Compartir
Publicidad

Petter Solberg y su particular calvario en México

Petter Solberg y su particular calvario en México
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuatro años, estos son los años de calvario que lleva Petter Solberg. Cuatro años en los que el piloto noruego acumula todo tipo de averías y accidentes. Todo empezó a partir de su primer título mundial. Petter, muy contento y confiado, prometió 10 victorias en el siguiente campeonato. Y han sido 8 victorias, pero no en un solo año, sino que esas son las victorias que lleva desde el final del 2003 hasta la fecha. Algo que un piloto de su clase no se puede permitir.

Pero no siempre la culpa se le puede echar al piloto, ya que en casos como el de Solberg no ha tenido demasiada suerte con sus monturas. La marca japonesa lleva años con coches que nunca han terminado de cuajar dentro del Mundial, y menos para poder competir con coches que parecen hechos para los rallyes, como el Ford o el Citroen. Un coche de rallyes al que parece que no le queda nada por averiarse, ya que prueba tras prueba acumula problemas y más problemas. Y este año parece que tampoco se van a mejorar las estadísticas. Comenzaba la temporada con una sensación extraña ya que el Subaru de Atkinson marcaba muy buenos tiempos en el asfalto monegasco, mientras que el del noruego no conseguía llegar a funcionar. El rally de Suecia quedó como un borrón en el calendario, ya que ninguno de los Subaru consiguió hacer un buen resultado. Y llegó Méjico, uno de los rallyes favoritos del noruego, y al que llegaban con nuevos sistemas de suspensiones (los que utilizó Ostberg en Suecia).

Todo comenzaba bien, con Solberg marcando el mejor tiempo en el shakedown y con los 4 mejores splits del primer tramo. Pero ahí es cuando empezaba su mala suerte en el rally mejicano: en los últimos kilómetros del tramo, tuvo un fallo en los frenos. Pero no un fallo cualquiera, no, era un defecto de fabricación en el calibrador que según los miembros de AP racing (suministrador de frenos para Subaru) nunca había ocurrido en 25 años. Algo que dejaba a Solberg muy tocado, pero se repuso y después de que su equipo arreglara el problema con los frenos, salía a por todas el segundo día.

Todo parecía que con alguno de los abandonos importantes, Petter podría llegar al podio, pero en la especial número 10, todo se volvía a truncar. El Subaru comenzó a sufrir numerosos problemas de transmisión, en concreto con el eje de accionamiento izquierdo, algo que según David Richards es inusual especialmente con una caja de cambios vieja y muy sólida.

Ahí se acabó el rally para él, y se acabó con un gran sentimiento de impotencia. No por no haber ganado, que era muy difícil, sino por no haber podido demostrar que puede ir tan rápido como su compañero.

Vía l WRC

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio