los 300 km/h en no pocos puntos del circuito. Combinado ello con muy fuertes frenadas y apoyos a alta velocidad. Sin olvidarnos de las fuertes aceleraciones en los contados, pero no menos críticos ángulos cerrados que tiene el circuito, como son las curvas 3, 6, 11 y 14. Las características y complicadas dos primeras curvas de este circuito junto con la parabólica peraltada previa a la larga recta de atrás y brutal frenada tras ella serán de nuevo puntos clave. Quiero hacer mención también de las fuerzas G que han de soportar los pilotos, de las más altas del campeonato, si no recordemos el gráfico de la retransmisión de años pasados, pues la bolita casi que se salía de la escala marcando más de 4 G en no pocas ocasiones en la frenada para la horquilla tras la recta. Suficiente para golpear con las bolitas de los ojos la pantalla del casco por dentro.

El desgaste de las gomas, a priori, debe ser muy homogéneo: Shanghai tiene 9 curvas a derecha y 7 a izquierda. Pero el flanco izquierdo será el más castigado por las curvas 1, 13 y 14 anteriormente comentadas. Habrá que estar atentos al rendimiento de ese compuesto blando (ribete verde), tan diferenciado del duro del que Bridgestone está tan satisfecho. Como el stint en el que los usen se pase de largo, pueden dar más de/que un dolor de cabeza. Los súper blandos y medios fueron los compuestos elegidos por Bridgestone para esta cita.

Y qué decir del tema de la aerodinámica que por fin llega a su fin. Brawn GP, Toyota y Williams seguirán por su camino ya marcado, avanzado y ganado que no es poco. El resto tendrá que espabilar, y si Renault llega a tiempo con el prometido difusor que están preparando mientras demandan por otro lado y el resultado encaja bien en el R29, puede que la sorpresa que ya diera Fernando Alonso en Sepang quede en una mera anécdota.

El año pasado la victoria fue para McLaren y Lewis Hamilton, con los dos Ferrari completando el podio. Un triunfo el del británico que enmendaba el enganchón del año anterior en el mismo circuito. Resultado que esta vez parece más que improbable (me refiero a la victoria)... ¿o quizás no tanto? Porque de esperar en Woking ser de los últimos y empezar en Australia en cabeza es suficiente para dudar. ¿Qué sorpresas nos deparará Shanghai? Habrá que levantarse temprano para verlo.

Vía | Formula 1 Vídeo | BitterMotor > Youtube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos