Porsche da la sorpresa en Sebring

Porsche da la sorpresa en Sebring
Sin comentarios

Este fin de semana la Fórmula 1 ha eclipsado todo, pero los seguidores de las carreras de resistencia tenían el sábado marcado en su calendario. Comenzaba la temporada de las American Le Mans Series y por fin íbamos a poder volver a ver el esperadísimo duelo Audi-Peugeot. El lugar no era otro que el mítico circuito de Sebring, pista que combina curvas muy cerradas con zonas rápidas y largas rectas.

Tras doce horas de carrera y 351 vueltas, la carrera acabó con 5 coches en el mismo minuto y los dos siguientes a menos de dos vueltas, una diferencia impresionantemente exigua para ser una carrera de larga duración como ésta.

El coche ganador además confirmó la clásica teoría de que el ganador de estas pruebas es el que menos para en boxes. Los Porsche RS Spyder tienen este año más peso y unas bridas más pequeñas, pero sus pilotos Emmanuel Collard, Timo Bernhard y Romaní Dumas hicieron una buena carrera en la que un ritmo constante les llevó sin más problemas a la victoria.

Detrás suyo un mejorado Acura ARX-01b que con sus pilotos Luis Díaz y Adrián Fernández y la inestimable ayuda de los Safety Cars, consiguieron recuperar el tiempo perdido al principio hasta alzarse con la segunda posición final.

La tercera posición fue para el equipo privado de Rob Dyson que con los veteranos Leitzinger-Lally-Marino Franchitti, que realizaron una carrera muy inteligente que acabó con un buen resultado, más de lo que ellos mismos esperaban. Y eso que corrió peligro al final de la misma, ya que el desfallecimiento de la mecánica fue evidente, sobre todo cuando empezó a salir un sospechoso humo blanco de los escapes.

En LMP1 el Audi de Capello-McNish-Kristensen partía como favorito, pero sólo pudieron conseguir ser primeros de su categoría y quedar cuarto absoluto, ya que se vieron muy retrasados por una penalización, y además tanto el primer como el segundo coche del equipo se vieron afectados por numerosos problemas en turbo, suspensiones...

Su principal rival, el Peugeot 908 HDI, utilizó esta carrera más a modo de preparación para las futuras pruebas que con vistas a ganar la misma. Algunas de las especificaciones que llevaba el coche francés estaban preparadas más para el circuito de Le Sarthe que para el norteamericano, siendo muy rápido en las numerosas rectas, pero muy difícil de llevar en las curvas.

La categoría GT1 fue la que se resolvió con más facilidad, ya que los Corvette C6R de Follows-O’Conell-Magnussen tuvieron una carrera muy tranquila debido en parte a que sus perseguidores se les complicó la carrera por pequeños incidentes que les retrasaron.

Nuestro representante Antonio García consiguió tomar finalmente parte de la prueba e incluso llegó a rodar segundo, pero los fallos mecánicos le obligaron a parar en boxes mucho tiempo.

En GT2 los Ferrari marcaban la pauta hasta que Felipe Melo, que estaba liderando la carrera olgadamente holgadamente, sufrió un pequeño incidente y la victoria acabó en manos del fiable Porsche 911 GT3 RSR de Lieb-Bergmeister-Henzler.

En resumen, la primera prueba importante de resistencia se saldó con una mala carrera de los Audi en la que no dieron muestras de su habitual fiabilidad. Además, al ser la primera carrera, a muchos equipos se les vio demasiado verdes, salvo los Porsche, que con un fenomenal trabajo firmaron una victoria y un tercer puesto en categoría absoluta y LMP2, y un magnífico doblete en GT2. Por lo demás, vimos unos rapidísimos Tom Kristensen y Pedro Lamy, como es habitual, y a un Melo que fue dominador absoluto en su categoría, hasta que se vio apeado de la victoria por un error que le dejó fuera de carrera.

Vía | Sportmotores Fotos | ALMS

Temas
Comentarios cerrados
Inicio